Portada » Titular

El cerno queda…

14/11/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger

Cuando en la revolución de 1904 nuestro General fue abandonado por el Cnel. Nuñez y su tropa por algún motivo nunca realmente aclarado, pero se cree que fue nada más por un asunto de etiqueta militar, Saravia espetó con esa sabiduría campera que tanto lo caracterizara,“no importa la cáscara se va, pero el cerno queda“.

Para los puebleros el cerno es el corazón del árbol que curado apropiadamente, por su duración y dureza es utilizado para construir corrales y mangas que deben soportar las embestidas del ganado bravo y los empellones normales de las tropas de ganado encerradas.

El hecho es que lo que sirve es el cerno, la cáscara la lleva el viento y se pudre de nada.

Lo mismo sucede cuando las cosas se complican en política.

Cuando el camino se vuelve cuesta arriba, se siente el frío soplando el lomo y el barro salpica como ahora los flojos se van.

Los Blancos, los nacionalistas no deberemos sorprendernos si perdemos algunos de nuestras filas, los que no son blancos verdaderos, los que no sienten al General o a Herrera o mismo a Wilson como si estuvieran al lado nuestro.

Los que se olvidan de que nuestro partido tiene como único norte la Patria y que los Blancos estamos por y para el servicio a la Patria, ni más ni menos.

Nuestros candidatos han hecho una campaña extraordinaria llevando el partido a votaciones excelentes. Lo que pasa es que nos enfrentamos a una coalición de partidos y eso no es changa para nadie.

Si a eso le agregamos que el péndulo de la historia ha favorecido en forma extraordinaria a los neo-batllistas cuasi marxistas que hoy nos gobiernan entonces doblemente valorable el hercúleo esfuerzo de nuestros candidatos y de todos los que los rodean .

Las cosas tienen su momento en la historia. La historia se mueve inmutable por rumbos que solamente son predecibles para los que conocen el pasado.

Esto por un motivo muy sencillo, que los hombres siempre tropiezan con la misma piedra varias veces.

Hoy le ha tocado el gobierno a nuestra izquierda vernácula que ha tenido una suerte asombrosa en materia económica como nunca se había visto en el pasado. Entonces muy incapaces tendrían que ser esta gente para no hacer aunque sea una gestión de regular a buena, cosa que hicieron.

La gente ha votado esa gestión mediocre en muchos aspectos y pésima en salud, relaciones exteriores, educación y obra pública pero siempre hubo plata cosa que la gente no se olvidó en el momento de depositar la balota.

Mientras el Frente Amplio recorra sus caminos en el poder respetando la república en su forma y en su esencia y respetando la democracia con todos sus pesos y contrapesos , entonces, los partidos fundacionales deberemos saber ‘surfear’ esta ola histórica que tan bien le ha venido a la izquierda esperando el momento inevitable de la vuelta al gobierno como corresponde en una democracia.

Una nueva victoria electoral para nuestro partido es inevitable, tenemos candidatos capaces y jóvenes quienes seguramente vivirán esos gloriosos episodios. Los más veteranos posiblemente no veamos ese retorno al poder pero mientras tanto y como cerno del partido que somos deberemos apoyar y proveer a la juventud del nuestro partido de la estabilidad necesaria para capear el temporal que ahora vivimos.

Lacalle Pou y Larrañaga merecen el eterno agradecimiento del partido sea lo que sea el resultado del ballotage. Por corajudos, capaces, trabajadores e inteligentes.

Verdaderamente son parte del cerno de nuestro partido que tanto valoraba nuestro general y que ha mantenido vivos los ideales nacionalistas contra viento y marea, en la victoria y en la derrota por más de 150 años.

Lo cuál no es poca cosa.

¡Viva los Blancos! ¡Viva todos los Blancos!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.