Portada » Actualidad

Nuevo constitucionalismo y Separación de Poderes 1

11/04/2014 Sin Comentarios

En un reciente seminario realizado por el Instituto Manuel Oribe, el Dr. Juan Carlos Cassagne abordó el tema del neoconstitucionalismo y la separación de los poderes.

Al analizar el fenómeno del nuevo constitucionalismo destacó la importancia que tienen en esta tendencia los principios generales del derecho y el papel del juez en el campo de la interpretación que no se limita a ser un mero aplicador de la norma sino que se convierte en un protagonista activo de la creación del derecho a través de la aplicación de los principios clásicos de la justicia contenidos fundamentalmente en los llamados principios generales del derecho.

Estos principios son universales y prevalecen sobre las normas positivas constituyendo verdaderos mandatos que resultan obligatorios para los jueces. Es decir, que tienen una operatividad directa o derivada según los casos.

En ese contexto, los principios que nutren el Estado de Derecho poseen una trascendencia fundamental en cuanto se irradian a todas las instituciones de los derechos público y privado.

En el Estado de Derecho cobra una singular importancia el principio de la separación de los poderes concebido por el genial Montesquieu, el cual se basa en la idea de que los poderes tienen que estar limitados y separados de modo que el equilibrio resultante sea una garantía de protección de las libertades de los ciudadanos habida cuenta que toda persona que ejerce un poder tiene una tendencia natural a abusar del mismo.

En la actualidad, la clásica distinción ha adquirido un nuevo sentido en cuanto 1) se torna más necesario que nunca garantizar la independencia del Poder Judicial dado los vínculos que hoy día existen entre el Ejecutivo y el Legislativo provocada por las relaciones de dependencia que se generan como consecuencia del sistema de los partidos políticos; y 2) asimismo, aparece la necesidad de la existencia de autoridades regulatorias independientes exentas de los controles políticos (ej. poder de intervención), las cuales deben hallarse dotadas de independencia y especialización funcional.

Como todo ello, tiende en definitiva a proteger las libertades de los ciudadanos y sus derechos fundamentales que derivan de la dignidad de la persona humana, el principio de separación de los poderes constituye un principio general de derecho que, como tal, configura un mandato obligatorio para que el mismo sea observado por la legislación y las prácticas administrativas en el Estado moderno, sin perjuicio del control de sus actividades por parte de los jueces.

A tal fin, el gran desafío consiste en abrir los cauces o caminos para plantear la inconstitucionalidad de todas aquellas violaciones de principio de separación de los poderes en el plano de la nueva realidad del Estado.

La próxima semana abordaremos otra conferencia de este importante tema que contó con la presencia del precandidato Luis Lacalle Pou e importantes conferencistas.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.