Portada » Destacado

Un justo reconocimiento, y un gran desafío a cumplir

08/06/2015 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo.

El pasado sábado la Convención del Partido Nacional eligió el nuevo H. Directorio en una jornada de las tantas que a lo largo de la historia se han realizado para designar la conducción partidaria. Nuestra colectividad, que ha vivido las vicisitudes de la Patria con un protagonismo comprometido, siendo fundamental en su forja, ha analizado en su autoridad nacional los grandes temas y ha resuelto anunciar sus posiciones en los temas más difíciles. La conducción ha sido siempre el resultado de un debate interno honesto, alineado con las tradiciones y los principios que nos alumbran desde el fondo de la historia, y el H Directorio ha resultado el ámbito de análisis, discusión y resolución en cuya forja inciden las opiniones de ciudadanos y compañeros de todos los rincones del país. Los Blancos tenemos por nuestro Directorio una consideración muy especial.

Es cierto, durante parte de la historia del S XX, el Partido Nacional, con divisiones internas que mucho daño le causaron y en consecuencia también al País a quien privamos de una contundente fuerza política que se expresara unitariamente en las elecciones, tuvo dos direcciones que se manifestaban en dos Directorios, el del Partido Nacional y el del Partido Nacional Independiente. Por ventura, hubo quienes en la década del 50 realizaron magníficos esfuerzos y renunciamientos para que el gran cauce de las ideas nacionalistas y populares recibiera los esfuerzos y empeños de miles de orientales de distintos rumbos, que comprometidos con el objetivo nacional de lograr el gobierno y transformar el País dieron su fruto.

Es una linda historia la nuestra, y en las memorias de los sucesivos Directorios están los trazos que la describen al servicio de la Patria.

Hoy el H Directorio representa la continuidad de las tradiciones y los compromisos ideológicos de nuestra colectividad y debe responder al desafío de la modernidad en la práctica de sus responsabilidades, en la inclusión de todas las opiniones y en producir su síntesis para que el Partido Nacional sea al futuro tan importante como lo ha sido al pasado.

Y si integrar el Directorio es un honor incomparable para los que hemos tenido la oportunidad de serlo, para quienes participan de el por primera vez también lo será. Los compañeros que desde la última Convención lo conforman seguramente lo sentirán así y actuarán en consecuencia. Estaremos a sus órdenes para cooperar con la gran tarea que tienen a su cargo.

Pero Presidir el H. Directorio es un honor aún más grande, como lo han dicho grandes Blancos, el honor más grande que tributa el Partido. Por ello en un apretado abrazo saludamos a Luis Alberto Heber, cuando ya cuenta con cerca de cuarenta años de una militancia que se inició en plena dictadura, cuando la actividad política no ofrecía honores ni vanidades sino persecución, riesgos y dolor, y vaya si él y su familia los sufrieron. Sus compañeros le reconocen la capacidad y responsabilidad necesaria para tan alta y digna responsabilidad que seguro va a cumplir.

Un justo reconocimiento y un desafío a cumplir.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.