Portada » Columnistas, Titular

Perdimos U$S 1.755.000.000

04/07/2014 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

En el último día del plazo legal, con inusitada alegría y sonrisa de boca abierta, el Ministro de Economía y Finanzas presentó al Parlamento la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal 2013.

No fue sorpresa para nadie que dicha rendición presentara un celeste déficit fiscal.

Para la mayoría de la gente no significa mucho. En tiempos donde la atención máxima está puesta en el mundial de Brasil 2014 y  los ingresos del país como la alta recaudación de impuestos no alcanzan aún para pagar los gastos del gobierno del FA (sueldos de los empleados públicos, aportes sociales, gastos de funcionamiento de las diferentes oficinas públicas, pagos de pasividades, planes de ayudas sociales,  inversiones públicas y pago de intereses y capital de las deudas externas e internas), el Estado, o sea todos nosotros, perdimos nuevamente dinero como todos los años. En 2013, perdimos us$ 1.755.000.000 y una cifra similar perderemos en 2014.

Dichos déficits son el resultado de una enfermedad crónica. Los 280.853 vínculos laborales del Estado en 2013 son un síntoma del descontrol estatal. No contentos con los 268.443 que tenía la Administración Mujica en 2012, el FA los incrementó en 2013 en 12.410 nuevos vínculos.

Los desorbitantes gastos de funcionamiento del aparato estatal, los viajes al exterior de grandes delegaciones de funcionarios de confianza y de otros no tanto, los gastos de teléfonos celulares, la compra de livings, decoración de oficinas, cierre de empresas (PLUNA, Agolan, etc.), pagos eternos por seguro de desempleo, pérdidas millonarias de juicios contra el Estado, costos ocultos de la pésima relación con R. Argentina, etc., son ejemplos de otro síntoma de descontrol del gasto. A ello se agrega la abultada suma de renuncias fiscales por aprobaciones de proyectos de inversión y ciertos favores debidos por campañas electorales más las voluminosas pérdidas de entes monopólicos cuyo abanderado hoy puja por la próxima vicepresidencia de las izquierdas.

Desde Astori a Bergara la estrategia de desdolarización de la deuda y el mantenimiento de altos niveles de reservas internacionales implicaron un gasto estatal de intereses que ha afectado las finanzas públicas desde 2005. Si en 2013 el total de la deuda bruta hubiera estado denominada en moneda extranjera, el ahorro de intereses habría sido 0,8% del PIB, o sea, us$ 446 millones de dólares. Pero, había que ilusionar al votante diciendo que recibíamos siderales inversiones financieras por la confianza en el país, cuando realmente siguen llegando por un diferencial de tasas tan altas como especulativas.

Desde 2006 las exportaciones son menores que las importaciones. Esto genera déficits anuales de la balanza de bienes. Nos indica que el consumo nacional está por encima de la capacidad de producción de los bienes exportables.

Y por último, como los países y los gobiernos no quiebran, los déficits fiscales hasta ahora han sido financiados de tres formas diferentes por las administraciones frentistas: 1- aumentando la cantidad de dinero en la economía lo que genera inflación (impuesto a los pobres); 2 – obteniendo más financiamiento, o sea, más deuda y 3 – incrementando la cantidad de impuestos (IASS, IRPF, IVA, IRAE, etc.). Todas estas prácticas ya fueron adoptadas por Vázquez y Mujica por lo que deberíamos esperar en un futuro, más de lo mismo y no esperanzarnos en austeridad ni en un control del gasto público y cambio de políticas monetarias como correspondería hacer.

¡Dale que va! En algún momento habrá que ajustar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.