Portada » Titular

Barones sindicales

29/08/2014 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

Una media página impar en la sección de opinión del Diario El País un domingo, y media página impar en las primeras del semanario Búsqueda, han sido contratadas por una empresa para agradecer públicamente a un líder sindical sobre su participación en la solución de un conflicto. Inédito, sospechoso y claramente demostrativo de que en Uruguay en la dirección sindical, se migra rápidamente al personalismo, que el poder de algunos dirigentes llega al extremo de ser determinante para la viabilidad de una empresa, y que la política se practica en forma impúdica cohonestando intereses partidarios, electorales, de poder de amenaza y de protección filo mafiosa.

Todos estos peligros, de los que han señales incipientes, forman parte de un problema que el Uruguay tiene y parece acrecentarse, una cultura de la dirigencia sindical cada vez mas parecida a la de los lideres sindicales argentinos.

El conflicto a que hace referencia el artículo mencionado, resultó de la “trampa” que dos funcionarios de un laboratorio le hicieron a sus propios compañeros, incluyendo en sus reportes actividades que no realizaron y que les permitían participar con mejor posición en la distribución de comisiones. La decisión de los empleadores fue contundente, en defensa de los intereses de la empresa ante una actitud infiel y de los demás trabajadores ante una actitud “tramposa” de sus compañeros. A partir de allí, y durante varios meses, con la instalación de una carpa sindical en la puerta de la empresa, a la que el gremio de UTE le proveyó de energía eléctrica en forma irregular (haciendo lo mismo que se reputa delito cuando un particular se “cuelga” de la red eléctrica sin pagar). En el trámite del conflicto la dirigencia gremial de la rama del medicamento visitó el Parlamento y medios de prensa acusando de inmorales a algunos directivos de la empresa, para adobar sus reclamos contra los despidos proyectados.

El proceso, largo, puso en cuestión la viabilidad del proyecto de inversión de un laboratorio de larga tradición en nuestra plaza, y la presión de la dirigencia sindical perdió todos los escrúpulos, siempre en defensa de los “tramposos”.

No conocemos los últimos pasos del proceso que llevaron a la disolución del conflicto, pero a saber por lo que dicen los artículos mencionados, en ésta etapa tuvo una participación protagónica el Sr. Richard Reed a quien se le agradecen los servicios. Seguramente la empresa debió asumir el compromiso de invertir en una publicidad muy costosa, se tratan de las publicidades gráficas de mayor valor en la prensa escrita, a pedido del mencionado, para hacer la importancia de su intervención en la resolución de un conflicto irracional. Que artes desplegó el celebrado para resolver el conflicto, no sabemos, lo que parece claro es que el estilo de protagonismo del liderazgo sindical en Uruguay ahora presenta una novedad, la exigencia de publicidad paga por su intervención o mediación lo que los acerca cada día mas al estilo de los Moyano & Cía. del reprobable método sindical argentino donde el personalismo y la pesada van de la mano contra los intereses generales.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.