Portada » Titular

Medidas superficiales, resultados superficiales

14/03/2014 Sin Comentarios

Ramón Pampín

Las medidas implementadas para reducir el crecimiento del Índice de Precios al Consumo no lograrán resolver el comportamiento de los precios al consumidor.

La dinámica de los precios responde a desequilibrios generados en el mercado laboral y en el sector fiscal. Las “causas primeras” residen allí.

Atender a estos desequilibrios, que se originaron en los últimos años y que hoy se hacen notoriamente molestos es el principal compromiso que debe asumir las políticas económicas, tanto monetaria, fiscal como salarial.

Es necesario utilizar todas las posibilidades que brinda el régimen de negociación salarial, logrando encontrar puntos en común de trabajadores y empresarios acerca de la coyuntura que enfrenta cada sector en particular.

Asimismo es necesario incrementar la cantidad de acuerdos referidos a capacitación. En un marco de complementariedad del capital y el trabajo,la productividad es el gran tema que debe formar la agenda económica de los próximos años, y el instrumento de los Consejos de Salarios tiene un potencial aun no desarrollado.

Es necesario encontrar un equilibrio en el sector fiscal.

El extraordinario crecimiento de los ingresos fiscales  –motivado por el crecimiento económico y la maduración del proceso de reformas en la administración tributaria- se acompañó de un aumento del gasto público que no permitió ahorrar en épocas de bonanza.

La capacidad de ahorro hace más sólido a un país. La solidez también debe ser juzgada en cuanto a la calidad de los bienes públicos provistos a la sociedad.

Tanto la calidad de los mismos como el ahorro fiscal resultarán compatibles en tanto propongamos un mejor Estado.

No podemos pedir a un gobierno que utilice la herramienta fiscal para resolver un problema monetario. Pero no podemos perpetuar una situación de desequilibrio en el sector fiscal, porque no colaboramos en generar políticas económicas estables.

Es así que salarios que crecen sin un ancla productiva, gasto publico que crece sin un ancla de calidad. Ambos desequilibrios en sus respectivos mercados. Las soluciones de fondo requieren asumir un costo político que es difícil se lleve a cabo en un año electoral. Tanto el confort de las autoridades con una tasa de inflación por encima de las metas, como esa falta de coraje en resolver estos desequilibrios son las que provocan que la sociedad en su conjunto deba asumir la validación de estas inconsistencias mediante un ritmo de crecimiento de precios como el registrado en estos últimos años.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.