Portada » Columnistas

De empresas y peleas

26/09/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton- Bridge

En mi ya algo dilatada trayectoria de vida vinculado a varias empresas de todos los rubros, algunas familiares, otras no, he experimentado alguna cosa.

Diría que una de ellas es: “a condiciones iguales los accionistas siempre apoyan a la gerencia actuante“.

La gente, sean votantes, sean accionistas, estos en realidad votantes en un ámbito más reducido, son reacios al cambio porque sí.

Si una empresa funciona más o menos bien difícilmente la masa societaria acepte cambios radicales en la titularidad de la empresa. Esto quiere decir que difícilmente acepte cambios en la gerencia, ni venda sus acciones para un salto al vacío. Siempre permanecerá con la gerencia actuante si los resultados son mas o menos aceptables.

El principio mental aplicado es muy sencillo, “más vale malo conocido que bueno por conocer“.

Uruguay es un país altamente conservador en el fondo de su corazoncito colectivo. Nos gustará o no pero es así. Para mejor somos todos conocidos o peor, parientes.

Este fenómeno de la resistencia a los cambios se puede extrapolar sin mayor esfuerzo a la actividad política.

Es de absoluta y vital importancia que cualquier aspirante al poder transmita seguridad y confianza a los accionistas, léase votantes, para que estos siquiera consideren un cambio de titularidad de la empresa.

El caso del Sr. Mujica Cordano fue absolutamente claro en este sentido. El hombre con suma picardía y buen asesoramiento de marketing político se vendió como el abuelo bonachón y sabio que no sacudiría el barco en el medio de la tormenta y que seguiría cuidando la estabilidad de la chalupa luego de los tiempos tormentosos del último gobierno del Partido Colorado, con la conducción quizás algo errática del brillante Dr. Batlle Ibañez.

En esta elección que se avecina no pueden haber dudas sobre el atractivo que ejerce el Dr. Vazquez Rosas sobre una buena parte del electorado por su “experiencia“ en la presidencia, situación si se quiere análoga a la segunda presidencia del Dr. Sanguinetti que sin ánimo de ofender fuera muy pobre en resultados para nuestro país a pesar de la indudable capacidad política del experimentado líder colorado.

Lo que no puede haber ninguna duda es que el camino elegido por el Dr. Vazquez Rosas es el de vender la estabilidad institucional y política en el país tratando a su vez de inferir que nuestro candidato el Dr. Lacalle Pou no sería capaz de darle a nuestro país la estabilidad que él y su equipo venden.

Uno de los aspectos sin duda que atacan nuestros adversarios es la “juventud“ del Dr. Lacalle Pou. Dicotomía absolutamente falsa en el tercer milenio donde ya las canas si no descartadas no representan lo mismo que hace siquiera veinte años en la gestión de una empresa o un país .

No debemos olvidarnos que Tony Blair accedió al cargo de primer ministro del Reino Unido con apenas cuarenta años, lo mismo que el mítico John F. Kennedy cuando accediera a la presidencia de la nación más poderosa del mundo.

Lo que está haciendo con muy buen suceso el Frente Amplio en su evidente afán de tranquilizar a los conservadores uruguayos es radiar a los extremistas de sus filas, por lo menos ahora y a la vista, y, promover figuras jóvenes y de evidente capacidad para su futuro gobierno.

Uno podrá discrepar o no con ellos, pero nadie puede discutir la manifiesta capacidad del Cr. Ferreri en temas económico/impositivos, lo mismo se puede decir del Dr. Bergara u otros tantos jóvenes y capacitados técnicos en el área de la economía .

 No hay duda que la joven médica nombrada como jefa de la espantosa Fonasa sin duda transmite una imagen clara de seriedad y contracción a su función que sin lugar a duda es titánica.

 Como contrapartida tampoco puede haber duda del oprobio público que generan figuras de este gobierno como el Sr. Bonomi, el Dr. Cánepa o el Cr. Olesker.

De todo esto se desprende que la campaña de nuestro Partido Nacional debería ya sacar a su equipo a la cancha con figuras que tenemos en abundancia que den seguridad a nuestros votantes y a esos votantes que aún no tienen decidido su voto. Y más, que aparezcan como sustitutos viables a los que ofrece el Frente Amplio.

Debemos mostrar el brillante equipo que rodea a nuestro candidato, gente joven, gente capacitada , e, igual a nuestro candidato, buena gente, cuyo único interés es el bienestar de la nación.

Paralelamente esa actitud positiva que tan correctamente quiere imponer el Dr. Lacalle Pou no debería soslayar cosas muy evidentes de nuestros opositores.

Los uruguayos deben conocer los desmanejos del Sr. Sendic en ANCAP. Los uruguayos deben conocer hasta qué punto es un agujero negro Alur S.A., cuyo fin no pude ser otro que una debacle económica como el país no conoce quizás hace siglos y que seguramente hará parecer lo de PLUNA como un juego de niños en términos financieros.

Los uruguayos deben saber que desastre absoluto es la salud bajo la supuesta re-organización y gestión del Frente Amplio que en los hechos es un relajo de proporciones Dantescas.

Los uruguayos deben conocer la falta de liderazgo existente en el Ministerio del Interior y los oscuros personajes de dudoso origen que hoy pululan en ese Ministerio.

Los uruguayos por más positivos que seamos debemos y tenemos derecho de saber y conocer el desquicio absoluto en que se ha convertido la enseñanza en nuestro país.

Fundamentalmente los uruguayos deben ser concientizados hasta qué punto hoy tenemos dos gobiernos, uno electo y el otro “de facto“ con la forma de una central obrera.

Un país debe tener un gobierno, no dos, si es que quiere subsistir como entidad política viable.

Acá en el uruguay nos conocemos todos. Sin embargo la realidad es que hoy los , en general, muy deficientes cuadros del Frente Amplio son mucho más conocidos que los de los partidos fundacionales.

Del mismo modo los “marketineros“ del Frente Amplio son brillantes en pintar desastres y fracasos como triunfos menoscabando todo lo hecho por los partidos fundacionales que con errores , es cierto, pero que hicieron este país, tan es así que de alguna manera permitieron la formación del conglomerado político que es el Frente Amplio.

Es hora ya en la recta final de esta lisa electoral que las cosas se sepan claramente y que nuestros brillantes y capacitados cuadros técnicos se conozcan y salgan a marcar la cancha.

Siempre positivamente pero con la verdad objetiva como norte y con esa frase tan brillante de los blancos en la mente, “lo que es bueno para el país es bueno para el Partido Nacional“ venga de donde venga agrego.

Esa es la positiva que inspiró a nuestro General Saravia, al Dr. Herrera y las inolvidables palabras de Wilson cuando le aseguró la gobernabilidad al Dr. Sanguinetti en un acto que solamente haría un blanco en la actitud positiva más absoluta y generosa que ha conocido nuestro país desde las campañas de nuestro General a fines del siglo antepasado.

Todo por la patria, así de difícil y así de sencillo.

Eso es el Partido Nacional.

Pero, debemos y podemos ganar la elección que se avecina.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.