Portada » Columnistas

Freud y el FA

19/02/2016 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Freud, distinguió tres instancias de la estructura del aparato psíquico: el Ello, el Yo y el Superyó.

El Ello, de contenido inconsciente, es la parte primitiva, desorganizada e innata de estas facciones, cuyo único propósito es reducir la tensión creada por la energía psíquica profunda que dirige la acción hacia un fin, descargándose al conseguirlo con los impulsos irracionales y desconociendo las demandas de la realidad.

En la noche del 24 de agosto de 1994, en las inmediaciones del Hospital Filtro y del Edificio Libertad en el momento en que se disponía el traslado de Jesús María Goitia, Mikel Ibáñez Oteiza (en mayo de 2009 fue condenado a 27 años de cárcel por facilitar a ETA la información que le permitió cometer el 6 de junio de 1988 el asesinato de Francisco Javier Zabaleta Azpitarte) y Luis Lizarride (condenado el 26 de junio de 1995 a 32 años de cárcel por el asesinato del teniente coronel José Luis de la Parra) al Aeropuerto de Carrasco para su extradición a España. Se produjeron enfrentamientos entre manifestantes con el saldo de un muerto y más de un centenar de heridos liderados por Vázquez. Los manifestantes intentaban impedir la extradición de los ciudadanos vascos acusados de ser miembros de Euskadi Ta Askatasuna (ETA).

El tupamaro J. Zabalza, reivindicó los hechos. “Era la oportunidad de poner a prueba la fuerza militante que desde años atrás venían acumulando, de bautizarla con fuego en una instancia confrontativa”. Zabalza dijo que había un ómnibus “repleto de cócteles molotov y 5 mil miguelitos, además de una banda de jóvenes radicales deseosos de entrar en acción”.

Así nació en 1971 el FA (Frente Amplio), como la unión de facciones opositoras a los partidos tradicionales alentados por doctrinas extranjeras fracasas en todo lugar que fueron aplicadas.

Desde su creación hasta el 2005 fueron oposición férrea, dueños de su única verdad, y votaron siempre negativamente las buenas leyes que hoy nos rigen y aplican desconociendo sus alcances patrióticos. Tomaron el hambre como caballito de batalla junto a la pobreza y el hoy MIDES creado por Vázquez atiende hasta los transexuales que no son pobres sino diferentes.

En la crisis del 2002 el actual Presidente y sus facciones fueron enemigos acérrimos a las soluciones propuestas por los colorados y apoyadas por blancos que sacaron al Uruguay adelante y el mismo Vázquez pedía a gritos en todas las tribunas “el default”.

Se peleó con los Kirtchner, abrazo a Chávez, Evo Morales y todo otro socialista de la vuelta para luego abrazarse a G. Bush y pedirle ayuda militar en caso de un conflicto con la Argentina.

Desde el Ello, las facciones desconocieron el pacto de Club Naval que habían acompañado con su firma como la voluntad del soberano a no modificar la ley de caducidad que hoy mantiene presos a militares sin prueba alguna, sólo por testimonios revisionistas a los que prometieron defender.

El Yo aparece en las facciones como demandas de la realidad con los intereses del Ello por satisfacer los deseos inconscientes que nunca se mencionaron en campañas electorales. Desarrollan mecanismos que permiten obtener el mayor beneficio posible cumpliendo de manera realista los deseos y demandas del Ello con el mundo exterior conservando su propia autonomía por el mantenimiento de una organización integrada parecida a una bolsa de gatos.

Todas las acciones ejecutadas del Yo frenteamplista se reducen a: ahora debo decir esto…, ahora deberán salir…, ahora deben votar esto…, amenazando con el castigo en caso de incumplimiento.

El Superyó frenteamplista enjuicia la actividad de las funciones del Yo con la realidad y la resolución del complejo de Edipo (Marx, Engels, Stalin, Lenin, Fidel, Mao). Constituye la internalización de las normas, reglas y prohibiciones parentales. Representa los pensamientos morales y éticos recibidos de la conciencia moral de unos pocos como el ex diputado Chiflet, y otros, contrarios a los caminos seguidos por los gobiernos frenteamplistas para la autoevaluación, la crítica y el reproche (PLUNA, ANCAP, ALUR, AGOLAN, FONASA, Casinos, etc.)

El Superyó no está presente desde el principio en la vida del FA, sino que surge a consecuencia de detallar las varias funciones del Yo y cómo se deterioran en psicopatología.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.