Portada » Destacado

La demagogia de técnicos y políticos

27/03/2014 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

La demagogia de los técnicos y políticos que nos gobiernan hace perder las esperanzas al ciudadano común de encontrar un camino justo para el desarrollo personal y para el crecimiento de la familia afectando su bienestar presente y futuro. Para quienes soñamos con ser gobernados por líderes honestos, siempre nos queda la esperanza que en democracia y ante nuevos actos eleccionarios se presenten nuevos candidatos que por su trayectoria no han sido señalados como políticos demagogos o corruptos.

La falta de respeto a la inteligencia de la población del ministro de economía cuando intenta explicarnos que bajando los impuestos al 5 de oro, el IVA a los cargos fijos de UTE y Antel y los acuerdos de congelamientos de precios de algunos productos con los supermercados como los aceites (girasol, maíz, soja), el agua con gas, arroz, azúcar común, café, cervezas nacionales, champús, cocoa, desodorantes en aerosol, detergentes (lavavajillas y manos), fideos (semolados y al huevo), gaseosas comunes, harina de trigo, lavandinas, jabón de tocador, leonesa, mantecas, margarinas, mayonesa común, pan de mesa, flauta y baguette, papel higiénico, pasta dental, pollos con menudos, pulpa de tomate tamizada (concentrada en tetra), quesos rallados, tés puros, vino de mesa (tetra) y yerba sin palo por determinado período mantendrán la tasa de inflación por debajo de dos dígitos.

La decisión apoyada por el Poder Ejecutivo no es ni más ni menos que un grosero maquillaje de como matemáticamente se alcanzan las metas macroeconómicas que están dirigidas a demostrar a los acreedores externos y a la comunidad internacional la estupenda marcha de nuestra economía.

Si la política económica propuesta por el ministro de economía y avalada por el Poder Ejecutivo, no corrige el exceso del gasto total que realizan las familias, las empresas, el sector público y los precios de los alimentos, el próximo gobierno enfrentará una pesada carga que sin duda culminará en un duro ajuste fiscal. Las presiones más importantes son de origen doméstico o interno. Los precios que más suben son los de aquellos bienes y servicios que se producen en el Uruguay y que no se comercializan con el exterior como la enseñanza, clubes deportivos, servicios de salud, etc.

Los precios son la principal variable que determina cuales bienes y servicios serán demandados por las familias, las empresas y el gobierno. Sin embargo, también la cantidad de dinero que circula en la economía, los impuestos que los trabajadores y empresas aportan al sector público (Rentas Generales) y el nivel de renta de los agentes económicos contribuyen a su formación.

La variación anual de precios al consumo al 28/02/2014 alcanzó a 9.82% y el Instituto Nacional de Estadística (INE) a través del informe de los principales indicadores de la situación del ingreso de los hogares y de las personas que resultan de la Encuesta Continua de Hogares estimó que en el mes de enero de 2014, un ingreso medio de los hogares a valores corrientes (sin aguinaldo y sin valor locativo) para el total del país de $43.479, siendo en Montevideo de $50.360 y en el Interior de $38.571.

Alcanzar una inflación de dos dígitos puede distorsionar entre otros el mercado de trabajo, el financiero y los ajustes que utilizan al IPC para corregir pasividades, impuestos, etc.

De acuerdo con la opinión de prestigiosos analistas económicos, la actual política económica y el ministerio de economía actúan sobre los síntomas y no sobre las causas de la inflación. Entienden que es un intento de ganar tiempo continuando con la inconsistencia existente entre las políticas macroeconómicas (fiscal, salarial, monetaria).

No va a ser posible tener la inflación baja con el crecimiento que se verifica con el reinante alto gasto público y con los ajustes salariales indexados por la inflación pasada. Desacelerar el aumento del gasto y corregir la indexación salarial son claves para reducir naturalmente el aumento de la inflación y no los parches que se han dado en establecer que si bien encontrarán alivio inmediatamente sus consecuencias dentro del año no hace más que postergar el ajuste y este puede después ser más grande y costoso. La renuncia tributaria no le deja nada a la sociedad a futuro.

La Administración Mujica va a ser recordada entre otros desatinos como aquella que indujo a quebrar la barrera de dos dígitos y desembocar en un gran lío para todos los uruguayos en un año electoral resistente a la baja del sideral gasto público del gobierno tupamaro, comunista y sindical.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.