Portada » Columnistas

De los troncos y la libertad

12/06/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton- Bridger

A quien le interese puede ingresar a La Democracia digital para ver mi columna de esta semana en ese quincenario.

No es por cierto por vanidad personal en absoluto, sino por el tema que tocara en esa columna que gracias a declaraciones del día de ayer de la Sra. Topolansky Saavedra han tomado más vigencia aun que la que pudieron tener cuando las expresé originalmente.

La Sra. de marras no ha tenido mejor idea que sostener en los medios de prensa de ayer que se deberían eliminar las internas partidarias, sin, a juicio del que escribe al menos, dar ninguna razón convincente para sostener tal posición.

Ante esa posición no podemos menos que asumir dos cosas, a saber: la primera que las ideas manifiestas por la Sra. Topolansky Saavedra representan poco más que una expresión de su desagrado ante los resultados de las internas que le fueron adversas a su grupo político y / o en segundo lugar y al menos en nuestra opinión sus palabras no son más que una nueva expresión de su muy poco o nulo compromiso con el sistema democrático. Cosa que, vamos, no es novedad para nadie que haya seguido los procesos históricos recientes en el país.

Como sostuviera en mi columna de La Democracia la máxima expresión del proceso de la democracia es justamente el sufragio. Es ese maravilloso momento cuando los ciudadanos de una sociedad que vive en libertad pueden ejercer esa libertad ejerciendo su sagrado derecho de elegir sus gobernantes

Los demócratas no le tienen miedo a sufragar, no le tienen miedo a votar. Votar es elegir, elegir es la esencia de la libertad. Parece en cambio la que si tuviera ese tipo de miedos es esta señora ex guerrillera que solamente pretende usar la democracia para, en el fondo de su corazón, llegar a una liberadora, en teoría, dictadura del proletariado.

Sin duda su ideal de gobierno.

Pues la señora Topolansky Saavedra se equivoca grandemente como lo ha hecho tantas veces en su vida como es de pública notoriedad.

A los uruguayos nos gusta votar y a los uruguayos demócratas nos gusta aún más. Es cierto en contrapartida a esto que a veces si no hay grandes temas que nos afecten directamente podamos ser remolones en acudir a las urnas más si no hay una obligación legal a hacerlo.

Pero, a no dudarlo que la democracia es elegir, la libertad es elegir y en democracia mal que le pese a este personaje de nuestra política se elige depositando una balota en una urna, y mientras más veces lo hagamos mejor.

Por lo tanto nada de hablar de eliminar votaciones, pero, no exagerar con ellas es cierto, porque justamente la libertad que ellas implican también implica la libertad de cada uno de hacer su vida y no implica que todos los días debamos acudir a las urnas, cosa absolutamente impracticable. Por eso elegimos representantes, como su nombre lo indica, para representarnos en la gestión de la cosa pública.

Lo correcto entonces es lo que hacemos hoy los orientales, elegir voluntariamente quien nos represente dentro de las estructuras partidarias y luego obligatoriamente dentro de las estructuras jurídicas del estado que rige, en definitiva los destinos de nuestra nación liderado ese estado por los electos libremente por la ciudadanía.

Por lo visto la Senadora Topolansky Saavedra preferiría volver a los clásicos contubernios intrapartidarios y sectoriales para elegir los candidatos a la presidencia de los respectivos partidos, cosa que le hiciera tanto daño a nuestra nación en el pasado.

La democracia no es así. Nunca nos cansaremos ni de decirlo ni de defender el sufragio.

Obligatorio o voluntario el voto es la esencia de la democracia. Sistema que con sus virtudes y sus defectos ha demostrado ser el mejor sistema de gobierno inventado por la humanidad hasta ahora, para regir nuestros destinos.

Mal que les pese a algunos como la senadora Topolansky Saavedra y algún otro trasnochado que añoran sistemas fracasados en el mundo entero los uruguayos y los Blancos en particular , el Partido Nacional en su totalidad, siempre defenderá la democracia , la libertad y por sobre todas las cosas la libertad d elegir en todos los órdenes de la vida.

Por eso dieron la vida el General y tantos otros héroes de nuestro partido y así será si alguno pretenda cambiar lo que con tanta sangre y sacrificio de buenos orientales se lograra y hoy disfrutamos.

Viva la Democracia! Viva la Libertad! Viva el Partido Nacional!

Viva los Blancos, todos los Blancos!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.