Portada » Columnistas

Cuando todo “da la mismo“

12/06/2015 Sin Comentarios

Oscar Silveira

Las muletillas dicen mucho de uno, “da lo mismo“ es parte de un famoso tango pero también es de uso común para identificar una actitud que cada día asumimos mas como sociedad.

“Es lo que hay valor’, no te calientes, mates o preocupes que “da lo mismo“ representan la filosofía de vida del uruguayo contemporáneo.

Quienes creemos en el potencial de Uruguay y su gente, apoyados en lo que alguna vez fuimos; no podemos dejar de criticar la realidad. La política y cultura acá juegan factores fundamentales. Hermanadas pero diferentes modelan el presente y futuro de nuestra sociedad.

Se dice que la realidad es dinámica y subjetiva por tanto variable. En ese proceso de cambio o “la historia“, la política es la herramienta más eficiente aunque la cultura es la fuerte.

En ese sentido, escuchamos análisis que se basan que el Frente Amplio se consolida por una suerte de unión cultural con “el pueblo“. No es solo su trabajo político o el carisma de su gente, es una unión mas profunda la que han logrado.

Y para ello han utilizado, no solo directrices claras y consistentes en el tiempo sino una amplia gama de actores, áreas de preocupación y socialización de la gente.

Así se une la filosofía con la cultura, representaciones de una realidad subjetiva que tomamos como verdad consolidada. Así se consolida modelos de interpretación de realidad y “etiquetas“ que facilitan la compresión de la realidad. Los buenos y los manos salen de la mano de esos procesos.

Mujica es quien mejor representa el poder de esta unión.

Con la filosofía de boliche o la verdad del perogrullo nos han ido moldeando como sociedad y ese camino ha resultado mucho mas eficiente que quienes usamos los medios políticos para influir en las conductas colectivas.

Por tanto, eso sirve de excusa pues la dificultad electoral no estaría tanto en lo político, es decir nuestros candidatos y propuestas sino en factores que transitan en otra dimensión que hace a la política un medio menos poderoso o debilitado por su crisis de credibilidad.

Así que el principal desafío es pensar cual es la mejor manera para construir una sociedad mejor y la otra es de que manera debemos relacionarnos con la gente para convencer o sensibilizarlos. Política y cultura.

Y para ello necesitamos el apoyo de todos, la unión de las diferentes formas de interpretar la realidad deberían ser la premisa del gran cambio en el Partido Nacional. Una casa abierta para analizar, pensar y proponer no solo propuestas o posiciones sino visiones de la realidad. Y en igualdad de condiciones. El político y el intelectual, en la misma mesa.

Recientemente el Partido Nacional decidió la conformación de su Directorio, teníamos muchas expectativas en ello pues el líder de la mayoría partidaria, Luis Lacalle Pou, había dicho que quería un Directorio amplio y diverso. En donde se encontraran no solo los representantes tradicionales sino también los militantes y técnicos o académicos partidarios.

Lamentablemente no se pudo llegar a eso, y si bien contamos con un Directorio mas diverso estará dominado por una visión hegemónica política.

En este caso, tampoco da lo mismo…

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.