Portada » Importa, Titular

No desangrar al Ejército

18/09/2015 Sin Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera

Llega y se irá un presupuesto más. Una oportunidad más en que no se hace justicia verdadera con los integrantes de la Fuerzas Armadas, tanto oficiales como personal subalterno.

No se sabe o se evita saber la realidad interna de nuestro ejercito, nuestra armada o fuerza aérea . No se sabe con certeza y detalle que hay detrás de los uniformes. La cantidad de especialidades que van desde la meteorología a la carpintería, desde la biología a la veterinaria, de los satélites a el suelo marino, francotiradores, varios escalones de mantenimiento de aeronaves, hospital, cátedras, todo bajo un uniforme que ni siquiera se enseña a respetar.

Eso sí, si faltan basureros, si hay inundaciones, si hay terrorismo, si es preciso salvar vidas gratis entonces se recurre a “los milicos “, sin dejar de usar el calificativo, pero en voz baja .

El país necesita FFAA, el país puede verse en hipótesis de uso de fuerza en materia de conflictos posibles o enfrentando catástrofes. Tenemos un despliegue internacional de primer orden desde el Congo hasta Haití, desde Cachemira hasta el Sinaí.

El reclutamiento de soldados es la forma en que muchos muchachos salen para ser ciudadanos formados. En el Liceo Militar solo el 20 % sigue la carrera militar, el resto, formados como locales y como muchachos respetuosos, amantes de la Patria, buenos ciudadanos, se incorporan todos los años al quehacer nacional, guardando un imborrable recuerdo de esa benemérita institución.

Estamos al mas bajo nivel de efectivos. No se puede seguir sangrando a las FFAA de su elemento personal, de su recurso humano. Si se quieren más efectivos en la Guardia Republicana, que se creen vacantes. No sacar del ejército para poner en las policía. Primero porque no se puede disminuir el número de efectivos, segundo porque son distintos. Muy distintos entrenamientos.

Agregamos que basta también de convertir a esa repartición policial en otro ejército, con armas de guerra de las que nunca se informó, con despliegue nacional absorbiendo a la Caminería y demás lindezas de Bonomi y su entorno.

No hubo dinero para mejores sueldos. Nunca hay para las FFAA. Por lo menos que no las desangren…

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.