Portada » Titular

“Ahora no pido más, ¡ahora lo exijo!”

04/12/2015 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

T. Vázquez, de 75 años de edad, ya no lidera más al Frente Amplio, ahora lo lidera el MPP con sus más de 40 legisladores y los jóvenes ministros designados inconsultamente por Vázquez, V. Rossi (72 años), F. Huidobro (73 años), D. Astori (75 años), N. Noboa (67 años), M.J. Muñoz (65 años), E. Bonomi (67 años), M. Arismendi (66 años), E. Murro (64 años), L. Kechichián (63 años), E. de León (70 años), etc., tambalean en sus sillas por falta de apoyo de su propia coalición.

La 2da. Administración Vázquez se ha “dormido sobre los laureles”, se ha relajado y descuidado. Antes de las elecciones mucho bla bla bla… pero una vez que obtuvieron la corona de laureles (ganar las elecciones) se dedican a no hacer nada (o hacer para ellos mismos).

Asistimos a la recta final de la discusión del presupuesto quinquenal que solamente fue votado en el Senado por los 16 legisladores frentistas sabedores que los ingresos no serán suficientes para pagar los gastos en que se incurra. El tupamaro J. Mujica dejó un agujero negro de us$ 7.000 millones de dólares y una deuda del 61% del PIB, la segunda mayor de América Latina.

Vázquez quien discurseó mover hasta las raíces de los árboles en su primer mandato y comprometió en su campaña electoral 2014 cambiar el ADN de la educción se refugió en Paris y Tokio hablando sobre cáncer y tabaco mientras en el Uruguay se asistía a un conflicto docente de envergadura. Nuestro arcaico sistema educacional no será cambiado y no prepararemos estudiantes para los desafíos del siglo XXI ni para el mundo global.

El sistema de salud tampoco le preocupa a la administración Vázquez. Piensan que entre el FONASA y ASSE todo marcha sobre ruedas y la integración de mayores usuarios ha sido el desiderátum. Han olvidado mejorar los sistemas administrativos, informáticos y la corrección de yerros que son visibles a todos los ciudadanos que hoy son pacientes de la salud pública y privada.

La vivienda que siempre fue una preocupación de los diferentes gobiernos ha sido resignada a los pocos proyectos de Vivienda Social cuyos precios son inalcanzables para el sector de bajos recursos al que dicen defender. No existe ningún proyecto de Vivienda Popular que paulatinamente vaya erradicando los 589 asentamientos que ocupan a 165.000 uruguayos.

La seguridad, básica en la vida diaria de los ciudadanos en todo el país los ha desbordado y su incapacidad para tratar adecuadamente este flagelo está convirtiendo al Uruguay al igual que otros países tercermundistas en peleas diarias entre narcotraficantes, ajustes de cuentas, robos para comprar marihuana auspiciada por el gobierno, secuestros express y toda clase de delitos que abundan en las noticias policiales en todos los medios.

Las pérdidas siderales de las empresas públicas, la falta de transparencia, el Fondes de Mujica, la Regasificadora de Ancap, la producción de azúcar de Alur, parecen ser responsabilidad de otros. Nunca de los directores actuales o anteriores de la coalición. El ferrocarril prometido por Vázquez no existe y ahora en Salto la vieja estación y depósitos de AFE serán transformados en viviendas.

Los paros/huelgas están a la vuelta de la esquina. Entrados en el verano el PIT-CNT toma vacaciones y libera a los socios de la coalición de la presión feroz que los distingue para recomenzar después de la vuelta ciclista.

Se apoya el comercio exterior en países malos pagadores como Cuba y Venezuela y dejan de lado a los principales países desarrollados del mundo confiando una vez más en el poco exitoso MERCOSUR a la espera de un milagro.

De obras de infraestructura no hablamos. No hay plata dirán porque no se animan a buscar otras fuentes de financiamiento que tanto bien le harían al país y nos siguen endeudando para financiar el desastroso déficit fiscal que por más de us$ 2.000 millones de dólares cerrará 2015.

“Ahora no pido más, ¡ahora lo exijo!” decía el Gral. Aparicio Saravia porque la patria es el poder que se hace respetar por el prestigio de sus honradeces junto a todos los partidos en el amplio y pleno uso de sus derechos.

«Es por eso, hermano, que estoy en donde estoy, y aquí estaré al morir. En el bando de los administradores de buena fe; en el partido de las probidades presidenciales, junto a aquellos que suben y bajan pobres del poder».

Llegó la hora de que los votantes de la coalición, colorados, blancos, e independentistas exijan trabajar al gobierno para mejorar inmediatamente la seguridad, la vivienda, la salud, la infraestructura, el comercio exterior, el gasto público, y la educación. De otra manera estaremos asistiendo a un deterioro que será muy difícil salir sin daños graves.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.