Portada » Columnistas

El ministro pintado

28/02/2014 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Con gran desparpajo el ministro de economía señaló la semana próxima pasada – luego de tocar la campanita de la Bolsa estadounidense en Wall Street – que Uruguay había bajado la proyección de crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) para 2014 de un 4% al 3% y el nuevo déficit fiscal previsto para 2014 se situaría en 2,4% del PIB y de 2% para 2015.

Los analistas consultados en la encuesta del BCU por FocusEconomics en el informe LatinFocus Consensus Forecast, establecieron que el déficit de las cuentas públicas esperado por los privados para 2015 rondará los US$ 1.430.000.000, es decir un 2,4% del PIB.

La consultora cercana al gobierno, CPA-Ferrere, estima un déficit en torno a 2,5% del PIB para fines de 2015. Alertó: “No es algo dramático y preocupante. Lo que hace es seguir restringiendo el margen de maniobra para tomar políticas contracíclicas para darle un impulso fiscal a la economía”. Agregó que esto llevará a que el próximo gobierno tenga que ser “más imaginativo” para administrar su recursos con un escenario de menor crecimiento y aumento de rojo de las cuentas públicas.

La burguesía frenteamplista junto con sus burócratas y dirigentes no deja de sorprender.

Asumamos por un momento que el Uruguay es una empresa o una gran familia. El gerente o el jefe de la familia viaja al corazón del imperio capitalista y se dirige a sus accionistas, hijos, nueras, sobrinos, etc., a través de una cadena informativa para anunciarles que los próximos dos años van a tener que soportar menores niveles de ventas u ingresos familiares y que la empresa o familia va a tener PÉRDIDAS por casi USD 3.000.000.000 que se financiarán con mayor inflación y endeudamiento externo o interno. Que la empresa o familia estará más débil que antes dada la relación negativa entre el patrimonio y el endeudamiento.

Cómo accionista de esta supuesta empresa llamada Uruguay no puedo, no debo aceptar lo expresado por el gerente y sí debo preguntarle: ¿Qué medidas sugiere Ud. para revertir esta situación que me comenta desde que faltan diez meses para terminar el año 2014 y veintidós para el año 2015?

Me podría contestar; – el gasto público del Uruguay aprobado por la mayoría parlamentaria frentista es inelástico y no se puede cambiar, – apoyándose en el comentario “no es algo dramático y preocupante -” Lo más probable es que los accionistas no estén dispuestos a mantener en el cargo a dicho funcionario incapaz de proponer medidas de ajuste que eviten por dos años consecutivos continuar manejando una empresa que no dará dividendos a sus accionistas y busquen un nuevo gerente.

Luego de un proceso de selección exhaustivo encontraron uno nuevo – no se sabe muy bien a qué partido responde – pero les asegura que va revisar el presupuesto y proponer medidas quizás antipáticas para reducir el gasto ya que existen rubros en esta coyuntura que pueden posponerse para otro momento. También propone revisar la política de ingresos y acercarse a las empresas para conocer de primera MANO los problemas y como desde la empresa ayudar a minimizarlos.

Al mismo tiempo propone la formación de un foro para discutir con otras empresas existentes y con invitadas especiales las gestiones que podrían hacerse para incorporar más negocios al mercado permitiendo mayores ingresos junto con la reducción de gastos. Si esto hacemos se alcanzaría el equilibrio presupuestario y quizás algún superávit para repartir y mejorar las jubilaciones más bajas que paga el deficitario también BPS.

Nada de esto ocurre en la realidad. Cuando faltan ingresos públicos lo primero que oímos es la propuesta fácil de incorporar nuevos impuestos –CERO imaginación y apertura-. Se dice que los gastos estatales no se pueden modificar y que los reclamos de la población son tantos que políticamente es incorrecto no atender al votante por el miedo a perder su preferencia en la próxima elección.

Es mejor endeudarse hipotecando el futuro de nuestras próximas generaciones para cubrir gastos corrientes o mantener una tasa de inflación nominal por debajo del 10% oficial (sic!!!) que hacer lo que un gerente o un buen padre de familia harían en una situación similar.

Nuestro ministro de economía está pintado, sólo nos cuenta las proyecciones que le han impuesto los gobernantes de su coalición. Se ha transformado simplemente en un administrador de la miseria a la que somos condenados todos los uruguayos por la Administración gobernante. Nadie alza voces de desacuerdo con tan intolerables declaraciones hechas fuera de casa sin por lo menos un llamado de atención de su máximo jefe. Organismos multilaterales de crédito, bancos del exterior, fondos de inversión, inversores institucionales, etc., son cómplices y beneficiarios de la política económica desarrollada por el gobierno del Frente Amplio. El ministro pintado ya les aseguró que el Uruguay se endeudará en al menos us$ 2.000.000.000 adicionales entre 2014 y 2015 y contentos todos los uruguayos pagaremos los intereses correspondientes a través de lo recaudado por el IRPF y otros impuestos.

¿Qué haría Soros si dos años antes conociera que va a perder cerca de us$ 3.000.000.000 y le bajaran los ingresos?

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.