Portada » Titular

Poder absoluto

28/11/2014 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Restablecer el equilibrio presupuestario, modificar la enseñanza para obtener ciudadanos cultos, libres, mejorar el sistema de salud, luchar contra la inseguridad e invertir en infraestructura son las máximas que deberá trabajar el próximo gobierno con la participación de todo el espectro político.

No podemos continuar caminando alegres sobre una alfombra de flores tendida por encima de un abismo.

La oposición no pretende la destrucción del Estado, sino exclusivamente su reforma dentro del sentimiento patriótico y mayoritario de un país que necesita que sus legisladores todos, incluidas las minorías que también representan los intereses de todos los uruguayos.

Las futuras leyes, decretos y resoluciones deben incluir positivamente los reclamos de toda la sociedad de forma que no haya excluidos.

La mayorías parlamentarias en los dos gobiernos del Frente Amplio no tuvieron en cuanta el sentir nacional, sino sólo el sentir de la izquierda y esta nueva mayoría heterogénea no asegura que así será dada la presencia de sectores más radicales cuyos objetivos son la permanencia en el poder perpetua a pesar de los graves errores.

Sobre la base del respeto por las ideas, el nuevo gobierno tendrá la obligación moral y ética de trabajar con dignidad nacional para evitar así la desunión de la sociedad y los enfrentamientos y conflictos entre pares que pueden poner en riesgo la estabilidad institucional de la patria.

No podemos continuar permitiendo que nuestros niños y jóvenes continúen perdiendo pie en el contexto internacional respecto a su nivel académico, ni de la enseñanza de idiomas en un país que hoy necesita más que nunca integrar y conquistar el mundo global con eficacia.

El anuncio de Vázquez de invertir 500 millones de dólares anuales en investigación y desarrollo sería una buena medida si lo unimos a un programa de objetivos y medición de los mismos. No alcanza como hasta ahora con sólo dar más dinero y en abundancia, cuando los magros resultados de esas políticas están a la vista.

El despilfarro de los recursos nacionales debe terminar. El ciudadano no quiere más préstamos de bancos, financieras y cooperativas, quiere un mejor salario, sea por la vía de la productividad, la capacitación o la rebaja de impuestos.

Si bien la capacitación es loable, entendemos que la mejor capacitación debe partir de una base sólida de aprendizaje en las escuelas, liceos y luego continuar por el camino que determinen las habilidades y aptitudes de cada persona.

El poder absoluto es como la embriaguez, siempre va en aumento.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.