Portada » Columnistas, Destacado

Mayoría Absoluta de Legisladores que no lo es de Ciudadanos

05/12/2014 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

En la próxima legislatura, el Frente Amplio contará con 50 Diputados y 16 votos en el Senado, 15 Senadores más el Vicepresidente, y esto se puede resumir en la expresión “mayoría absoluta”.

En la elección de Octubre, en la que se eligieron los Miembros del Poder Legislativo, el Frente Amplio obtuvo el 47,81 % de los votos, resultado con el cual, y de acuerdo a los mecanismos tradicionales de adjudicación de bancas en la Cámara de Diputados, le fueron asignadas por cocientes decrecientes 50 plazas. Este es el origen de la mayoría Parlamentaria en la mencionada Cámara. La mayoría en el Senado fue conseguida en la instancia del balotaje y quien hace la diferencia es el voto 31 que ejerce el Vicepresidente.

Este análisis numérico lo hacemos, antes del inicio de la 48ª Legislatura , para advertir que la simplificación usual, expresada hasta el cansancio por la izquierda para justificar practicas legislativas inadecuadas, que conspiran contra la buena redacción de las leyes y hacen oídos sordos a la eventualidad inconstitucionalidad de sus contenidos, se puede repetir. Nos hemos cansado de cuestionar los mecanismos empujados por el Frente Amplio para aprobar leyes que satisfacen sólo sus intereses y sus ideas, aún contra obvias advertencias sobre su dificultad para ser aplicadas, los contenidos inconstitucionales, los efectos negativos de su aplicación en relación al interés general, ó la persecución de objetivos o intereses particulares o sectoriales que desprecian otros tan o mas legítimos.

La práctica del “trámite urgente” se ha justificado hasta el extremo de fundamentar en el momento de la aprobación, la necesidad de modificar sus textos una vez que sea promulgada, lo que revela un desprecio por las formas y los procedimientos que enerva. El procedimiento legislativo, el apego a los reglamentos, el cumplimiento de los procesos y los “rituales” en la formación de algo tan importante como la Ley, son y deben ser una garantía a los ciudadanos y a sus representantes los partidos. La ruptura de los procesos, justificada en la urgencia, y aún la aceptación de errores u horrores en la formación de la Ley, constituye una violación clara de un contrato elemental en la sociedad que debe entenderse como la legitimidad de una norma.

Estas reflexiones, lejos del inicio de la legislatura, que se instala el 15 de febrero, aún dentro de la que ya termina, pero que en las próximas horas aprobará por en tramite rápido por ejemplo la “ley de medios” aún cuando contiene claras violaciones a la libertad de expresión, las hago para advertir desde ya que la mentada “mayoría parlamentaria”, legítima en cuanto a la adjudicación de bancas, no se corresponde con la “mayoría ciudadana”. Por tanto el Frente Amplio no puede escudar sus caprichos legislativos en la “mayoría de la gente”, porque eso no es así.

47,81 % no es la mayoría ciudadana y no admitiremos que se interprete como tal. Esta realidad debería hacer reflexionar a los ganadores de la elección para el estilo, el talante y la práctica con la que encaren la próxima legislatura.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.