Portada » Actualidad

La obra fundacional del Frente Amplio

07/11/2014 Sin Comentarios

 Manuel Flores Silva

El buen humor puede ganar la cuereada.

Como usted bien sabe en este país todo empezó en el año 2005. Antes no había nada en esta ondulada esquina del Río de la Plata y el Océano Atlántico. Basta recorrer ahora la ciudad con mirada edilicia para comprobarlo fehacientemente. A las pruebas me remito.

El Palacio Legislativo fue, como se sabe, obra del venerable arquitecto Mariano Arana. El Palacio Salvo, obvio, fue del modesto y tolerante Tabaré Vázquez. Los edificios de ANCAP y su contiguo el Banco de Seguros, en la calle Libertador, son obra evidentemente del egregio Ricardo Erlich. El Hospital de Clínicas de la preclara María Julia Muñoz, naturalmente. La UTE y la Torre de ANTEL del insigne Rafael Michelini. El hotel Carrasco, el Parque Hotel y demás Casinos del memorable Danilo Astori.  El edificio de la Intendencia fue obra del majestuoso Raúl Sendic (h) y la Aduana y el edificio central del Banco República del recordado Rodney Arismendi. La Ciudad Vieja entera, con sus antiguos y sus modernos edificios, es obra de la prestigiosa Ana Olivera.

El ilustre José Mujica, quién lo puede dudar, fue el promotor de la construcción de los hoteles Radisson y Sheraton en Montevideo así como del Conrad en Punta del Este y el Horacio Quiroga en Salto. La ciudad vieja de Colonia fue diseñada, construida y reconstruida por el célebre Eleuterio Fernández Huidobro (arriba los que luchan). Los shopping de Punta Carretas, Montevideo, Portones y Tres Cruces  son obra del notable y aforado Rodolfo Nín Novoa. La sede de la Cancillería, el edificio Ciudadela, y el Edificio Panamericano los hizo el reputado Luis Almagro, el lúcido. El consagrado Víctor Rossi el edificio de la Universidad, la Biblioteca Nacional y la facultad de Arquitectura.

Desde ya que el Estadio Centenario es obra del calificado Eduardo Bonomi. El respetable Fernando “Pluna” Lorenzo es autor del Viaducto de Paso Molino y Fernando Calloia del Edificio de la Jefatura de Policía. El acreditado y parco Diego Cánepa fue el constructor del Teatro Solís. Los edificios del BPS, de la Impositiva, del edificio del Banco Hipotecario, de la sucursal 19 de junio del BROU (así como quién erigió el Obelisco) fue el admirado Ernesto Murro.

La catedral del Montevideo, la iglesia del Cerrito y otras construcciones religiosas fueron obra del destacado Daniel Martínez. Los hospitales Maciel, Pereira Rossell, Pasteur y otros (todos) fueron obra del famoso Alfredo Silva (no fue necesario, incluso, hacer ninguno en estos últimos 10 años). Sólo la gran visión de Juan Castillo pudo construir todas las torres de Punta del Este y las represas de Palmar y Salto Grande. Piriápolis (falsamente atribuida a un tal Piria) fue obra del Intendente Oscar de los Santos. Atlántida del Intendente Marcos Carámbula. El Palacio Estévez, el Palacio Taranco y la Refinería de la Teja se deben al calificado e íntegro Enrique Pintado. Marina Arismendi, prócer, es autora de los monumentos al Gaucho, el Entrevero, la Carreta, el David (falsamente atribuido a Miguel Angel) y la Diligencia. El Parque Rodó, el Parque Posadas y los edificios de la Rambla Sur es obvio que lo construyó el espléndido Enrique Rubio.

Todas las playas las arenó, como se sabe, la reverenciada Mónica Xavier, desde la Ramírez hasta el Polonio, luego de levantar todos los edificios modernos del barrio Pocitos. El Palacio Lapido, el Palacio Díaz, el resto de los edificios del Centro y Cordón, así como todas las casas de Bello y Reboratti, son obra de la eximia pacifista Lucía Topolansky. Las sedes de la Intendencias, de las Juntas Departamentales y de las Jefaturas de Policía de cada Departamento del Interior del país fueron obra del facundo Enrique Erro. Y Daniel Olesker, Ministro, inauguró … no me acuerdo … pero inauguró algo … con lo que esa tarde sacó de la pobreza (estadística) a dos millones de conciudadanos más, con lo que suman 8 millones los uruguayos salidos de la pobreza. Y no olvidarse que el Tupí Nambá y el Fun Fun fueron idea de Daisy Tourné, creadora del desfile a caballo y la gorra de baño y el lluveiro.

Cómo se ve, antes no había nada. Hubo que hacer todo arriba de una mera pampa de granito, arena, penillanura y Pan de Azúcar.

Todo esta obra se concretó enseguida de que el general Seregni retornara del Éxodo del Pueblo Oriental que él condujo, con posterioridad a su victoria de la batalla de Las Piedras, que se ganara contra Posadas (Ignacio de).

Antes no había nada, reiteramos, pues lo único que había justamente acababa de ser derruido y demolido por los gobiernos blancos y colorados (es decir rosados): el edificio del Cilindro y el edificio de Assimakos. La herencia maldita. Que empieza con el nacimiento del Partido Colorado, fundado por Judas Iscariote antes de vender a Cristo por 30 monedas de plata, partido del que fuera Senador José “Nino” Gavazzo, quien luego matara a todos los charrúas por sus ideas socialistas y comunitarias.

Las leyes de 8 horas, de abolición de la pena de muerte, de la creación de jubilaciones y pensiones, de las asignaciones familiares, de los consejos de salarios, del divorcio, del gobierno colegiado, de la copa de leche, del aguinaldo, de la licencia vacacional, de la licencia por maternidad, de creación del INAU, de los CAIF, y otras, son obra, desde luego, del PIT-CNT.

Algunas voces de la “gran prensa” afirman que el Frente Amplio se opuso a la construcción del Aeropuerto de Carrasco, a la instalación de las fábricas de celulosa, a las escuelas de tiempo completo, a la concesión del Puerto de Montevideo, etc. Nada más falso.

Como también afirmar que el Frente Amplio era partidario del no pago de la deuda externa, de la estatización de la banca, de la reforma agraria, de no dar más empleos públicos por clientelismo, de combatir a las multinacionales, de prohibir la extranjerización de la tierra y de las empresas nacionales y de eliminar la corrupción. Nunca propuso eso el Frente Amplio. Nunca ningún joven murió ni mató por esas banderas. Sino que el Frente siempre rindió homenaje, por el contrario, a la estabilidad económica y a la seguridad jurídica del país como valor supremo de la economía. Fue por esa equilibrada causa que los tupamaros se levantaron en armas contra la dictadura. Y lo hicieron, además, para defender la democracia. Y también contra el default económico cuando la crisis al que el FA siempre se opuso. ¿Hay algo más emocionante y conmovedor para un militante frentista que la defensa de la seguridad jurídica?¿No han visto, acaso, a los Comité de Base homenajearla cada día?

La canalla que ronda por las alcantarillas putrefactas quiere darle una mala lectura a la nueva y merecida designación de algunas avenidas con nombres que marcan hitos en la sagrada y transparente historia de nuestro benemérito pueblo: la Avda. Bengoa, la Avda. Pluna, las tres verdes plazas dedicadas a la hermana Venezuela finalmente democrática de Chávez (Plaza Software, Plaza Viviendas Prefabricadas, Plaza Libros), Avda. Aratirí, Avda. Concesión Hotel Carrasco, Avda. Asse, etc. La sedicente acción de los partidos tradicionales ha determinado que ahora, la confusa opinión pública, piense en su mayoría (según el sordo González, agente del Mossad) que la corrupción ahora es mayor que antes.

Los opositores son, asimismo, incapaces de entender la gran obra de la patria grande. Por la cual Argentina nos trata siempre tan fraternalmente. Puros inventos eso de que no nos dejan dragar el canal y se hacen otro canal a traición, que nos hacen un juicio en La Haya por contaminación ambiental, que no nos dejan entrar nuestras importaciones, que nos cierran los puentes, que no dejan que los turistas argentinos gasten en nuestro país, que no permiten que la producción argentina salga por el puerto de Montevideo o Nueva Palmira, que nos dejaron varela con la regasificadora, que nos quisieron sobornar a la gente en la Comisión del Río de la Plata, que Artigas era argentino, etc. No, ¡hermanos son!

Pundonorosa Cristina: son argentinos también (te los regalamos brindando por la patria grande) Gardel, Onetti, la perrita Manuela, Horacio Quiroga, Cual retazos de los cielos, Víctor Hugo Morales, Osvaldo Laport, Julio Sosa, el tango La Cumparsita y Natalia Oreiro. ¡¡¡Perón, Perón!!! ¡Cómo olvidar el Tren de los Pueblos Libres (unía la provincia de Buenos Aires con Paso de los Toros) que inaugurara Cristina y Pepe y que en los seis meses que existió llegó 5 veces a destino pese que salía varias veces por semana, heroico esfuerzo!

Ahora somos un país integrado al mundo. En estos últimos 10 años, por ejemplo, el uruguayo se ha transformado en un “nuevo uruguayo”. Un uruguayo cuando se levanta de mañana se lava los dientes con pasta fabricada en Brasil o se lava la cabeza con shampoo argentino (fíjense el made in en los envases), toma agua mineral (Salus y otras son empresas extranjeras), luego come pan (si es flauta Pagnifique de una empresa norteamericana, si es de molde Bimbo empresa mexicana), se da una vueltita por la farmacia (Farmashop o San Roque, empresas extranjeras), pasa por el cajero (todos los bancos son extranjeros), almuerza un churrasco (el 90% de los frigoríficos son extranjeros y se ha extranjerizado la tierra por el equivalente a tres departamentos). Con un arrocito (industrializadora brasileña). Riega el almuerzo con bebidas cola o cervezas (más del 95% del consumo de ambas es de empresas extranjeras). Hasta el té de yuyos bajativo (La Selva) es una empresa que se ha extranjerizado. De tarde va al Supermercado (Devoto, Geant, Disco, Multiahorro, Tata, empresas extranjeras, venden 1.500 millones de dólares por año de productos contra 300 del último supermercado nacional). Obviamente las firmas que prestan dinero para consumo (Pronto, etc.) son en su abrumadora mayoría extranjeras.

Todo lo cual se ha logrado en cumplimiento de los principios históricos del Frente Amplio de privilegiar el trabajo uruguayo no importando productos que se hacen en el país y combatiendo la remesa de ganancias y utilidades al exterior de las empresas extranjeras (pero es tanto el éxito económico que dichas remesas hoy son más altas que nunca antes de modo que el consumo uruguayo renta para diversas y beneméritas multinacionales). Incluso la política de beneficiar a los especuladores (Uruguay paga una tasa inusitadamente alta por los bonos y letras uruguayas que coloca) no es entendida por la oposición que no advierten el lado bueno de la especulación, lado bueno que Soros le ha explicado claramente a Pepe.

El mercado internacional pagaba 1.000 dólares la tonelada de carne de exportación en el 2005. Dos años después pagaba por lo mismo 4.000 dólares. La pérfida oposición no entiende que el aumento de la demanda china y la consecuente multiplicación por cinco en 10 años de los precios internacionales de los productos primarios (carne, soja, etc.) fue una idea genial de Danilo Astori. Los chinos simplemente recogieron la idea y cambió el mundo. ¡Todo mérito de Astori! Al aumentar las ventas del Uruguay (en precio) también aumentó, obviamente, la recaudación del Estado uruguayo.

Entonces los ingresos al Estado en nuestro país por impuestos se multiplicaron también por cinco veces en diez años (3.000 millones al año en 2004 a 15.000 millones en 2014) ¿Quién si no Astori hubiera logrado que al mismo tiempo la deuda externa de 11.000 millones de dólares se convirtiera en 33.000 millones de dólares en un plazo tan corto de 9 años de bonanza? ¿Quién si no él hubiera logrado que además del aumento de la recaudación por año como consecuencia de los nuevos precios internacionales y además de los 2.500 millones de dólares adicionales por año de deuda externa, además, tuviéramos un hoy déficit fiscal actual de 2.000 millones de dólares anuales? (El milagro uruguayo: más recaudación, más deuda externa, más déficit fiscal, peor educación, peor seguridad). ¿Quién sino él hubiera logrado meter 60.000 nuevos funcionarios públicos en el Estado en tan corto plazo (además de rellenar todas las vacantes de los miles que se jubilaron)?

Pero qué se puede esperar de una oposición que ni siquiera reconoce de todo lo que mejoró la educación con ese dinero. Vienen con mediciones imperialistas sobre que cada vez los educandos saben menos simplemente para minar la fe del pueblo oriental. Y, para peor, intentan desmoralizar a nuestra gente con ese asunto de que aumenta la deserción y la repetición. Hoy somos el país que está peor en América del Sur tanto en las mediciones de lo que los muchachos saben, sino también en mayor repetición y deserción. Es decir que cualquier muchacho uruguayo que hubiere nacido en otro país de América del Sur estaría mejor den educación que un uruguayo, dicen. Pero es absurdo. Es obvio que ningún muchacho uruguayo habría nacido en otro país. Los opositores no se dan cuenta, además, que el “pase social“, que no discrimina entre los que saben y no saben, va a ser un aporte decisivo para terminar con la repetición. Para la deserción se está estudiando un sistema en que al educando se le va a pasar de año sin que deba concurrir al centro de estudio. Es un sistema telepático que Brechner le está comprando a Negroponte.

Ni reconoce la oposición todo lo que mejoró la seguridad con ese dinero. ¿Acaso el aumento exponencial de las rapiñas indica algo?

De una oposición que anda sin entender, además, la patriótica labor del Instituto Nacional de Estadística (INE). Aquél que realizara tan exitosamente el último censo. El INE no cuenta como pobreza a los pobres que reciben dinero-del-Mides-justamente-por-ser- pobres, ni a los que reciben cobertura-FONASA-justamente- por-ser-pobres (aunque no puedan pagar los tickets de medicamentos, consultas o exámenes). La oposición no se da cuenta que se ponen como no pobres a los que son pobres (que dejan de recibir dichos beneficios si dejan de ser pobres) justamente para que no se sientan pobres. Sicología, loco. No se entiende, tampoco, el natural fenómeno de que al bajar la pobreza y la indigencia aumenten los asentamientos (que ya pasaron estos años de 500).

Después, injustamente, la Universidad de la República (con esa ceguera que el compañero Mujica siempre señala en los profesionales y en los intelectuales), dice que los pobres son el doble que los que dice el INE. Eso permite a la malintencionada oposición sostener que hay más pobres ahora que en la década de los años 90, la capitalista década neoliberal. En esa época había menos de 400.000 pobres, ahora hay (según INE) 330.000, pero si contamos los pobres Mides y los pobres FONASA son 550.000. Y de paso señalan que en aquella época la deuda externa era menos de un tercio del PBI y ahora es más de dos tercios. Pese a que ahora somos ricos y el Producto Bruto es mucho más alto. Y mucho más bruto.

Pues la escéptica Universidad dice que la mitad de los niños uruguayos nacen pobres (en este país del Vamos Bien). Incluso el INE señala que luego, entre los 700.000 uruguayos menos acomodados, no terminan liceo el 92% de sus jóvenes. Con datos así -obra de los pesimistas de siempre- hubo que cambiar hasta el slogan.

La ignorancia de la oposición no entiende ni la sapiencia presidencial de expresiones como “lo político está por encima de lo jurídico”. Ni tampoco cuando dijo con hidalguía “Tenemos que convencer a la gran burguesía de San Pablo que nos colonice”. Ni cuando ponemos en vereda a la Suprema Corte de Justicia con los debidos conatos y presiones. Ni cuando también ponemos en vereda a la libertad de prensa mediante leyes inspiradas (ley de medios) en el Gran Comandante Chávez, hoy convertido en pajarito. Y ni pelota a un Tribunal de Cuentas que no entiende que ha nacido otro país y observa todas las licitaciones por ilegales. Cientos de millones de dólares inútilmente observados.

Tampoco entiende la oposición el sentido de producir en serie leyes inconstitucionales: es para hacer más mediática a la Suprema Corte. Es muy importante que una ley sea inconstitucional: ahora, el compañero Astori ha descubierto que cuando se trabe una ley por diferencia en la propia “fuerza política” (caso ley de Responsabilidad Penal Empresarial) se esperará que la Suprema Corte de Justicia declare inconstitucional a la ley para modificarla. Una nueva instancia en el proceso: la declaratoria constante de inconstitucionalidades. Véase como se ha enriquecido el proceso de formación de las leyes. Antes los Parlamentos perpetraban solo aburridas leyes meramente constitucionales.

Ni qué decir que la oposición tampoco entiende el avance que supone que los representantes del PIT gobiernen en los Consejos Directivos de la Salud, de la Educación. O que el PIT maneje millones y millones del Estado para ejecutar viviendas (y la guita se evapore). O que el PIT haga paros generales de apoyo a la campaña electoral del Frente Amplio o, incluso, haga anuncios televisivos contra los candidatos opositores para hacer la guerra sucia propagandística al servicio del Frente Amplio. Alguien tiene que hacerla. No entienden el sistema corporativo pos capitalista del siglo XXI. Claro, en todos lados se cuecen habas y los inútiles profesionales intelectuales de la Fundación Cuesta Duarte (del PIT) anotan que hay como 800 mil trabajadores (más de la mitad de la fuerza laboral del país) que ganan menos de 13.000 pesos por mes. Detallistas destructivos.

La pérfida oposición no entiende al mejor Canciller de la historia del Uruguay, Luis Almagro (será recordado por su magna medida de que los diplomáticos uruguayos no hablen inglés). Ni al mejor Ministro de Economía de todos los tiempos, Fernando Lorenzo. Ni a la mejor Intendente de todos los tiempos, Ana Olivera. Ni al “niño déficit” Sendic que logró perder 700 millones de dólares en su pasaje como Presidente de Ancap (solo el último año 169 millones, luego de pelearse seis meses con la empresa auditora que indicaba más déficit). Dicho sea de paso, Raulito Sendic no quiso decir que ganaban las elecciones municipales igual con una heladera denostando a Ana Olivera, sino que fue un elogio: se precisa frialdad.

La oposición no entiende al mejor pato de todos los tiempos, el Pato Celeste, con oficina al lado del Presidente. Ni al mejor Paco de todos los tiempos, el Paco Casal, perdonado de impuestos per secula seculorum. Ni el mejor remate de todos los tiempos, el remate de Pluna, cuando la izquierda le dio aviones al “caballero de la derecha“, que no se llamaba como se llamaba, que no era testaferro de quién era testaferro, ni el gobierno sabía sobre él lo que sabía. Con Fripur y Buquebús y los demás empresarios del Quincho de Varela, habrá patria para todos o no habrá patria para nadie. (Patria capitalista of course, capitalista-progresista).

Desde luego la oposición se pierde el magnífico ejemplo del Contador Astori. No advierte el aplomo, la compostura, la mesura, la templanza, el comedimiento, incluso la parsimonia, (¿por qué no la flema?), con qué Danilo, siguiendo las diferentes necesidades de nuestro pueblo que él interpreta, no titubea en afirmar un día exactamente lo contrario a lo que afirmó otro día anterior. ¿Cómo no sentir emoción ante el video en que como Senador explica que no se debe pagar “la inmoral” deuda externa? ¡Con qué pulso luego ha dicho que tenemos ahora poca deuda externa pese a haberla triplicado en 9 años! ¡Qué magnifico muñeca para manejar las riendas que para dar vuelta al caballo sin mover un músculo de la cara! O cuando explicó, ya como Vicepresidente, que el manejo de la economía de la crisis por Jorge Batlle había sido ejemplar y estos días –oh, tino- explica que fue todo un tremendo horror. ¡Qué gran manejo de la relatividad implícita en la verdad! ¡Qué serenidad para decir que Pluna tenía inversores serios! ¡Qué prudencia para apoyar a Bengoa hasta más allá del fin! No ha nacido varón más frentista, válgame Dios!

Todavía luego los enemigos del partido del pueblo (es decir la oposición) nos dicen a los frentistas que no somos modernos. ¿A ver? ¿Quién ha privatizado en este país? ¿No fue acaso el Frente Amplio el que privatizó la producción de energía eléctrica con cientos de molinos de viento privados y la energía eólica?¿Quién privatizó la recolección de la basura en buena parte de Montevideo? ¿Quién creó 100 empresas privadas del Estado que no tienen ningún control de parte de los órganos de control del Estado? Usted ha embocado, el Frente Amplio.

No debe dejarse de señalar el impacto de la cultura frentista (sus componentes ideológicos inspirados en Antonio Gramsci, Vladimir Lenin y un revival populista con un fondo de materialismo histórico poco dialéctico) ha logrado, compañeros, acabar con la cultura individualista. Se ha generado una cultura estéril de individualidades. Punto tal que por primera vez en la historia nacional ningún individualista o individuo de la cultura uruguaya reciente es reconocido en el exterior (salvo escasísimas excepciones). Los compas intelectuales orgánicos no buscan trascender: no más individualismo. El talento es una obvia desviación individualista. Y el modelo sesentista no produce ese tipo de talento por primera vez en la historia del país, salvo algunos renegados.

Hemos dicho que antes de 2005 no había nada. Y no es estrictamente cierto. Reconozcamos aquí y ahora la labor del compañero frentista Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias), militante del Comité de Base “Desde el pié”, que introdujera la ganadería en el Uruguay antes de la fundación de Montevideo por el español (de Izquierda Unida) Mauricio de Zabala, un caramelo.

Es imprescindible que el Frente llegue a un tercer gobierno. Hay mucho que hacer. Todavía no fundamos ni inventamos la bicicleta de dos ruedas, la OSE, la manteca, la Rambla de Montevideo, el agujero del mate, la Tienda Inglesa de Atlántida, el pase en Comisión, la lucha de clases, la sopapa del sanitario, el club Rampla Junior, el calefón, la fuente (siempre seca) del Parque de los Aliados (también llamada el bidet del elefante), los mondadientes, el chivito, la vuelta ciclista, las llamadas, los ravioles (del abdomen), la esquina de Durazno y Convención, San Cono, la Conaprole, el altamente rotativo motel Goes y la mama vieja y el bastón del escobillero del carnaval. ¡Todo eso y mucho más hay que inventar todavía y será obra del Frente Amplio! Cómo los dos mundiales de fútbol (1930 y 1950) que ganamos, como el Hotel Argentino de Piriápolis, como el Cabildo de Montevideo. Y el jopo de Gardel.

Y nos falta subrayar más, en los gobiernos que vienen, el concepto de los buenos (nosotros) y los malos (todos los demás, empezando por Adán, claro representante DE LA DERECHA y de la concentración del poder con la joda de la manzana). El poder no se larga, compañeros. ¡No dejaremos ni los viáticos ni los coches con chófer! ¡Cargos de confianza para todos o muerte! ¡Otra casa en Punta Gorda para el “perro” “Vázquez”!

Patria o muerte. Venceremos. Colgaremos al último oligarca con las tripas del último milico.

Posdata: Tabaré Vázquez fue un luchador clandestino contra la dictadura, el Frente no apoyó la irrupción militar de febrero de 1973, Cuba es una democracia democrática, a Bush nunca le pedimos nada contra Argentina (ni siquiera vino al Uruguay) y Pepe nunca se entrevistó en Estados Unidos con Rockefeller y Soros. Y lo de Pascasio Báez es un invento de la CIA. ¡Ta!. (Y dice Manuela que más renga será tu abuela).

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.