Portada » Columnistas

Error de apreciación

28/03/2014 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

El error en la apreciación sobre la realidad de Venezuela, puede desencadenar una situación incontrolable para ese país y para la región. Interpretar los hechos que se vienen sucediendo irremediablemente hace años y las consecuencias en la actualidad es un imperativo de responsabilidad para los liderazgos de nuestra región. La gravedad de los hechos que se desarrollan, no pueden ser mirados como fotografía para comentar sino como un proceso que emite señales para un análisis prolijo y proyectar escenarios complicados, algunos previsibles y aún así de consecuencias inconvenientes par la estabilidad interna de Venezuela, Y también regional.

El discurso confrontativo, maniqueo, excluyente, se ha llevado allí por delante las normas de convivencia democrática y republicana desde hace años. El relato oficial, en el que solo ocupan el lugar de los patriotas los que comparten la visión, la parafernalia y la estética radical del denominado Socialismo del Siglo XXI, se ha encargado de generar una profunda sangría en la sociedad venezolana. La sola mención de una opinión contraria, fue convirtiéndose paso a paso en un documento descalificador. A partir de esta lógica perversa, no era posible esperar otro resultado que el que hoy se exhibe allí. Aquellas aguas trajeron estos lodos.

El vecindario, seducido por la contundencia del discurso de su creador Hugo Chávez, o por los obsequios ofrecidos en nombre de la solidaridad, que comprometían paso a paso y gravemente la economía y las finanzas de Venezuela, fue admitiendo los excesos, disfrazando su gravedad en el folklore caribeño, escondiéndolo detrás de la apelación al principio de no intervención y asistiendo como espectadores al proceso de radicalización hacia afuera y hacia adentro disfrazado en un discurso anti imperialista, muy seductor para las elites de la izquierda latinoamericana.

Error de apreciación sobre como se desarrollaba el ya largo proceso, que han desatado demonios incontrolables, a nuestro juicio en estas horas. Un nuevo error en el análisis de la actualidad puede derramar sobre la región un corrosivo efecto para la convivencia y la estabilidad.

La construcción del derecho y el diseño del estado del Partido, dispuesto a conmover las reglas de convivencia republicana en la que el ciudadano, sujeto de libertades y derechos debe ser la principal referencia, se organizó sistemáticamente. La manipulación de la justicia, el acoso Mientras tanto la comunidad regional observaba indolente los avances de la intolerancia. La Venezuela imperial del Socialismo del SXXI, interviniendo aquí y allá, manipulando el discurso maniqueo del anti-imperialismo. La creación de un enemigo imaginario para todos los que vivimos en la región, trató de la exportación de un modelo cuyas graves consecuencias hoy se registran elocuentes en Venezuela. Y mientras tanto en la región nadie hacía nada, por temor a cruzarse con el insulto o la descalificación o tan grave o peor aún, a perder los negocios y contratos, los regalos o la plaza para los negocios de su País en Venezuela.

La insensibilidad y el error de cálculo han hecho su obra. Venezuela es un polvorín.

Y que puede esperarse?,

En la medida que continúe el desinterés y la falta de seriedad para apreciar la situación, el avance del espiral y su contagio.

34 muertes en 34 días, miles de detenidos, torturados, demonios desatados desde estructuras para oficiales que encuentran en el discurso exclusivista y confrontativo una justificación de sus tropelías. Acoso y descalificación sistemática a la legítima representación de la oposición Una ciudadanía, cansada de reclamar en el marco del derecho, harta de expresar a la comunidad regional e internacional la gravedad del proceso y los peligros de su deriva, ha encontrado en la protesta callejera el único medio para defender su visión. Ese desesperado grito que reclama concordia y respeto ha sido lanzado por la juventud, por los estudiantes, en una etapa de la vida en las que el ser humano se prodiga por las causas que considera nobles, y que causa mas noble hay que la Libertad. Todas las señales indican que este proceso no se detiene, hasta que seriamente y sin atajos desde donde sea operen mecanismos de intensidad para que se generen condiciones de respeto, dialogo y búsqueda de mínimos de convivencia democrática. Quien se haga cargo que este proceso debe ser inmediato, deje de lado su actitud contemplativa, y asuma que para algo en serio existen los organismos regionales comenzará a ayudar a mitigar el desinterés que ha ambientado la grave situación que hoy existe.

Lamentablemente, y si no se influye sobre la dramática situación actual de Venezuela el polvorín explotará, y las consecuencias serán muy negativas para todos en la región. Aunque sea como profilaxis y por egoísmo, los gobiernos de la zona deberían actuar, de una vez responsablemente.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.