Portada » Actualidad

Lacalle Pou en Código País

06/06/2014 Sin Comentarios

Código País. Para ver la entrevista en video

AS: ¿Cómo se encuentra, descansó?

Todavía no, después de este programa termino la primera ronda de compromisos, quería cumplir con la gente que de alguna manera nos da la posibilidad. Nosotros los políticos les pedimos “por favor que nos inviten, por favor que nos inviten…”. Bueno, cuando es a la inversa tenemos que estar a la orden.

AS: ¿Cuándo se entera que gana? Porque siempre tuvo mucho optimismo, hace largos meses que dice que va a ganar. Pero también es cierto que todos los candidatos a algo dicen que van a ganar. ¿Usted cuándo se dio cuenta que realmente iba a ganar?

¿Puedo ir un poquito para atrás? Porque parte de una intuición con algunos anclajes en la realidad. Cuando nos tocó tomar la decisión entre noviembre y diciembre del 2012 evalué muchas cosas y otras, no tanto por mí si no porque se embarca mucha gente en esto, la posibilidad de éxito. La posibilidad de éxito en todo el proceso electoral que acaba de empezar la primera etapa y al fondo del camino hay una luz que parecía muy tenue, y obviamente había que tener mucha confianza y mucha determinación para verla. Bueno, dependerá de la cercanía que uno vaya logrando si es una luz brillante o no. Eso es lo que me decía mi íntima intuición y lo que pensábamos y olfateábamos en la realidad. Después tuve una dialéctica con los encuestadores porque yo veía otra cosa. Siempre te quedás en la duda si tu vereda es la que te dice alguna cosa y como algunos amigos decían: “bueno ¿vos decís que te está yendo bien? Bueno, no digo que no, pero capaz que a los otros también, que era una chance, pero eran veredas que chequeábamos y rechequeábamos nosotros…
GS: ¿Cuáles eran esas veredas? Porque usted decía: “nuestros números son distintos a los de los encuestadores”. ¿Eran otras encuestas?

No, no, no. Conocimiento empírico de la realidad y de los departamentos y el ir y testear y después informaciones cruzadas en el sentido ya no de encuesta de opinión pública si no de si no de bueno… de lo que decía un dirigente y otro. No hay que olvidarse que son elecciones internas con lo cual los círculos más cercanos a la dirigencia tienen más incidencia también, nosotros veíamos eso.
GS: ¿Y esperaba ese margen? Porque la diferencia es de 9%…

¿Sabés lo que pasa? Que yo ahora te digo que sí y soy un pizarrero.
AS: Pero usted tiene la ventaja de que siempre dijo que ganaba, entonces tiene cierto margen de maniobra a su favor.

Sí, yo sí…

GS: ¿Esperaba ese margen?

Sí, no en porcentajes. Porque el porcentaje yo… no sabíamos cuánta gente iba a votar. Sí dijimos que iba a votar más parecido al 99 que al 2009, en el 99 votaron trescientos noventa y pico mil blancos, hoy estamos en cuatrocientos y pico mil. En el 2009 habían votado 480. Todos entendíamos por alguna razón que iba a ver un poquito menos votantes, igual el Partido Nacional creo que vota bien. En números más que en porcentajes teníamos ese olfato, en los departamentos también. La pregunta así, “el momento de”. Yo al mediodía tuve una encuesta a boca de urna 12:30, siempre lo tengo en el mismo lugar, en la ruta 65 llegando a lo de la familia García a almorzar, siempre me alegran o me arruinan el almuerzo. Esta vez fue una alegría, una “arruinealegría” me dicen: “está así” que yo estaba abajo pero teóricamente por el tipo de gente que vota de mañana yo tendría que haber estado más abajo. Después a las 17:30 recibo otra boca de urna que me dice que me había dado bien pero que rechequeara con una telefónica, que era un poquito bien, un pelito y yo por pelitos obviamente no me doy por ganador. Después empiezan a salir distintas encuestadoras y yo necesitaba hablar con mi compañero de partido, con Jorge. Y recién ahí dar por saldado un episodio de preferencia en el partido. Y cuando hablé con Jorge dije ahí sí… Yo tengo un problema que es innato, yo no festejo, no lloro, no grito, tengo procesiones internas muy fuertes obviamente pero la euforia en la actividad política no a lugar.
AL: Usted dijo que quería hablar con su compañero de partido, con Larrañaga. ¿Eso fue luego cuando se juntaron en la casa del partido o antes?

No, no, nos hablamos por teléfono.
GS: ¿Previamente a cuando se conocieron los resultaron de las encuestadoras de las bocas de urna?

Entre las últimas informaciones y entre que Jorge habló en la televisión nos hablamos por teléfono.
AL: ¿Qué le pareció el discurso de Larrañaga?

AS: Fue un discurso realmente muy fuerte, ¿no?
“La lucha continúa” (Lacalle Pou cita la última parte del discurso de Larrañaga).
A ver, yo no soy amigo de Jorge pero le tengo respeto, aprecio y tengo consideraciones positivas sobre su persona. Es un luchador, es un gran blanco y habla de su dignidad. Yo creo que, sin perjuicio de algunos sentimientos que a algunos lo inundan en algún momento, ahí está un ser con entereza, con ganas, que se brinda en la vida así. Si vas a la columna vertebral de sus palabras…

AS: ¿Usted estaba mirando este discurso en directo?
Fue el único discurso que yo…

AS: Bien ¿y cómo lo condiciona a usted que tenía que salir a decir: “bien, ganamos”?
Como salí, tranquilo, acá se trataba de ser el preferido. Yo con Jorge mantuve una relación excelente en toda la campaña. Algunas veces nos cruzábamos, otras veces nos hablábamos. Él es una persona –según me dicen sus allegados- afectiva. Él con ese tamaño que tiene, con esas manos me da un abrazo afectivo, conversamos en el oído algunas cosas, que obviamente van a quedar entre nosotros, pero que fueron cosas lindas dentro del momento que se estaba viviendo.

AS: Ahora tenemos algo que ha sido… uno se puede imaginar un montón de cosas previo a la interna pero una vez que llegó la interna y vemos los resultados la realidad es más fuerte que la teorización. Se ha generado un impacto muy importante en la escena política. Muchos líderes dicen “da lo mismo que ganara Lacalle o Larrañaga” pero a la vista de los hechos todo parece indicar que no da lo mismo, que hay un movimiento importante que puede llevar a determinados cambios de estrategias. Por ejemplo desde el Partido Colorado uno puede leer con claridad que se lo vé como un competidor dentro de un mismo espacio ¿usted cómo lo ve eso?
Yo creo que el tema de los espacios está bastante diluido, los procesos de decisión de la gente han variado enormemente. Gran parte se explican por los procesos de información. La emoción cada vez más juega un rol preponderante en este mundo tan vertiginoso porque no hay tiempo para dedicarle a razonamientos intelectuales y logísticos y la emoción pesa cada vez más. Cuando hablamos de emoción no necesariamente hay un afincamiento ideológico intelectual. Entonces para mí hablar de compartimentos estancos electorales, salvo gente muy afiliada a determinadas ideologías, me parece que seleccionar a la gente según esas cosas…

AL: Pero no es lo mismo votar al Partido Colorado que votar al Partido Nacional, ¿no? O que votar al Frente Amplio o votar al Partido Independiente.
Obviamente porque en nuestro país como pocos países del mundo, según los que saben, un 60% de gente que se dice perteneciente a un partido político. Y después cuando repreguntás hay como un 18% un 20% más. Pero yo estoy hablando del electorado fluctuante que se mueve por distintas condicionantes que algunas serán de bienestar económico, otras de un concepto de prosperidad más amplio. Pero yo creo que el factor emocional, que no es emoción simple, es emoción en el sentido “yo le creo”, “yo coincido es coherente”, que no parten de un silogismo, parten de una relación con el futuro gobernante.

GS: Usted dice que no quiere hablar de compartimentos estancos, pero por ejemplo han surgido algunos comentarios en el Frente Amplio. Por ejemplo ya ha empezado a hablar de que están como a la derecha del espectro. Por citarle uno, Sendic dijo que hay dos modelos de país bien específicos en los que los uruguayos van a tener que elegir.
Yo particularmente con Raúl Sendic tengo buena relación personal y en esto discrepo cien por ciento. Pero bueno…

AL: ¿Con Astori? Lo catalogó de derecha neta a usted.
Como no le contesté a Vázquez no le voy a contestar a Astori.

AL: Pero ahora estamos en otro proceso…

Con el mayor de los respetos si quieren tuitear la política están en todo su derecho, si quieren profundizar en agendas de gobierno, quizás todavía tenemos la suerte de coincidir en algunas cosas, no tanto en la palabra bienvenido.

Antes se le llamaba debate pero no quiero decir debate porque a alguna gente le genera alergia.
AL: Ya lo dijo en la entrevista pasada.

Soy aburrido pero coherente.
GS: Usted ha hecho una campaña por la positiva y a lo largo de las restantes etapas que queda va a mantener esa campaña. ¿Usted cree que va a ser posible no confrontar?

Lo que pasa es que hay un concepto equivocado de la confrontación. Algunos piensan que es el estímulo-respuesta, la acción-reacción. La gente no hace esos razonamientos, en realidad la confrontación se puede dar en los estilos: “este que lo único que hace es hablar de los demás” o levantar muros y “este que es un atrevido”, o sea nosotros, que derribamos muros, que no confrontamos por confrontar, que no entramos en la chiquita y que hablamos de lo que pensamos hacer si nos toca gobernar. Y que todavía tenemos la capacidad de elogiar al otro y decir que nosotros queremos ser mejores. Hay dos opciones: la elección por mediocridad y por el tirarnos de la camiseta hacia abajo o la capacidad de elogiarnos mutuamente y tratar de ser mejores. Yo me imagino que si hacemos lo segundo la gente puede tener mejores gobernantes. Estímulos para contestar muchos.
AL: ¿Pero tiene que frenarse? ¿Siente que se tiene que controlar?

La vida es autocontrol, la vida de cualquiera de nosotros es autocontrol.
AL: Está bien pero hay momentos que se sale de ese cauce…

Tengo el súper yo bastante edificado.
AS: Pero diputado, por ejemplo, cuando Sendic plantea dos modelos de país, ¿no es positivo marcar ese escenario?

Claro, pero hay que desarrollar esas cosas, por eso me parece bueno los intercambios de opinión con distintos datos, antiguamente conocido como debate con todos los candidatos. Nosotros tenemos nuestra verdad, estamos enamorados de nuestra verdad y creemos que es la mejor.
AL: ¿Pero no están claros esos dos modelos?

Tengo ganas de repreguntar: ¿qué modelos?
AL: Bueno, el modelo del Frente Amplio…

¿Cuál es el modelo del Frente Amplio?
AL: Bueno, un modelo que habla de darle al Estado más instrumentos…

Eso no es un modelo.
AL: Bueno, es lo que maneja el Frente Amplio.

AS: Se ha hecho hincapié por parte del Frente Amplio que antes las políticas sociales se veían en segundo o tercer lugar.
Primero que no es cierto. Cuando se habla de unas cosas hay que sustentarlas. Capaz que estoy un poco reiterativo y aburrido, capaz que como hace tan poco tiempo que vine pero no sé si hablamos de los objetivos de desarrollo del milenio. Planteados en el 90 hasta el 2015. Para el año 94 los ODM, son las Naciones Unidas no es Luis Lacalle ni ningún evaluador nacional, establece que en el año 94 en lo que hace a la pobreza y la marginalidad con respecto a los valores que venían… ¿quieren hablar del pasado? Hablemos del pasado, yo quiero hablar del mañana. Algunos van a hablar del Maracaná que es un orgullo nacional, nosotros queremos hablar de Brasil 2014.

AS: A propósito de Brasil 2014 el otro día el expresidente, el doctor Vázquez, hizo referencia justamente a que –lo dijo en España- en octubre hay que optar entre un seleccionado de la Sub 20 o la selección con mayor experiencia.
¿Viste? Me veo tentado, casi, casi, pero no voy a entrar. Tengo tres respuestas acá pero no, no. Me las voy a llevar para casa.

AS: Se las guarda por ahora…
Hay que decirle al doctor Vázquez que está bien, que todas esas cosas que son llamativas y que está todo el mundo preguntándonos por esas cosas…

GS: Usted también hizo referencia al fútbol en su discurso, habló del Maracaná…
Claro, pero son temas cronológicos, no temas de otra gente. Cronologías, o sea, formas de ver la vida. Yo puedo venir acá y hablar del Maracaná, no puedo hablar mucho porque yo nací en el 73 y algunos ya estaban vivos pero lo primero que vi fue el Mundialito del 80 y Nacional campeón de América, después nos desacostumbramos rápido.

AS: También hay un tema que está sobre la mesa y sabemos que usted va a guardar silencio porque tiene que ver con definiciones que no están en sus manos o que usted le dio la oportunidad de definirse al otro sector del Partido Nacional. El tema de la Vicepresidencia, ¿en qué está? ¿Se han dado plazos?
Soy pie y obviamente los tiempos de la otra ala del partido que es la mitad del partido casi, que la encabeza Jorge Larrañaga, Jorge y Alianza es mano. Obviamente que hay plazos me imagino que perentorios pero no son vencimiento con fechas, es la normalidad de las relaciones humanas, hay procesos distintos y los procesos de uno no siempre llevan el mismo tiempo que los procesos de otros. Entonces hay que ser respetuosos de eso. Yo estoy convencido –y reitero sin haber hablado con Jorge- estoy convencido de que Jorge Larrañaga es un luchador y eso me parece que es una definición y no tengo que profundizar más. Y voy a esperar a que el sector de Jorge tome una decisión que obviamente va a ser consultada como ha sido siempre. Como fue la fórmula anterior, la otra. Yo era cabeza de un grupo del Partido Nacional ahora tengo el orgullo de estar en la punta de la fila de mi querido Partido Nacional. Y lo primero que tiene que haber es cohesión. Y ustedes se acuerdan que me preguntaban de la fórmula y yo les hablaba del abrazo. Porque la película que yo veía tenía este final y para mí era mucho más importante el abrazo, que significa mucho más pertenencia, mucho más afecto que…

AL: Pero nos dijo que tenía el perfil…
Lo tengo.

AL: ¿Tiene el nombre y el perfil de quien sería el que lo acompañe?
Lo tengo.

AL: Pero usted está esperando que le ofrezcan, que le den un menú de nombres
Exacto.

AL: ¿Pero usted puede vetar?
Vetar no es la palabra, puedo no coincidir.

AL: Es decir, le ofrecen a Antonio Ladra y usted dice: “no, yo con Antonio Ladra no”
No creo que agarre Antonio pero te tengo fe, sobre todo para dar lata…

AL: Pero le dan un nombre y a usted no le convence: ¿tiene el poder de veto?
No sé, pero no creo que sea necesario llegar a esa situación, me juego la cabeza.

En los abanicos que estamos manejando…
AL: O sea que algo hablaron

Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou no.
GS: Entre sectores, digamos.

Hay amigos, hay bases comunicantes y sobre todo hay nacionalistas, hay blancos que están expectantes de que esto se solucione. Conocedores de los plazos. Hay mucha más gente en el partido que zurce que la que corta.
AS: ¿Por dónde sigue toda la historia ahora? Porque uno se puede encontrar con una cantidad de temas para afrontar. Prioridades, los temas de debate, ¿en dónde piensa hacer hincapié?

En la agenda que veníamos teniendo, obviamente conciliando la agenda con todo el partido y seguir hablando de quiénes somos, quiénes pretendemos que gobiernen. Obviamente sabemos que vamos a tener que avanzar en el equipo…
AL: Y negociar el programa también.

Bueno, por eso conciliar, conciliar las agendas, negociar, obviamente un grupo fue preferido y me imagino que en el corte…
AL: Alguna decisión puede tomar…

Claro.
GS: ¿Qué cosas ustedes se quieren reservar? ¿En qué cosa no tranzaría por ejemplo?

No sé si no tranzaría pero me parece que hay definiciones que han tomado, que tomó Jorge, que tomé yo. El tema de la edad de imputabilidad y de la reforma tiene que ni siquiera ser programática porque es un tema de urnas. No es: acá está el programa, es un tema que se va a plebiscitar. Obviamente nosotros estábamos a favor, Jorge estaba en contra, eso no me parece que tenga que ser materia programática. Quizá alguna otra cosa quede. Si se pueden matizar algunas cosas lo haremos y si no es de índole de principio, de valores, de estricta necesidad de gobierno podemos dejarlo afuera. Yo soy partidario de incluir la mayor cantidad de cosas y generar una verdad que no contradiga ninguna de las dos verdades.
AS: Yo voy a insistir con el tema de las diferencias. Vamos a ver lo que decía Rafael Michelini en las últimas horas.

(tape de Rafael Michelini: “Hoy la oferta electoral del PC y PN es ya no de Montevideo, ya no de la Costa, es de Carrasco…”)
AS: Bueno ¿y qué tiene para decir de estos comentarios?

¿Me están hablando en serio, que yo opine de lo que dijo Michelini? No, paso.
AS: Yo le preguntaba por los próximos pasos a dar en la campaña y hablábamos de lo que está sobre la mesa. Usted había hablado de diferencias de leyes que ya están vigentes. Por ejemplo la ley de educación usted fue muy claro, piensa cambiar algunas cosas. ¿Qué otros objetivos se plantea cuando estamos hablando de modificar lo que ya está escrito y en práctica?

¿Estamos hablando de todo el espectro?
AS: No, todo el espectro no, yo necesito ejemplos. La ley de educación usted dijo que la cambiaría.

Sí, sí, vamos a modificar parcialmente el tema de la participación del gobierno en la educación. Es la primera medida que tenemos en las 38 que están en las medidas de educación.
AS: Interrupción del embarazo, ¿queda así como está o cambiaría algo?

Yo voté tres veces en contra, estoy filosófica, religiosamente en contra, constitucionalmente en contra, demográficamente en contra…
AS: Bien, pero yo le pregunto si usted le cambiaría algo. Mañana tiene el equilibrio parlamentario de su lado y usted…

Nosotros tenemos la posibilidad de recurrir a las urnas y la sociedad nos dio fuertemente la espalda. Si se presenta un proyecto de ley derogando el aborto, obviamente yo tengo que ser coherente y votarlo. Sobre la iniciativa habría que discutirlo.
AS: Habría que discutirlo, ¿usted no lo presentaría ese proyecto?

Habría que discutirlo.
AS: ¿Y ley de responsabilidad penal empresarial?

Nosotros no somos partidarios y sí pretendemos derogarla.
AS: ¿Y la marihuana?

Es una ley que no se va a aplicar. Es una ley que es propia de la imaginación y no de la realidad. Nosotros hemos tenido una posición clara al respecto nos parece que hay que castigar mucho más fuerte a los narcotraficantes, sobre todo al que pone la plata y nunca lo ven, ni siquiera hace de mula, si no que se beneficia de ese negocio. Es difícil de perseguirlo. Penas inexcarcelables. No puede ser que porque se porte bien en la cárcel salga, internación compulsiva. Artículo 121 y 122 del Código del Niño para niños y adolescentes y creo que tenemos que trabajar en la internación compulsiva para adultos, dicen por allí que hay una ley que lo habilita, yo soy partidario. Subsidio a los tratamientos, $18.000 un tratamiento ambulatorio, $36.000 un tratamiento con internación: no hay familia media que pueda bancar eso y no creo que el Estado tenga que tener un rol de comerciante de estupefacientes. Me parece que abandona su anclaje de velar por la salud pública y prevenir adicciones. Yo creo que la contradicción entre el artículo 3 y 31 de la ley de estupefacientes hay que solucionarlo y por eso yo hace tiempo planteé la válvula de escape con la cual voté a favor en ese momento (autocultivo).
GS: Usted dijo en su discurso el domingo que está dispuesto a llamar a gente valiosa de distintos partidos para un eventual gobierno. ¿Usted participaría en un gobierno del Frente Amplio?

¿Puedo volver a lo de la película? No voy mucho al cine pero se ve que me gustó. En la sala número uno el final para nosotros es feliz y de responsabilidad.
AL: Usted dijo que el Ministerio de Educación y Cultura es lo más importante.¿Qué otros ministerios se reservaría para usted? ¿Qué usted dirigiría?

Hice ese ejercicio y cuando quise acordar iba 13, va a estar complicado.
AL: Va a estar complicado, pero algunos más que otros.

Obviamente Educación y Cultura fue una determinación de futuro del país.
AL: Además nombró a la persona.

A Pablo da Silveira. Obviamente hay Ministerios que se consideran claves, para mí son todos clave. Por ejemplo, voy a hablar de un Ministerio que a veces parece de segundo orden. Turismo y Deporte, nosotros en nuestra agenda apostamos fuertemente al Turismo y Deporte como recreación, como competencia
AL: ¿Separarlos?

No sé si separarlos. El Turismo emplea más de 97.000 uruguayos y a veces creemos que es un Ministerio de segunda. Todos son Ministerios importantes, si logramos encontrar gente idónea en todos los partidos políticos, que la idoneidad tiene que tener fuertes dosis de confianza, que yo pueda dormir sin frazada con el ministro de otro partido que es una persona de bien, una persona idónea y que se le pueda delegar. Porque la esencia del gobierno es poder delegar y asumir todas las responsabilidades y para eso tiene que haber un vínculo de confianza enorme.
AS: Se nos fue el tiempo y llega Hogue. ¿El Mundial lo va a ver en algún lugar en especial?

Dónde lo voy a ver no sé, espero verlo con mis hijos. Disfrutan como locos.
AS: ¿Se toma algún día de descanso ahora?

Después de que el partido cohesione quizá algún día con mi mujer para cargar las baterías de un noviazgo de 16 años, nos viene bien.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.