Portada » Destacado

Se terminaron las vacaciones

18/07/2014 Sin Comentarios

 Michael S. Castleton – Bridger

 Ya pasó el mundial. Todos o casi todos estamos con los síntomas de abstención de buen fútbol.

Sin embargo se acercan fechas decisivas para nuestro país.

Por primera vez en diez años los partidos fundacionales tenemos una posibilidad seria de volver al poder y a la conducción de nuestro país.

Esta parodia de presidencia que actualmente vivimos termina , debemos hacer todo lo posible que no se repita algo semejante en el futuro previsible.

Este absurdo e ineficaz experimento con el Socialismo del siglo XXI como se ha dado en llamarlo debe terminar.

Debe terminar por sus propias tonteras, por sus propias ineficacias, por las propias antinomias ideológicas que por definición encierra.

Gobernar un país, decidir los lineamientos de una nación entera no es changa, ni es cosa poco seria. Es más bien lo contrario, asunto bien serio y bien complejo.

Se requiere de sentido común, coraje,seriedad, experiencia o buenos asesores que la tengan.

No se puede gobernar un país talenteando y haciendo uso y abuso de una circunstancial mayoría parlamentaria que ha sido nada más que un sello de aprobación legislativa a cuanta iniciativa estrafalaria se le ha ocurrido a quien hoy ocupa la presidencia de la nación.

Han sido años de desgobierno en muchas cosas y no gobierno en muchas otras. Han sido años donde gente incalificada por cualquier forma de medición han manejado los destinos del país.

El mundo está demasiado interconectado e interdependiente como para que alcance con ser ‘viejo vizcacha’ para llevar los destinos de una nación. Para mejor una nación que fue respetada y valorada en el concierto internacional por sus atinadas posiciones en cuestiones de política internacional y en igual o mayor grado por sus avanzadas y funcionales políticas sociales que otrora fueran orgullo de todos los orientales.

Los partidos fundacionales que en el error o en el acierto hicieron a nuestra amada patria hoy se presentan a la liza electoral con candidatos de excelente nivel. Hombres jóvenes y preparados , íntegros y a o dudarlo con esa dosis vital de sentido común que precisa todo gobernante.

Depende de todos los buenos orientales ahora trabajar intensamente para que alguno de estos candidatos llegue a la primera magistratura de la nación.

Los blancos obviamente lucharemos, trabajaremos para que el Dr. Luis Lacalle Pou ocupe la presidencia de la república pero como el tan bien dijera en algún momento le deseamos suerte a su eventual contrincante el Dr. Bordaberry, pero un poco menos. Los buenos orientales cuya única ideología es la orientalidad siempre se entenderán. La cosa se complica en este sentido cuando empiezan a tallar los que de buena gana impondrían ideas y teorías que ni funcionan acá ni lo han hecho en lado alguno ni tienen nada que ver con la esencia de nuestro ser nacional.

Las vacaciones futbolísticas se han terminado. Ahora la cosa se debe definir entre los que de buena gana venderían el país en haras de mitológicas solidaridades ideológicas y los que quieren un Uruguay justo, solidario, próspero y por sobre todas las cosas libre.

La libertad libérrima de poder elegir en todos los órdenes de la vida por cierto no es el pensamiento de buena parte de la izquierda vernácula juntada y amontonada en ese conglomerado que es el Frente Amplio.

Sí, lo es para nosotros los que somos parte de , o apoyamos a los partidos fundacionales verdadero cerno de nuestra nación.

Que estos diez años improductivos, aciagos en logros positivos pasen a ser nada más que un mal sueño en nuestra historia depende exclusivamente de nosotros.

Los blancos deberemos estar unidos y fundidos en un solo objetivo, el triunfo en la segunda vuelta que seguramente habrá de darse en noviembre de este año.

Es de esperar que tal como nosotros que con dificultad apoyamos a nuestros históricos rivales en circunstancias idénticas, estos , no por nosotros, sino por el bien de nuestra nación retribuyan como corresponde la generosidad de tantos votantes del Partido Nacional.

Seguramente será así, seguramente imperará la razón y todos los orientales verdaderamente demócratas en su momento nos juntaremos tras la figura de quien pueda llevar a nuesro país por caminos de lógica y libertad dejando de lado absurdas y perimidas ideologías que como siempre terminan favoreciendo solamente a unos pocos allegados al poder.

Hoy el Frente Amplio empieza a mostrar no sólo su falta de unidad ideológica sino que empiezan a saltar lo que parecen maniobras económicas en el desmanejo de la cosa pública que seguramente nos llevarán del espanto al asombro dejando la duda de donde almacenar tantas manos cercenadas y como emplear tantos mancos si es que las palabras del Dr. Vázquez Rosas fueran a tomarse al pie de la letra.

Las elecciones del 2014 son ganables por la democracia y las fuerzas aglutinadas tras esa ideología de libertad.

Los candidatos son buenos, el país lo pide a gritos.

Dependerá de nosotros, de nadie más.

Pero, las vacaciones se terminaron.

 

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.