Portada » Columnistas

¿Una campaña aburrida?

17/10/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger

Muchos analistas y muchos no tanto hablan de la actual campaña electoral como aburrida.

La pregunta entonces que se impone es: ¿aburrido en qué sentido?

¿Qué no hay hechos de violencia?. ¿Qué cunde el respeto de las opiniones entre todos los candidatos?. ¿Qué como tantas veces, en otras campañas, no se discute el sexo de los ángeles ni se habla de refundar el país sobre tal o cual quimérica ideológica?

Si eso es una campaña aburrida pues a celebrar.

Por primera vez luego del período de facto pareciera que los orientales estamos abocados a una elección dentro de lo que debe ser un proceso normal, casi cotidiano sin sobresaltos políticos o directamente proto-revolucionarios.

Eso es democracia. Así deben ser las cosas. Cada oriental con su opinión emitiendo su voto en forma educada y civilizada con la balota en mano, en la privacidad del cuarto secreto. Sin presiones, sin angustias, sólo frente a su conciencia y sus ideas.

Pareciera, ojalá así sea, que hemos vuelto al camino de la madurez política que es fundamental para la buena marcha de un sistema democrático.

¿Campaña aburrida? Enhorabuena para nuestro Uruguay.

En verdad mucho de esta envidiable situación el país se la debe al Dr. Lacalle Pou con su excelente campaña basada en valorar lo positivo, incluso dentro de lo hecho por el gobierno actual.

Esto sin duda ha llevado el eje de la campaña de los tradicionales fuegos de artificio políticos a la verdadera discusión de los grandes temas nacionales dentro de un ambiente de respeto y seriedad.

Como debe ser.

Siempre queda algún tontuelo, como inesperadamente demuestra serlo el ex-intendente de Canelones quien no ha tenido mejor idea que volver a perimidos conceptos de falsas antinomias entre oligarquía (?) y trabajadores. Sin duda un discurso vetusto y añejado por el fracaso de todo lo que representa.

Sin embargo,en este camino de madurez política que transita nuestro país, nuestra sociedad, hay algo que falta.

Faltan los debates. Falta la confrontación mano a mano , frente a frente, de las ideas y de las personalidades de los candidatos algo tan esclarecedor para los votantes.

Los debates también sin lugar a ninguna duda proveen a las campañas, eminentemente civilizadas, como la que a Dios gracias estamos viviendo, de esa cuota de emoción y salero que siempre despierta el interés de los votantes.

Los memoriosos nunca podremos olvidarnos del debate entre Nixon y Kennedy que en definitiva fue decisivo en volcar una ajustada elección a favor de este último.

Es una enorme pena que el candidato de la izquierda pareciera no animarse a confrontar ideas y programas con sus ocasionales adversarios electorales.

Sería muy bueno para los votantes, los candidatos y fundamentalmente para nuestra democracia.

Ahora con debate o sin debate si esta es una campaña aburrida, bienvenida sea.

Pareciera que los orientales estamos madurando políticamente por fin .

Pareciera que estamos por fin aceptando que el sistema sirve, lo que varían son los matices.

Eso, es madurez política. Enhorabuena.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.