Portada » Destacado

Chiflar y comer gofio

01/08/2014 Sin Comentarios

Michael Castleton – Bridger

El próximo gobierno que seguramente será del Partido Nacional deberá enfrentar muchos problemas, verdaderas herencias malditas, del gobierno del Sr. Mujica Cordano.

Entre ellas y sin lugar a dudas habrá que redefinir el rol del movimiento sindical en el contexto natural del país.

Los gremios no deben ni pueden ser gobierno. Justamente lo contrario, su rol primordial es de enfrentamiento con el ‘status quo’ buscando siempre claramente mejoras en las condiciones de trabajo y vida de sus asociados.

La función de los gremios es defender a sus trabajadores, NO, categóricamente, puede ser nunca gobernar.

Ahora, en nuestro país estamos viviendo los nefastos resultados de lo que es esa clarísima confusión de roles.

Asse con su directorio integrado en este caso por un dirigente gremial ha sido un aquelarre de ineficacia y de mal gasto de los dineros públicos. A no confundirse, dineros de todos los orientales inclusive los trabajadores.

Nadie debe cuestionar el rol vital de los gremios, del movimiento sindical, en una democracia.

Los gremios deben ser la levadura que sirva para que la torta de la economía de un país se reparta en la forma más equitativa posible, garantizando niveles mínimos de remuneración y condiciones de trabajo para los que muchas veces son los últimos en la escalera social de una sociedad.

De los gremios, de un movimiento gremial sano y profesional depende de que esto no sea así.

De un gobierno democrático y honesto depende que se den las condiciones para que esto sea así.

Lo que no debe suceder es lo que pasa en nuestro país con los resultados a la vista, que los gremios sean nada mas que una extensión de un partido político.

Uruguay lucha con esta absurda dicotomía donde los gremios se creen gobierno y el actual gobierno no sabe lo que son realmente.

El tema no pasa por ‘profesionalizar’ en sentido estricto la gestión de nuestro estado. Demasiadas veces hemos visto esos profesionales universitarios que no tienen idea cómo gestionar nada.

Hay demasiados ejemplos de esto como para aburrir al lector. Lo que debemos hacer, lo que deberá hacer el próximo gobierno del Dr. Lacalle Pou es buscar gente capaz para gestionar las cosas de nuestro estado, si son profesionales universitarios tanto mejor pero si son obreros también siempre y cuando se los nombre por capaces y no  por su representatividad en los gremios.

Los gremios siempre tienden a olvidarse en su permanente brega sindical / política de las consecuencias de sus actos.

No debe ser así. Alguien siempre debe pagar  la orquesta, alguien debe enfrentar las consecuencias de los actos de gobierno.

Estos deben ser los electos por el pueblo para hacer justamente esto y los que ellos elijan como gerentes del las cosas del estado. Lo que no debe suceder como en este no-gobierno que por suerte se termina es que como el Sr. Alfredo Silva, una persona sin la más mínima formación ni capacidad para gestionar nada llegue a uno de los cargos principales en nuestro estado.

Cada uno en su lugar y cada uno en su rol.

Nuestro Partido Nacional en el gobierno deberá marcar claramente la cancha respetando estrictamente el rol de los sindicatos pero también claramente marcando los límites de ese rol enfatizando firmemente hasta donde llega el gobierno y hasta donde los sindicatos.

Lo que tenemos actualmente es una gran farsa. Una ópera bufa donde solamente lloramos los orientales que no estamos involucrados en la cosas sindicalistas pero que sí debemos sufrir sus arbitrariedades , sus desaciertos y muchas veces directamente por desgracia, su corrupción.

La corrupción del poder.

No se puede estar en la misa y en la procesión, tampoco chiflar y comer gofio.

Nuestro movimiento sindical y fundamentalmente sus dirigentes deberían haber aprendido esto.

Sino alguien en algún momento deberá enseñarles.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.