Portada » Titular

Venezuela crispada

21/02/2014 1 Comentario

Jaime M. Trobo

No es nuevo que en Venezuela exista un ambiente de crispación, que ha derivado en una tensión social y política que augura malas noticias. Desde hace años, Chávez mediante, la sociedad ha sido impulsada a una confrontación entre dos grandes bloques; los defensores del denominado Socialismo del Siglo XXI asistidos económica y logísticamente por el Estado conducido por el chavismo y todos los demás que no concuerdan con esta ideología. Los espacios de libertad se han restringido, con un sistemático acoso a los medios de difusión y prensa, clausura de medios de televisión y radio, restricciones al acceso al papel para la prensa escrita, utilización de la publicidad y el subsidio oficial para los medios afines.

A este panorama se han sumado las acciones de intimidación a los ciudadanos por parte de jerarquías del gobierno, que proclaman que se conocen los nombres de los que han votado en ciertas convocatorias que reclaman contra el autoritarismo creciente. Discursos presidenciales, de ministros, de jerarquías de las FFAA, con un contenido ideológico y excluyente, proclamando la condición de traidores a quienes no compartan sus conceptos han azuzado el odio.

En este tránsito a la decadencia institucional, el gobierno de Venezuela renunció a su relación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y con esta novedad ha querido sustraer sus responsabilidades en materia de Libertades y Derechos Humanos. El tribunal de alzada en la región para reclamar por violaciones a los DDHH no puede actuar respecto de causas planteadas por venezolanos. Antes de esta decisión Venezuela había sido condenada en varias ocasiones por estos órganos, y fue notoria la resolución relativa a la injusta e ilegal proscripción política a Leopoldo López dirigente opositor a quien se le prohibió candidatearse a la Alcaldía Mayor de Caracas.

Henrique Capriles, candidato de la oposición unida, ha sufrido todo tipo de acosos y trabas propiciados desde el propio estado para realizar su liderazgo. María Corina Machado, una corajuda opositora, encarna el atropello que han sufrido los Diputados de la oposición que llegó hasta la violencia propiciada por el Presidente del Congreso en la propia sala de sesiones.

Este derrotero hacia la confrontación, conducido por un discurso intransigente fue diseñado y ejecutado por Chávez en vida, contó con la apacible compañía de las izquierdas latinoamericanas y se ha continuado por un régimen q ue hoy encabeza Maduro, al que parece importarle muy poco la tolerancia y la concertación.

En Uruguay no podemos estar ajenos a estos difíciles momentos que vive la sociedad Venezolana. Desde aquí debemos proclamar sin timideces, exigir sin renunciamientos, que el gobierno de Venezuela se someta al imperio de la Constitución y la ley, cumpla con su obligación de garantizar los derechos ciudadanos y el ejercicio de las libertades, sin atajos. Nuestro Gobierno, que se precia de promover los DDHH no tiene otro remedio que jugar fuerte en los ámbitos regionales reclamando el cumplimiento de los compromisos internacionales que Venezuela ha asumido en esta materia.

Otra actitud no será otra cosa que condescendencia y estímulo a acciones contra la democracia y las libertades.

1 Comentario »

  • raquel :

    exelente nota

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.