Portada » Columnistas

De encuestas y enojos

29/08/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger

O, lo que es lo mismo, matar al mensajero.

¿Porqué será que cada vez que a un candidato sea del pelo que sea no le dan bien las encuestas se enoja?

Se enojan y la emprenden contra las empresas encuestadoras dudando de su honestidad e incluso en algún caso hablando de conspiraciones en contra del candidato mal noticiado.

Las encuestas son en general confiables siempre y cuando la muestra sea del tamaño suficiente y tomada al azar.

La verdad que hace muchos años que el que escribe no trabaja con estadísticas como debió hacerlo en el pasado como Gerente de un área de una enorme empresa que por el volumen de su producción debía trabajar con muestras estadísticas de sus insumos y para mejor dentro de tolerancias muy exactas.

El hecho es que el tamaño de la muestra o sea del número de encuestados debe ser acorde al tamaño de la población cuya posición política se quiere conocer y la calidad de la muestra debe otorgar niveles de confianza aceptables en cuanto a las tendencias encontradas.

En buen romance, si una encuesta entre una población de un millón de personas se hace entre diez , la muestra no es representativa de nada ni puede predecir nada. Del mismo modo si una encuesta se realiza para calibrar las posibilidades de una candidato del Frente Amplio solamente entre militantes en los comités de base de esa coalición entonces también se estarán falseando los resultados a favor de lo que quiere oír el candidato del Frente Amplio.

Las encuestas políticas deben realizarse al azar y la población de muestra debe ser del tamaño adecuado a la población total.

Hay otras consideraciones pero son demasiado complejas a los fines de esta columna.

El tema de fondo es en realidad si las encuestadoras hacen bien su trabajo.

Mi experiencia es que habiendo contratado alguna en mi actividad empresarial, sí y en materia política esas empresas se juegan demasiado para andar trampeando resultados ya que lo que ellas venden es credibilidad.

Los candidatos políticos harían bien en recordar que lo que se refleja en las encuestas es ni más ni menos que su propia credibilidad y la percepción que la población en general tiene de ella.

El Dr. Vazquez Rosas muestra su ofuscación ante su exiguos y peligrosamente pequeños márgenes exhibidas por todas las encuestadoras.

El tema es que el candidato del Frente Amplio debería tener la humildad de reconocer la mala gestión del filósofo vernáculo, el Sr. Mujica Cordano, al frente del gobierno al igual que el de sus secuaces, quienes salvo algunas pocas muy honrosas excepciones no han estado a la altura de sus responsabilidades de gobierno.

Los partidos fundacionales y sus votantes aún no tenemos la elección ganada pero la verdad es que la s encuestas marcan el desengaño de la gente con el Frente Amplio en el gobierno cobrando este impuestos del primer mundo con servicios del tercero. Entre otras tantísimas barbaridades que no entro a enumerar acá.

El Dr. Vazquez Rosas debería tener la honestidad intelectual de reconocer esto en lugar de enojarse con las encuestadoras.

El Dr. Vazquez Rosas debería haberse percatado a esta altura de su vida que se puede engañar a toda la gente parte del tiempo, parte de la gente todo el tiempo ,pero nunca toda la gente todo el tiempo.

Las encuestas adversas a su coalición simplemente reflejan esto y difícilmente cambien.

Buena cosa para la democracia en el Uruguay.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.