Portada » Actualidad

Blancos se prometieron “unidad”

28/02/2014 Sin Comentarios

El País

Los blancos escenificaron el compromiso en una vieja casona, “la casa de Echandy”, donde el Directorio nacionalista sesionó en 1904 en presencia del caudillo Aparicio Saravia y de nuevo en 1985, con Wilson Ferreira Aldunate, recién salido de la cárcel. Sus propietarios la prestaron nuevamente para un evento partidario. En una atiborrada sala alrededor de una mesa sobre la que el diputado José Carlos Cardoso había extendido una bandera con el rostro de Saravia, y mientras afuera diluviaba, el senador Luis Alberto Heber, presidente del directorio partidario, dijo que el documento no necesitaba firma porque a su cumplimiento se habían comprometido de palabra los precandidatos. Entonces, Larrañaga tomó la iniciativa y abrazó a sus cuatro competidores, levantando el aplauso de los militantes.

El documento también compromete a llevar adelante políticas sociales “que efectivamente terminen con la marginalidad”, a una política de seguridad “para combatir la situación de desprotección” de la población y a reformar el sistema de salud para garantizar el acceso universal a la misma.

El acto partidario de ayer apuntaba a transmitir una imagen de cohesión y había sido propuesto por el precandidato Luis Lacalle Pou y aceptado, tras algunos días de reflexión, por su competidor el senador Jorge Larrañaga. Y como diría luego Larrañaga, sería el último acto de unidad hasta la noche de las elecciones internas, cuando, una vez se conozca el triunfador, la colectividad deberá dar otra señal cuando proclame la fórmula que buscará el triunfo en octubre.

De esta forma, pareció comprometer a sus cuatro competidores a encolumnarse detrás suyo si, como las encuestas señalan, triunfa en las elecciones internas. Ese será “el más grande acto de unidad” porque “de esa noche sale la fórmula”, advirtió Larrañaga en su discurso. Y, sugestivamente, recordó que cuando en 2009 perdió las internas contra el expresidente Luis Alberto Lacalle no demoró en aceptar ser postulado a la vicepresidencia acompañando a quien lo había vencido.

Los postulantes, insistentemente, subrayaron que, más allá de matices, saben que los adversarios están fuera de las tiendas blancas, específicamente en el Frente Amplio. La competencia, al menos ayer, se limitó al volumen de los cánticos de las agrupaciones que responden a Lacalle Pou y a Larrañaga. Lacalle Pou, incluso disparó por elevación contra el precandidato oficialista Tabaré Vázquez que imitó en un acto a Larrañaga y señaló que “no vamos a dejar que se diga cualquier cosa” contra un compañero de partido ni que en la campaña electoral haya burlas.

Y enfatizó en la unidad y su compromiso: “separados no somos nada, estamos compitiendo pero no necesito que a alguno le vaya mal para que a mí me vaya bien”.

El documento de diez puntos señala que la colectividad se compromete al “fiel cumplimiento de la Constitución y las leyes”, a la “honestidad administrativa”, a la descentralización, a una nueva política educacional y a la integración latinoamericana. La política internacional deberá regirse por la autodeterminación de los pueblos, la no intervención en los asuntos internos de otro Estado y el respeto a la normativa internacional vigente, dice la declaración. Las políticas públicas deberán estar centradas en el diálogo y apuntar a “una sociedad sin excluidos”.

Los cinco candidatos, que habían intercambiado abrazos y chistes, salieron luego bajo la lluvia de la casona, ubicada a las afueras de Santa Clara, una localidad en Treinta y Tres de 2.300 habitantes y fuertemente ligada a la historia blanca (en su cementerio está la tumba de Saravia y el Partido Nacional gana habitualmente allí con comodidad las elecciones). Subieron a un estrado mientras se escuchaban las batucadas de los distintos grupos nacionalistas. Compartieron el estrado con los intendentes de Treinta y Tres, Dardo Sánchez, el de Cerro Largo, Sergio Botana, diputados de los diferentes grupos e integrantes del directorio. Los candidatos estuvieron de acuerdo en que primero hablaran los postulantes minoritarios ( Germano y Alfredo Oliú), luego quien se ubica tercero en las encuestas, el senador Sergio Abreu, después quien está segundo, Lacalle Pou, y por último quien lidera las preferencias, Larrañaga. Así y más allá del énfasis en la unidad partidaria parecieron respetarse ciertos equilibrios internos. Todos los postulantes aplaudieron las intervenciones respectivas, posaron juntos abrazados para las cámaras y se llamaron en todo momento por sus nombres de pila.

Los cinco discursos que sumados insumieron unos 45 minutos enfatizaron temas comunes; la necesidad de respetar la separación de poderes y el Estado de Derecho, la crítica al populismo y el gasto público excesivo, el énfasis en la descentralización y la educación.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/informacion/blancos-se-prometieron-unidad.html

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.