Portada » Destacado

Héctor Martín Sturla Berhouet

25/04/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton-Bridger

Hacen ya veinte y tres años que Martín fue, por quien sabe cuales de los misteriosos designios del señor, arrancado de los brazos fraternos de sus amigos y de los amorosos afectos de sus familiares.

Una pérdida del cual el que escribe al menos nunca se repondrá.

Cosa rara que en un negocio, una actividad tan inmisericorde como lo es la política se puedan forjar relaciones de tal profundidad.

Un regalo del señor sin duda quizás proporcional a la pérdida sufrida por tantos amigos y admiradores que Martín cosechara durante su corto, demasiado corto pasaje por esta vida.

Los hechos fueron que el dia martes 22 de abril próximo pasado en la plazoleta que lleva su nombre más de doscientos familiares y amigos se reunieron para recordar a quién tanto nos marcó.

Nos marcó por su notable inteligencia, su don de gentes, su capacidad de relacionamiento con la gente, su hombría de bien y la lista es casi interminable.

Martin Sturla a no confundirse también tenía sus defectos pero nunca, ni cerca, estos se acercaron a sus enormes virtudes.

Si no fuera así no se podría explicar que su memoria siga viva entre tanta gente e incluso entre gente que no llegó a conocerlo personalmente.

No queda más entonces que felicitar al querido amigo Fernando Pazos que de niño empezó a militar en la lista 31 de Sturla de la mano de su igualmente querida y querible madre Miriam Rozado, blanca de ley y trabajadora incansable en haras de los ideales de nuestro partido que Martín tan bien representaba.

Es obligación de sus amigos mantener viva la llama de quien nos enseñara tanto, de quien fuéramos amigos y en algunos casos confidentes.

Como dijera tan bien el Dr. Lacalle Herrera en algún momento, ‘ el señor no quiso esperar los frutos que pudieran surgir de la obra de Sturla, quizo disfrutar de las flores en toda su esplendor y por eso se lo llevó’.

Por muchos años el que escribe no podía ni hablar de Martín sin que se le cayera una lágrima, su hermano Daniel es testigo de esto. Hoy con los años y la serenidad que da el tiempo uno ya puede recordar al amigo con la tristeza de no tenerlo entre nosotros pero con la alegría de ver sus hijos criados y nuestro partido, por el cual tanto luchó fuerte y vigoroso con candidatos que serían un lujo en cualquier agrupación política.

El general dijo cuando la traición del Cnel. Nuñez llevándose su gente y buena parte de las armas de la revolución, ‘no importa, se fue la cáscara pero el cerno queda’.

Con la ida de Martin Sturla el partido , los blancos perdimos una buena parte del cerno, sin embargo tan grande es nuestro glorioso Partido Nacional que soportó el golpe y hoy va en camino a una nueva liza electoral que bien nos podría ser favorable.

Martín Sturla no lo hubiera querido de otra manera.

¡Viva el Partido Nacional! ¡Vivan los Blancos , carajo, todos los Blancos!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.