Portada » Destacado

Representación “Proporcional” a la bolivariana

04/12/2015 Sin Comentarios

Juan M. Rodríguez

Como integrantes del Partido Nacional, históricos y acérrimos defensores del Principio de autodeterminación de los Pueblos, no procuramos cuestionar ni mucho menos desacreditar, el Sistema Electoral que los propios venezolanos se han impuesto para cada uno de sus actos electivos. Sin embargo, como entendidos en la materia, consideramos que tenemos el imperativo moral de transmitir a nuestros lectores, cuales son las características de su Sistema, tan avanzado en algunos aspectos, pero tan arcaicos en otros.

El próximo 6 de Diciembre, los venezolanos han sido convocados a las urnas, para elegir los 167 Diputados y Diputadas que integrarán la Asamblea Nacional durante 5 años, a partir del próximo 5 de enero de 2016.

A diferencia de lo que ocurre en nuestro país, en Venezuela no rige lo que nosotros conocemos como Representación Proporcional integral.

En Uruguay, si bien los Diputados son electos por los departamentos, en virtud del caudal electoral obtenido por los Partidos Políticos en ellos, la primer distribución de cargos que se realiza, es entre los Lemas; por lo tanto, si un Partido obtiene el 35% de los votos a nivel nacional, obtendrá un porcentaje similar de escaños en el Parlamento (digo similar, porque puede suceder que en virtud de los cocientes decrecientes, obtenga una banca más o una banca menos de lo que matemáticamente corresponde a ese porcentaje).

En Venezuela, no se aplica la integralidad; es decir, un Partido Político (o Alianza de Partidos), puede obtener el 60% de los votos, pero perfectamente puede alcanzar menos bancas que otro Partido (o Alianza de Partidos), que haya logrado el 40% de los votos.

¿Y eso porque sucede? ¿En que se fundamenta? La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, deja en manos de la Ley la conceptualización y aplicación de la Representación Proporcional, poniéndole como único requisito que se ejercite en función a una base poblacional del 1,1% de la población total el país.

Asimismo, corresponde señalar que los 167 Diputados no son electos todos bajo el mismo sistema: unos votados de forma nominal (116) y otros a través de una lista (51). Entre los elegidos de manera nominal, se encuentran los tres representantes indígenas, cuya representación no obedece a ningún criterio geográfico ni poblacional, sino que responde a un reconocimiento constitucional a su etnia y su cultura.

Los 51 Diputados electos a través del sistema de lista, representan las 24 entidades federales que posee Venezuela: 21 entidades eligen 2 Diputados por este mecanismo, y 3 entidades (Carabobo, Miranda y Zulia) eligen 3 Diputados a través de este mecanismo. Corresponde indicar, que las tres entidades que eligen 3 Diputados por la vía de lista, son las únicas que superan los 2,5 millones de habitantes; las demás, que eligen 2 Diputados a través de esta vía, están por debajo y muy por debajo de esa cifra (la entidad de Amazonas elige 2 Diputados por lista, y apenas supera los 160.000 habitantes).

Estos Diputados, electos mediante listas, en el interior de cada entidad federal, son los únicos que respetan la proporcionalidad, pues para que un Partido obtenga 2 bancas, debe duplicar al que le sigue en votos, de lo contrario, obtendrá una el más votado, y una quien le sigue en votos. Algo similar ocurre en aquellas entidades que eligen 3 bancas por listas, en cuyo caso, para obtener las 3 bancas, se debe triplicar al que le sigue en votos.

Hasta aquí, la Representación Proporcional deja bastante que desear, partiendo de la base que entre una entidad que tiene poco más 160.000 habitantes (Amazonas) y una que supera los 4 millones de habitantes (Zulia), la diferencia cuantitativa de Diputados que representarán a dichas entidades, es apenas de 1. No obstante, cuando analizamos los 116 Diputados que son elegidos de forma nominal, la Proporcionalidad no prospera, sino que su deterioro se agudiza.

En tal sentido, el “valor” en votos (nuestro “cociente”), que en Venezuela es denominado “índice poblacional”, del escaño de Diputado electo de forma nominal, varía según la entidad federal en que nos hallemos, y para muestra, basta irnos a los extremos: mientras que la entidad de Delta Amacuro, con 220.000 habitantes, elige 2 Diputados de forma nominal, la entidad de Carabobo, con 2,5 millones de habitantes (es decir 11 veces más), elige 7 Diputados de forma nominal; o sea, 11 veces más de individuos, eligen apenas el triple de Diputados que aquellos que son 11 veces menos.

Sin embargo, la Proporcionalidad a la “bolivariana” no termina allí, pues las 87 circunscripciones electorales en que están divididas las 24 entidades federales de la República Bolivariana de Venezuela, no obedecen ningún criterio poblacional, sino que son determinadas en cada instancia electoral, en función de la arbitrariedad del Consejo Nacional Electoral, integrado por 5 personas, que según expresa la Constitución chavista: “no vinculadas a organizaciones con fines políticos” (¿eh?).

Según lo expresado en el artículo 19 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales: “las circunscripciones electorales, podrán estar conformadas por un municipio o agrupación de municipios, una parroquia o agrupación de parroquias, o combinación de municipio con parroquia, contiguas y continuas de un mismo estado, a excepción de las circunscripciones indígenas las cuales no tendrán limitación de continuidad geográfica”.

Es como si mañana en Uruguay, según convenga o no, las autoridades electorales de nuestro país, digan que a los efectos de la elección de los Diputados, Montevideo tendrá 60 circunscripciones electorales, y que cada una de ellas elegirá 2 representantes a la Cámara, y que los demás departamentos contarán cada uno de ellos, con una única circunscripción electoral, por la cual elegirán 2 representantes. Un disparate!

Retornando a Venezuela, esto se grafica, al enfrentar los 2 extremos poblacionales de las circunscripciones: mientras que el Municipio de San Francisco (perteneciente a la entidad federal de Zulia, la más poblada), con 483.499 habitantes, elige 1 Diputado de forma nominal, los Municipios de Antonio Díaz y Casacoima (pertenecientes a la entidad federal de Delta Amacuro, la segunda menos pobladas), con 74.420 habitantes, también eligen 1 Diputado de forma nominal; o sea, casi 7 veces más de individuos, eligen lo mismo que aquellos que casi 7 veces menos.

Un atropello a la Representación Proporcional y a la voluntad popular venezolana. Tan es así, que en las elecciones parlamentarias de 2010, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) -chavismo-, obtuvo el 48,13% de los votos, frente al 47,22% que alcanzó la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -oposición-, ¿Y saben cuántos miembros de la Asamblea Nacional logró cada Partido? 98 el PSUV y 65 la MUD. O sea, que con el 1% más de votos, obtuvo 33 Diputados más.

Está de más decir, aunque no por obvio debemos omitirlo, que “casualmente” aquellas entidades federales y circunscripciones electorales donde la oposición es fuerte, son aquellas donde el escaño parlamentario requiere mayor cantidad de votos; mientras que en aquellas donde el chavismo obtiene más respaldo, la exigencia desciende.

Por tanto, cuando el próximo domingo de 6 diciembre, se conozcan los porcentajes obtenidos por el PSUV (y sus aliados) y la MUD, no serán suficientes para conocer si el sufrido y hermano pueblo venezolano, continúa gobernado por un Partido Político que ha consagrado las normas a su medida, para perpetrarse en el Poder.

Por más información:

http://www.cne.gob.ve/web/normativa_electoral/elecciones/2015/asamblea/documentos/Circunscripciones_Electorales.pdf

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.