Portada » Columnistas

La Ley “Uber”

27/11/2015 Sin Comentarios

Juan M. Rodríguez

Semanas atrás se instaló el debate respecto al arribo de la app‪ ‎UBER‬ a Uruguay. En lo personal, luego de analizar la Legislación y normativa departamental vigente, expresamos que de acuerdo a lo establecido en el artículo 10 de la Constitución “nadie está obligado a hacer lo que la Ley no mande, ni privado de lo que ella no prohíbe”.

Por lo tanto, esta aplicación, en la medida que el servicio que ella brinda no está literalmente prohibido por la Ley (recordemos que las prohibiciones deben establecerse expresamente y no admitirse por analogía), ni contemplado en la normativa departamental, está habilitada a operar.

No obstante ello, la Intendencia de Montevideo tiene la sujeción (el poder-deber) de regular todas las cuestiones vinculadas al tránsito y transporte en la capital del país, razón por la cual, previendo la llegada de Uber a Uruguay, debió ya desde el pasado año (cuando algunos, a tal grado se la veían venir, que registraron su nombre y logo, ante la Dirección Nacional de la Propiedad Industrial, constituyendo un flagrante acto de concurrencia desleal, que podría llegar a catalogarse hasta de piratería para algunos), haber dispuesto los recursos humanos y legales necesarios, para la elaboración de una reglamentación que regulará el servicio que presta este tipo de plataformas tecnológicas.

Sin embargo, optó por correr el problema de atrás, y bajo el histórico discurso barato de la izquierda (que bastante de lado lo ha dejado en otros aspectos de la gestión municipal), exponer a la empresa y a los potenciales conductores al escarnio público, bajo amenazas de multas, quite de chapa y suspensión de la Libreta de conducir.

Nosotros, optamos por interiorizarnos del asunto, e hicimos uso del servicio que presta la aplicación Uber; de esta forma, pudimos obtener información que nos permite opinar con conocimiento de causa. Concluimos que hay cuestiones que deben regularse de inmediato, para seguridad y beneficio de conductores y pasajeros, pero en ningún caso, son determinantes para catalogar de “ilegal” el servicio prestado por la aplicación.

Ahora, luego de analizar un poco más el asunto, desde el Frente Amplio presentan un Proyecto de Ley, por el cual se pretende prohibir expresamente el uso de este tipo de aplicaciones. Al respecto, algunas consideraciones:

Si sería legal el servicio brindado por UBER, que la única forma ajustada a derecho que encontró el FA de prohibirlo, fue a través de una Ley.

Una vez más, los perjudicados somos los contribuyentes y usuarios, pues debido a la incompetencia o desidia de los anteriores y los actuales Jerarcas de la IM, hoy no tenemos una reglamentación que regule cabalmente el servicio brindado por este tipo de apps, y cuyos representantes en el Parlamento Nacional, no hallaron mejor solución que prohibirlo, asemejándose a una avestruz cuando mete la cabeza en un agujero, para desconocer la realidad.

Recordemos a nuestros Legisladores (y en particular a los del Frente Amplio), que como nos enseñaron en el Liceo: “Las Leyes deben ser Generales y ABSTRACTAS”, elemento éste último, que la “Ley UBER” carecería, razón por la cual, sería pasible de ser declarada Inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia, con todas las consecuencias legales y económicas que ello implicaría para el Estado uruguayo.

Muchachos de la Intendencia de Montevideo, Intendente Daniel Martínez, regule de una vez, el uso de este tipo de aplicaciones, estableciendo las exigencias y requisitos técnicos y tributarios que correspondan, y no esquiven más el bulto. Háganse cargo!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.