Portada » Destacado

Con la gente o de espaldas a ella

28/02/2014 Sin Comentarios

Oscar Silveira

Uno comprende que se está en campaña y sea parte de la tarea buscar rebatir las propuestas de los candidatos pero da un poco de tristeza como no se deja construir propuestas que orienten los principales desafíos del país.

Y la inclusión urbana es uno de ellos. Cuando Lula lanzó el programa Hambre Cero, muchos habrán dicho que Lula resbaló o que era una locura o todas las cosas que estamos escuchando hoy, pero lo que Lula impuso fue una meta, un sueño colectivo. Cuando Luis Lacalle Pou propone Asentamiento Cero, pasa lo mismo. Como él dice es un compromiso, pero ya salieron a tildarlo de demagogo o de incompetente.

¿Un Uruguay sin asentamiento? Imposible no, difícil si. Aunque cuando se recorre las zonas en donde el Estado ha intentado cambiar dicha situación se descubre con que poco, se podría hacer mucho mas.

Las principales críticas a la propuesta del candidato de TODOS van hacia el tema recursos. Queda claro luego de 10 años de gobierno del FA que la cantidad de dinero no se relaciona con los éxitos. Acá hay una cuestión de abordaje, de gestión de coordinación interinstitucional. La problemática de la vivienda o los servicios son sólo una parte del problema y Estado está destinando mucho mas recursos que los que se analizan, sólo que están duplicados, perdidos o mal gestionados.

Por otro lado se nos quiere mostrar como que no conocemos la realidad del país y que no pisamos un asentamiento. Otra burda mentira para influir en la gente.

Asentamiento cero tiene mucho de orientar el esfuerzo hacia quien mas necesita de nosotros pero tiene además un fuerte sustento técnico de experiencias exitosas, como las que ocurren en Colombia o hasta el la cercana Buenos Aires; donde se trabaja en la inclusión desde el hábitat.

En definitiva, no le quitemos a nuestro país el sueño de poder revertir la exclusión y dejemos que la fuerza de toda la sociedad fluya positivamente.

El país del no se puede es el primero de los muros que hay que destruir, soñando y sumando iniciativas. Los tiempos son relativos, y si lleva mas tiempo: ¿cuál es el problema? Lo importante es ir por el camino correcto no cuánto tiempo lleva.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.