Portada » Actualidad

¿Y si los contribuyentes nos rebelamos?

17/03/2014 Sin Comentarios

Recientemente el diario El País publicó una nota, en sintonía de lo que se venía discutiendo a partir de los datos de la Rendición de Cuentas que merece un análisis. El peso de los funcionarios públicos y la eficiencia del gasto que hacemos como sociedad.

Desde que asumió el Frente Amplio comenzó un proceso que revierte el intento de los anteriores 10 años en disminuir la plantilla de la Administración Pública o por lo menos los funcionarios públicos (inamovibles).

Este tema más allá de la primera mirada, necesaria, también requiere una reflexión de cómo usamos los recursos que salen de los bolsillos y el esfuerzo de los contribuyentes.

Es tradicional la presencia del Estado paternalista y empleador en nuestro país, no tanto a causa de las crisis sino más bien de las bonanzas. Esa patología de nuestros gobernante de no funcionar contra ciclo. Así volvemos a sumar decenas de miles de funcionarios al Estado. Eso está mal o bien, depende de “para y que“ porcentaje.

Si uno analiza los números la mayoría de plantilla del Estado son maestros, empleados relacionados a la salud y la seguridad. Eso, obviamente está bien. Pero no del todo ya que si se le suma lo que el contribuyente paga por servicios privados por ineficiencia de lo público tenemos la imagen completa del escenario del país. Se gasta un 60% en recursos humanos que luego se superpone por necesidad con servicios brindados por privados y eso relega a las inversiones básicas que un país también requiere, por ejemplo, logística y porque no mas inversión social.

Veamos lo que dice el informe de El País, y luego sigamos con el análisis:

- “En dos años el Estado incorporó a 12.671 funcionarios públicos. Entre el 1° de marzo de 2010 y el 31 de diciembre de 2011 el gobierno del presidente José Mujica incorporó 12.671 funcionarios públicos y la cifra total se elevó a 264.078. Supera a los que había en 1995, cuando se prohibió el ingreso al Estado“.

- Entre 2005 y 2009 se crearon 23.232 nuevos vínculos laborales con el Estado, entre los que se cuentan funcionarios públicos y contratados en calidad de becarios, pasantes, arrendamiento de obra, etc.

- Mujica asumió el gobierno con 264.957 dependientes del Estado (de los cuales 248.157 eran funcionarios públicos), cifra que en un año se elevó a 273.959 (9.002 más). El 2011 se cerró con 277.628 vínculos laborales. En ese año se incorporaron al Estado 3.669 dependientes que sumados a los ingresados durante 2010 totalizaron 12.671.

- En definitiva, entre el 1° de marzo de 2010 y el 31 de diciembre de 2011, el Estado incorporó 9.421 nuevos funcionarios públicos y dio la calidad de tal a 3.250 trabajadores que estaban contratados a término bajo otras modalidades.

- La cifra de públicos asciende a 264.078 y supera a los 261.122 que había en 1995, cuando se prohibió el ingreso al Estado. Los trabajadores contratados son 13.550, mientras que en 2004 eran 12.271. En total, al 31 de diciembre de 2011 había 277.628 vínculos laborales (funcionarios y contratados) vigentes con el Estado.

- En materia de recursos humanos, a través de distintas normas contenidas en la Rendición de Cuentas se suprimen 146 cargos y a la vez se crean otros 736, lo que da un saldo neto de 591 nuevos puestos de trabajo en el Estado con respecto al año 2011. Además, una norma habilita al Ministerio del Interior a establecer hasta 1.000 nuevos vínculos en forma de contratos. L

- El proyecto de Rendición de Cuentas incluye US$ 129 millones en materia de egresos para 2013, los cuales se adicionan a los US$ 150 millones ya previstos en el Presupuesto para ese mismo año.

- La Rendición de Cuentas incluye en varios Incisos la creación de cargos de asesoramiento a los ministerios, como en Trabajo, Turismo y Relaciones Exteriores. Se crea un cargo de confianza política en el Ministerio de Desarrollo Social para un director de Desarrollo Social; y se crean además los tres cargos de confianza política para el Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa), pero sin que se descentralice del INAU, tal cual había anunciado el gobierno.

- Uno de los elementos que mejor describe la precariedad de algunas situaciones es lo que ocurre en el Mides, donde tres cuartas partes de los funcionarios son titulares de contratos laborales con ONG o fundaciones. El Mides ha tercerizado buena parte de sus cometidos, muchos de los cuales se han adjudicado en forma directa a cooperativas.

- Además, por el artículo 7° del proyecto de Rendición de Cuentas se crea una comisión para asesorar al Poder Ejecutivo en cuanto a la remuneración de los funcionarios públicos en general y sin dar mayores detalles de si se trata de un marco para el nuevo Estatuto“.

Volvamos pues al análisis, por lo que indican los datos lo que engorda no es quien dan servicios básicos a los contribuyentes sino cargos políticos o burocráticos.

Ahí está el gran problema, funcionarios inamovibles y de confianza que entran y quedan sea el gobierno que acceda. ¿A qué les hace acordar eso de que de 10 pesos 6 se van para sueldos?. Sí, a la Intendencia de Montevideo. El país cae en las redes de la modalidad de funcionamiento de la izquierda, una estructura paralela que depende de intereses políticos y desplaza a los funcionarios de carrera y por tanto sobredimensiona el gasto en recursos humanas a costo de inversiones que el país requiere con urgencia.

Como país nos debemos una seria discusión de en que se usa nuestros recursos y unas sincera responsabilidad del uso de los fundos públicos.

Una nueva forma de contratación de recursos humanos, más controles y transparencia. Con eso tendremos más inversión social, mejor infraestructura, salud y seguridad.

No es difícil, mejor gestión, mas respeto y más obras. Ya lo probamos del 91 al 95, hoy con mas recursos y experiencia lo podemos volver a realizar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.