Portada » ¡Apoyado!

En vías de subdesarrollo

21/02/2014 Sin Comentarios

Editorial, diario El País

Las declaraciones del ministro de Educación y Cultura en la Comisión Permanente siguieron el derrotero fijado por el candidato presidencial del Frente Amplio, al iniciar su campaña para las internas.

Tabaré Vázquez sostuvo que “Es extremista lo que dicen sobre la educación”, y diagnosticó: “es un foco, pero no da para decir que está todo incendiado”. En estos días el candidato frentista persistió en el tema. Dijo que se ocupará de derribar los “falsos mitos” de que la enseñanza es “un desastre o un drama”. Hasta ahora sus esfuerzos han sido infructuosos.

Es lógico que así suceda porque sus afirmaciones chocan con los resultados de una cantidad de sólidos estudios sobre nuestra enseñanza que incluyen, entre otros, a las pruebas PISA. Sobre esta evaluación, el ministro había opinado en la Comisión Permanente que es una herramienta importante pero que solamente mide “ciertos aspectos de la educación en particular”.

El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por su sigla en inglés) es una comparación que incluye a 65 países y en la que participan más de 510.000 estudiantes, los cuales representan alrededor de 28 millones de estudiantes en el grupo de 15 años de edad. Es cierto que PISA se concentra en determinados aspectos: lectura, matemáticas y ciencia. Pero, estos son los indicadores de calidad clave para evaluar cualquier sistema de enseñanza. No solamente desde el punto de vista de los alumnos, sino también del desarrollo económico y social de sus países.

El BID publicó un estudio de los resultados de PISA 2012 para los ocho países latinoamericanos que participaron en ellas: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú y Uruguay. El estudio plantea tres preguntas: ¿cómo le fue a la región, en las pruebas 2012? ¿Cuánto mejoró la región? ¿Cuántos estudiantes tienen bajo desempeño?

Las respuestas no son alentadoras. Especialmente para nuestro país.

Primero, los países latinoamericanos se ubicaron entre los veinte peores resultados en matemática, lectura y ciencia. En siete de los países de la región, los alumnos tuvieron un puntaje promedio en matemática por debajo del umbral mínimo para contar con las competencias básicas en esta materia. La excepción fue Chile, que apenas superó ese umbral mínimo. El desempeño en lectura fue igual de bajo. En lectura nuestro país se encuentra en la posición 54, entre Montenegro y Brasil. En la prueba de ciencias, Chile ocupó el lugar 46 (entre Bulgaria y Serbia), Costa Rica el lugar 51, y nuestro país el 54.

Segundo, los países de la región han evolucionado de manera diferente en la última década. Este es un aspecto importante, porque lo más significativo no es tanto el nivel que tiene la enseñanza de un país en un determinado momento, sino la tendencia general de su desarrollo. Así, Brasil mejoró su puntaje promedio en las tres materias; Chile, Colombia y Perú avanzaron solo en lectura y México solo en matemática. Brasil y México están entre los cinco países que más aumentaron su puntaje promedio en matemática. Chile y Perú están entre los diez países que más mejoraron en lectura. En contraste, nuestro país avanza en la dirección opuesta: el estudio del BID concluye que Uruguay está “entre los 15 países que más empeoraron en las tres materias”.

Con ese panorama no sorprende que el BID concluya que, a este ritmo, a nuestra región le tomará décadas lograr un desempeño aceptable. Por dos motivos: porque ya estamos retrasados respecto de otras regiones y porque estas avanzan con mayor rapidez relativa. Se estima que a Brasil le tomará 27 años alcanzar el desempeño promedio de la OCDE en matemática, a Chile 18 años en lectura, y a Argentina 39 años en ciencia.

Finalmente, en nuestros países existen porcentajes muy altos de alumnos con bajos desempeños. En todos los países de la región, más de la mitad de los alumnos no logró un nivel mínimo de aprendizaje en matemáticas. Más de la mitad de los jóvenes de Perú, Argentina y Colombia no cuentan con las habilidades lectoras básicas. En todos los casos, existe un “alto porcentaje de alumnos que no comprende lo que lee: no pueden realizar las tareas más simples de comprensión lectora, como reconocer el tema principal, el propósito del autor o hacer conexiones simples entre el texto y situaciones cotidianas”.

http://www.elpais.com.uy/opinion/editorial/vias-subdesarrollo-pruebas-pisa-editorial.html

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.