Portada » Destacado

Artigas en Aragón

18/09/2015 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

El pasado martes 15, en Aragón, en el pueblo y el solar donde vivió el abuelo de nuestro fundador José Artigas, cumplimos con un deber ciudadano impostergable, formalizar el símbolo y el mojón de la partida de los Artigas de esa lejana tierra hasta nuestra patria.

La decisión de construir una plaza abierta en el solar que fue propiedad de los Artigas fue encarada por la Cámara de Representantes para saldar una vieja cuenta con los emigrados Españoles que viven en nuestro país. Es que en la década del 70 del siglo pasado, la Federación de Instituciones Españolas en Uruguay en la que están representados los grupos y casas de todos los rincones de España, que encontraron en Uruguay refugio, trabajo, tolerancia y pudieron afincar o crear sus familias, resolvieron adquirir el predio de los Artigas. Y lo hicieron para donarlo al Estado Uruguayo y para que este resolviera según su mejor entender que hacer para explotar el simbolismo del solar.

Como era de esperar, el transito en la burocracia para que los títulos, luego de terminar la aceptación de la donación, no fue fácil. Recién en 2014 aquella donación de 1977 quedo integrada al patrimonio de nuestro país.

Y cuando se verifico este paso, asumimos plenamente nuestras obligaciones de vestirlo de dignidad y darle forma a un símbolo hacia el futuro. Y la Cámara de Representantes en acuerdo de todos los partidos sin excepción en la pasada Legislatura, resolvió impulsar la adecuación del solar para que su nueva estética represente su prosapia. Dos arquitectos funcionarios de la Cámara, fueron encargados del diseño de la Plaza, y acordamos con las Cortes de Aragón que ellos y sus servicios administrativos cooperaran en el control de la ejecución física y presupuestal de la obra.

Este 14 de septiembre, 300 años después de la llegada del primer Artigas a Uruguay, 200 años después de los magníficos días del Ciclo Artiguista como las Instrucciones del Año XIII y el Reglamento de Tierras de 1815 y 100 años después de la elección de los Constituyentes de 1916, que consagra en la Ley Magna garantías cívicas y electorales largamente reclamadas en las instancias legislativas y también en las guerras civiles hasta 1904, cumplimos un mandato histórico con Artigas. Hacer del Solar de sus ancestros un hito para conocer y un lugar donde venerar a nuestro fundador.

Los inmigrantes españoles a Uruguay sintieron un mandato, ponen en nuestras manos el solar. Nosotros cumplimos con nuestra obligación de darle al lugar la dignidad que merece.

Y lo hicimos, cumplimos con Artigas en Aragón con la promesa de nuestro himno “Sabremos Cumplir”.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.