Portada » Columnistas, Destacado

C Q C

05/06/2015 1 Comentario

Ricardo Puglia

Caiga Quien Caiga debería ser la máxima del gobierno del Frente Amplio y de los próximos, sean del color que sean. Los mal llamados costos políticos que tanto dañan a la corta o a la larga la credibilidad y la confianza de los hombres públicos deben ser abandonados. Más vale ponerse colorado una vez que vivir rosadito todos los días.

En las primeras columnas del año 2015 comencé con una serie de artículos sobre “corrupción”, impresionado por la fabulosa maniobra fraudulenta efectuada por los directores políticos de Petrobrás – Petróleos de Brasil – bajo la presidencia de la Sra. Dilma Rousseff, proceso llamado lava jato que continúa esclareciendo los hechos de cómo dicha empresa fue el vehículo de coimas por más de 3.000 millones de dólares que perjudicaron al pueblo brasilero y enriquecieron a los gobernantes pertenecientes al PT (Partido de los Trabajadores del ex Presidente Lula y actual sucesora Dilma) y a otros dirigentes del PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasilero) socios del cogobierno del PT.

A ello se agregó otro escándalo en la Caixa Económica Federal que está siendo investigado con profusas derivaciones políticas. La reina del plata no ha escapado a este proceso y las acusaciones y juicios al vicepresidente argentino pululan por varios tribunales argentinos entre otros asuntos aún por esclarecer.

Ahora, y luego de una larga investigación del FBI, de la mano del fallecido Grondona (ex presidente de la AFA – Asociación de Fútbol de Argentina) caen nueve dirigentes de alto rango de la FIFA por corrupción, es decir, por recibir coimas de auspiciantes (sponsors) o por favorecer la contratación de proveedores de bienes y servicios como por ejemplo los multimillonarios contratos de televisación mundial o publicitarios.

En la campaña política de 2004, el entonces candidato a la presidencia del FA anunció con bombos y platillos que quien metiera la mano en la lata iba a ser castigado y que hasta las raíces de los árboles iban a ser removidas. Luego de las auditorías ordenadas en cada rincón de la administración nada sucedió y sólo fueron castigados algunos actores de reparto en el vaciamiento de los Casinos del Estado. ¿Ningún político fue responsable?

Ni siquiera, en el proceso de la quiebra de PLUNA, de los préstamos sin reembolso de la Corporación para el Desarrollo a Metzen y Sena, tampoco en el proceso de cobro de la DGI por más de us$ 100 millones de dólares al contratista de fútbol Casal que resultó exonerado, ni en las siderales pérdidas de ANCAP que dejó el actual vicepresidente producto de pésimas inversiones en ALUR y la licitación que diera paso a la Regasificadora que según se dice luego de la cesación de pagos de la empresa brasilera integrante del consorcio, sería el Estado el que se haría cargo del sueldo de más de 3000 empleados hasta fines del 2015.

Y ahora, dos diputados del FA impiden con las legítimas mayorías parlamentarias la integración de una comisión investigadora para auditar desde su formación el Fondo para el Desarrollo –FONDES- que comenzó con 50 millones de dólares la fiesta en la Administración Mujica. La oposición cumple una útil misión de control. La oposición ejerce una función de tutela y contralor, y representa una válvula de seguridad del sistema. La mayoría puede actuar, aun de buena fe, con incompetencia y arriesgar así el ocultamiento de información tan necesario en un sistema democrático tomando decisiones que aseguran ventajas indebidas en detrimento de la toda la sociedad civil, favoreciendo intereses políticos que están bajo la lupa de toda la sociedad.

Si bien la bancada del FA está en su derecho de no desear una investigación – váyase a saber las verdaderas razones – la minoría parlamentaria, es decir, la oposición no puede permanecer de brazos cruzados los próximos cinco años. Hay 1.159.601 uruguayos que no votamos al FA frente a 1.134.187 que sí los votó. Esa es la verdadera mayoría civil.

La oposición para ser eficaz debe garantizar el derecho de la información y la transparencia de las administraciones de gobierno. Debe buscar a través de mecanismos democráticos inclusivos la proposición de nuevas leyes -ad referéndum- para levantar el velo y las cortinas de hierro impuestas por una mayoría parlamentaria que no quiere el control del manejo de los dineros públicos.

1 Comentario »

  • etropo :

    Sería importante, por lo menos, que los directores de la oposición que integran organismos, salieran más seguido a la prensa informando a la ciudadanía de que es lo que está pasando en su institución u organismo. De forma tal de mantener información de primera mano y no mucho más tarde y, yo diría, “porque sucedieron cosas raras”.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.