Portada » Titular

Una mala negociación y una pésima transacción

11/09/2015 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

La semana pasada opinábamos sobre la situación política en el entorno de la Presidencia de la República y comentábamos las preocupantes señales de debilidad que Vázquez ofrecía, especialmente en el episodio de la declaración de esencialidad de los servicios de enseñanza. Su coalición y dentro de ella el Partido en el cual había militado toda su vida el Socialista se empeñaban en hacerle pagar alguna vieja cuenta de su época de oro en la que nadie le hacía frene y el que lo hiciera era hombre muerto, políticamente hablando. Ya lo habían vencido cuando coaligados con los líderes sindicales que lo ayudaron a ser Presidente le hicieron dar marcha atrás con el citado decreto.

Hace exactamente una semana, el panorama se presentaba complicado para él, su decidido apoyo, proclamado a los cuatro vientos por el Ministro de Economía y el de Relaciones Exteriores, a favor de mantenerse firmes y continuar participando en las negociaciones que conducen a un TISA ( Tratado Internacional sobre el comercio de Servicios), estaban amenazadas porque la “fuerza Política”, nueva denominación del conglomerado FA, se aprestaba a decidir en su dirección nacional por mayoría arrolladora que Uruguay, sin vergüenza alguna, renunciara a continuar participando de estas importantes negociaciones.

Lo que habían iniciado Almagro y Mujica, en un instante de lucidez de su política exterior, que fueron muy pocos frente a los desatinos, errores y graves y perjudiciales resoluciones, y que el ordeno continuar entendiendo un proceso benéfico para una proporción importante de la producción nacional, el área de los servicios, era presa de una metástasis de incongruencia política que lo ponía en etapa terminal. Y el, oncólogo y radioterapeuta experiente era vencido por la enfermedad.

Es interesante ver como en estas horas el propio Vázquez que ordenó defender la posición de un Uruguay negociador contra viento y marea, hoy dice muy suelto de cuerpo que “el TISA no existe”. Es cierto no existe, lo que existe es una negociación encarada por los principales animadores de la economía mundial y de la que participan los países de nuestra región de mayor destaque y lucidez, por cierto que no participan de ella los trasnochados del socialismo del Siglo XXI. Es una pena que el Presidente se encamine a reacciones, actitudes y discursos populistas que creíamos perimidos en nuestro país. Obvio que no existe hasta que se concluyan las negociaciones, pero en lo que participamos hasta este momento es un proceso muy importante y ambicioso con perspectivas beneficiosas para la economía y la sociedad uruguaya. Galimatías del Presidente.

Por qué se quiere justificar Vázquez?

Porque mandó emprender una negociación con el propio Frente Amplio, y la transacción fue que entregaba la participación del Gobierno en las negociaciones del TISA y a cambio el partido le ofrecía seguridades que se aprobaría el Presupuesto en el Parlamento, tema de discusión y en el que se percibían desalinees graves y consecuencias imprevisibles para la unidad interna.

El Presidente negocio contra la pared. Vencido en la esencialidad de la Enseñanza, amenazado en lo del TISA y chantajeado por votos en el Parlamento en el tema del Presupuesto, perdió capacidad de maniobra, ya nadie teme a su mirada firme y a su dedito para abajo y capotó.

No tuvo coraje para ensayar una discusión con toda la oposición para balancear y eventualmente encontrar caminos que le ayudaran a fortalecer la posición de la Presidencia y poder sortear la crisis de liderazgo y conducción que sufre hoy y que continuará irremediablemente vigente. Le ofrecimos apoyo para mantener a Uruguay en la negociación internacional y lo despreció. Prefirió entregar el futuro, para ganar algunas horas o días en el presente. Porque estoy convencido que el tránsito hacia la aprobación el Presupuesto será un calvario para su equipo económico y para el mismo, si en realidad le importan estos temas graves.

Debió salir de la paz que ofrece la rivera del Rio Negro o el San Juan que lo han mal acostumbrado al paso tranquilo y nada amenazante del tiempo, para encarar una negociación complicada y resolvió transar con resultados inconvenientes.

Así estamos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.