Portada » Columnistas

Nuevos inquilinos

21/03/2014 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger

Nuestro egregio Sr. Mujica Cordano ha aceptado recibir unos prisioneros, probables terroristas, de Guantánamo.

Guantánamo como información no más, es una base naval yanqui ubicada en un extremo de la Isla de Cuba.

Los norteamericanos han concentrado sus prisioneros terroristas supuestamente miembros de Al Quaeda en esa base.

Una vergüenza para ese gran país otrora real defensor de la libertad, la democracia y receptor de incontables inmigrantes escapando de una Europa despótica, opresora y muchas veces en condiciones de hambruna.

Los yanquis en su furia por el despreciable ataque del 9/11 a las torres del World Trade Centre de Nueva York no tuvieron mejor idea que adoptar los mismos métodos que sus agresores.

Comprensible pero absolutamente indigno para un país como los Estados Unidos.

Así fue que secuestraron, torturaron y guardaron a tantos supuestos terroristas en la base caribeña.

Peor, desobedeciendo sus mejores tradiciones los dejaron en un limbo jurídico que parecía no tener salida. Ni los llevaban a juicio en el país de ellos, ni en el continente con todas las garantías que eso encerraba ni en realidad les pudieron hacer juicios militares ya que sus prisioneros no lo eran.

Es así que Gitmo como le dicen los yanquis se convirtió en un gran problema, más cuando se comprobó que muchos de los supuestos terroristas no lo eran. Eran solamente producto de la falta de control y el exceso de celo de algunos integrantes de los servicios de inteligencia del gran país del norte.

¡Cuidado! Hubieron terroristas en serio en Guantánamo pero fueron los menos, los muchos menos.

La cárcel se convirtió en un depósito de musulmanes sin destino cierto y sin condena a la vista. Peor, en una gran lío para el gobierno de Obama.

Si hubiera sido otro el país atacado estos individuos nunca más hubieron visto la luz del día y hoy serían nada más que alimento de los tiburones que abundan en el estrecho de la Florida. Pero no, los norteamericanos quisieron hacer las cosas bien a medias.

Terminaron haciendo todo mal.

La cárcel de Guantánamo se debió cerrar hace tiempo. Hoy el presidente Obama le pide al Sr. Mujica Cordano que acepte alojar algunos, no tengo claro cuantos, de los ex presos de la cárcel en nuestro país.

El Sr. Mujica Cordano ha aceptado como era obvio.

De esto se desprenden dos grandes conceptos. Una, que ahora sí, sin duda, el Sr. Mujica Cordano a pesar de su pasado guerrillero será recibido en la Casa Blanca por Obama y segundo que cuando uno adopta las mismas tácticas que su enemigo se convierte en lo mismo que su enemigo. Hay que tener estómago para aguantar esas cosas.

Los yanquis demostraron que no la tienen y es buena cosa.

El país más poderoso del mundo convertido en terrorista sería un fenómeno histórico de terror.

Menos mal que las cabezas más frías han predominado.

Esperemos que los orientales no debamos pagar el precio de alojar tan problemáticos alquilinos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.