Portada » Destacado

Algunas conclusiones a partir de la Interpelación al Ministro de Defensa Nacional

31/07/2015 Sin Comentarios

Juan Martín Rodríguez

En la jornada del pasado lunes, tuvimos la oportunidad de presenciar un nuevo ejemplo del doble discurso del Frente Amplio.

La interpelación al Ministro Fernández Huidobro fue el escenario, y tuvo varios protagonistas (algunos presentes, otros ausentes).

El primero de ellos, naturalmente, el propio Ministro interpelado, quien a diferencia de otros Jerarcas del FA en anteriores interpelaciones, no salió a desmentir los hechos denunciados por el interpelante, sino que por el contrario, confirmó los mismos, y hasta los catalogo de graves, perdón, de muy graves…

Ahora, ¿eso implicó que ese ciudadano, en quien recae la más alta jerarquía en un Ministerio (como el de Defensa Nacional), donde la verticalidad en el mando y la obediencia al superior, es algo que sus integrantes aprenden desde el primer día, asuma la responsabilidad sobre los hechos denunciados? NO.

Como cual nene chico le dijera a su mamá, “yo no sabía nada, a mi nadie me lo contó”, los Señores Ministro y SubSecretario (otro de los protagonistas, “casualmente” vinculado al departamento de Durazno, lugar de los hechos investigados), justificándose en su ignorancia, evadieron todo tipo de Responsabilidad.

Es decir, para nuestras Autoridades, no basta con ser el Primero y Segundo al mando de las Fuerzas Armadas, para tener lo que jurídicamente conocemos como “Responsabilidad Objetiva”, es decir, aquella que, independientemente del comportamiento de los involucrados, se tiene en función del cargo que se ostenta. Recordemos que no es la primera vez que esto sucede, ya hace unos años, el ex-Intendente Arana, dijo desconocer las maniobras que hacía su Director de Casinos Municipales, Juan C. Bengoa, liberándose así de toda responsabilidad. Ahora bien, que nos quieran hacer creer que en Ministerio de Defensa puedan acaecer hechos como los denunciados, y que ningún Jerarca sabía nada, es por lo menos, de dudosa credibilidad.

Por otro lado, tenemos como protagonistas a los diputados del Gobierno (a los que estuvieron, porque de los que se “licenciaron” ya hablaremos), que buscando restarle importancia a la denuncia formulada por el Diputado Jaime Trobo, se abocaron básicamente a interpelar al interpelante, bajo aquella autoritaria premisa de “maten al mensajero” porque no nos gusta lo que no viene a decir.

Y así tuvimos que presenciar como una serie de Diputados del Frente Amplio, cuestionaban la procedencia de la noticia, eso sí, sin dejar de reconocer que los hechos ocurridos eran gravísimos. Claro, lo que nosotros no hemos decodificado, era que, cuando ellos adjetivan de grave, no se refieren a los hechos en sí mismo, sino al proceso de difusión de la noticia. Para el Frente Amplio, era más grave que un Diputado de la oposición supiera antes que uno de los suyos que 20.000 municiones de guerra había “desaparecido” de la Base Aérea de Santa Bernardina, que la propia desaparición (aunque como ya dijimos, que los “suyos” no supieran, aún está por verse).

Por último, pero no por ello menos importante, los protagonistas ausentes, o sea, los Diputados del Gobierno, que “casualmente” (habrán notado que fue una jornada de muchas casualidades), se “Licenciaron” el día de la Interpelación al Ministro más cuestionado del Frente Amplio, al cual, muchos de ellos, semanas atrás pedían al propio Presidente Tabaré Vázquez que lo relevara del cargo por su falta de idoneidad.

Y es así que Oscar Andrade, Cecilia Bottino, Daniel Caggiani, Walter de León, Macarena Gelman, Pablo González, Enzo Malán, Sergio Mier, Darío Pérez, Luis Puig, Washington Silvera, Stella Viel, José Carlos Mahía y Alfredo Asti (estos dos últimos, estuvieron gran parte de la sesión -calladitos- y faltando 1 hora el primero, y 1/2 hora el segundo, se escaparon por la punta, no votando así, la moción de respaldo a Huidobro), pidieron Licencia exclusivamente por el día de la Interpelación.

Tal vez, que algunos de estos Diputados no haya llegado, fue una verdadera casualidad; tal vez, por ser de algún departamento lejano (descarto Canelones, San José y Maldonado, obviamente) se les haya complicado para venir, aunque vale la pena destacar que de estos 15 Diputados, sólo 3 no son originarios de la zona metropolitana, el resto, eran todos de por acá nomás.

Sin embargo, de quienes más llama la atención su ausencia es de los Diputados Macarena Gelman y Luis Puig, quienes hace muy poco tiempo, no se cansaban de pedir públicamente la renuncia del Ministro, e instaban al Presidente de la República que lo destituyera, en caso de no producirse por propia voluntad de Fernández Huidobro.

Como dijimos en un principio, un claro ejemplo de doble discurso; en fin, ya se los dijo el propio Huidobro meses atrás: estos son los que gritan en la pulpería y se callan en la comisaría…

Es así quienes se golpean el pecho como acérrimos defensores de los Derechos Humanos, tuvieron la oportunidad de bajarle el pulgar a quienes semanas atrás veían como uno de los mayores obstáculos para alcanzar la Verdad y la Justicia. Es así, tuvieron la oportunidad y no lo hicieron (como otras tantas cosas que teniendo la mayorías para hacerlo, no lo han hecho, ya sea porque no han sabido o porque no han querido); por lo tanto, o no les importa tanto ni la Verdad ni la Justicia, o simplemente, lo que han venido haciendo todo este tiempo respecto a los reproches al Ministro, fue pan y circo!

La interpelación sirvió para varias cosas:

- La primera, quedo claro que los Señores Ministro y SubSecretario no cuentan con la idoneidad para estar al frente del Ministerio de Defensa Nacional, ya sea porque se ha quebrado la cadena de mando y los mismos no vienen siendo debidamente respetados (en caso de admitir la tesis del “desconocimiento”), o si por el contario, siendo conocedores de hechos de tal envergadura, optaron por ocultarlos;

- La segunda, para comprobar (una vez más) que el Frente Amplio es uno sólo, que dentro del Gobierno, NO HAY GOBIERNO Y OPOSICIÓN, son todos actores del Gobierno (los mujiquistas y los astoristas, los radicales y los moderados, los buenos y los malos), les guste o no les guste;

- La tercera, que quienes lucran con el tema Derechos Humanos no sean agotado con el Senador Michelini, sino que por el contrario, hay una nueva generación que busca apoderarse del tema, eso sí, para lucrar cuando les es conveniente, porque quedo claro que cuando tuvieron la oportunidad de decir basta, optaron por pasar la falta!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.