Portada » Actualidad

La mitad de los montevideanos no puede acceder a la vivienda propia

06/03/2014 Sin Comentarios

El Observador

Uruguay es uno de los países de la región en los cuales es más caro adquirir un inmueble de gama baja. Eso determina que más de la mitad de las familias en Montevideo no tengan posibilidades de acceder a su vivienda propia.

El estudio titulado “Un espacio para el desarrollo: los mercados de vivienda en América Latina y el Caribe”, que se dará a conocer hoy por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), revela que en la capital del país 53% de los hogares no cuenta con ingresos suficientes para adquirir una vivienda.

“La mayor parte de la población que vive en las ciudades más grandes de América Latina no puede acceder a una vivienda formal a causa de ingresos insuficientes, altos intereses hipotecarios y altos precios de la vivienda, así como por la incapacidad de documentar sus ingresos”, concluye el estudio.

Entre las 41 ciudades relevadas, ese porcentaje ubica a Uruguay en la posición número 20 en cuanto al acceso a la propiedad. El primer lugar lo obtiene San José de Costa Rica, donde 29% de los hogares se encuentran excluidos del mercado de las compraventas.

Hacinamiento. En América Latina, de las 130 millones de familias que viven en las ciudades urbanas, 4% se ven obligadas a compartir su vivienda con otra familia.

Malas condiciones. Un elevado porcentaje de familias en América Latina carece de las necesidades básicas habitacionales satisfechas, tanto en materia de propiedad, materiales de construcción, entre otros factores.

Las ciudades chilenas de Valparaíso y Santiago de Chile también se encuentran en los primeros lugares, con un porcentaje de 36% y 46%, respectivamente, a pesar de que se encuentren entre las ciudades más caras para el acceso a la vivienda. Así también las provincias argentinas de Mendoza y Rosario, ambas con un porcentaje de exclusión de 48%.

La ciudad de Buenos Aires, en tanto, se encuentra de mitad de tabla para abajo, debido a que 67% no posee un ingreso suficiente como para aspirar a una vivienda. Con un porcentaje similar se encuentra la ciudad de San Pablo en Brasil, con 62%. No así Curitiba, Brasilia y Porto Alegre, que poseen un nivel de exclusión similar al de Montevideo (52%). Debido a los elevados precios, la ciudad de Caracas se encuentra en la posición de menor acceso a la vivienda propia, con 80% de los hogares sin posibilidades de comprar su propio inmueble. Lo mismo sucede con La Paz (Bolivia), con 71%.

Precios altos

El inmueble más barato que ofrecía el sector privado en el año 2010 –libre de subsidios del Estado y de organizaciones privadas– tenía un costo de US$ 36.474 en Montevideo.
Esa cifra ubica a la capital uruguaya en la franja de ciudades, liderada por Caracas, en las cuales los inmuebles son más caros. En la ciudad venezolana, la vivienda más barata cuesta US$ 54.054.

Hay otras tres ciudades en la región más caras que Montevideo: Buenos Aires (US$ 44.228), Santiago de Chile (US$ 42.420) y San Pablo (US$ 38.936).

Sin embargo, al evaluar el costo de la vivienda de acuerdo a los meses de ingresos que necesita una familia promedio de cada ciudad para comprar el inmueble más barato, Uruguay se vuelve una ciudad aun más cara en el contexto de la región, ocupando el tercer puesto en vez del quinto, con 30 meses de ingresos requeridos.

US$ 12.757
Costos. Pasar de un barrio marginal a satisfacer las necesidades básicas habitacionales tiene un elevado costo por familia para el Estado, según el estudio del BID.

Caracas deja de ser la ciudad más cara y ocupa el segundo puesto con el equivalente a 31 meses de ingresos medios. La ciudad más cara de la región pasa a ser Buenos Aires, donde el inmueble más barato se adquiere con 45 meses de ingresos familiares.

Santiago, por su parte, desciende de forma significativa en el ranking y a pesar de los altos precios, los ingresos medios de la capital chilena permiten costear en menos tiempo la compra de la vivienda más barata.

La familia promedio puede acceder a ella con 21 meses de ingresos, uno de los tiempos más cortos en la región. Incluso más que en La Paz, la ciudad que posee el inmueble más barato (US$ 10.983) pero al cual su hogar medio accede con 22 meses de ingreso.

Calidad de la vivienda

Si bien la vivienda en Uruguay es cara y menos de la mitad de los montevideanos puede acceder a ella, el porcentaje de familias que no cuentan con un techo para vivir o habitan en viviendas de mala calidad se encuentra entre los más bajos del continente.

Según el estudio desarrollado por el BID, 26% de los hogares uruguayos presentan deficiencias de carácter locativo. Esto es, falta de títulos de propiedad, mala calidad de los materiales utilizados para la construcción, presencia de pisos de tierra o la falta de tuberías para el agua potable y cañerías. Un porcentaje más bajo solo se encuentra en Costa Rica (18%) y Chile (23%).

En Argentina, 32% de las familias no satisfacen mínimamente sus necesidades habitacionales y en Brasil, el déficit alcanza a 33%. Sin embargo, el problema es mayor en países como Nicaragua (78%), Bolivia (75%) y Perú (72%).

Por otra parte, el informe destaca que “la vivienda de alquiler puede contribuir a reducir la escasez” y la falta de acceso a los inmuebles. Sin embargo, sostiene que “la región no parece estar aprovechando la oportunidad”. En el promedio de América Latina, solo 16,9% de la población habita en viviendas de alquiler. Se trata de una cifra muy baja si se compara con otras regiones, como la zona euro, donde el porcentaje asciende a 28%.

En Uruguay, el porcentaje de arrendatarios de inmuebles para vivienda es de 17,6%, similar al del promedio de la región.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/noticia/224010/la-mitad-de-los-montevideanos-no-puede-acceder-a-la-vivienda-propia/

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.