Portada » Titular

El Año del Tsunami

14/02/2014 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

El año 2014 será recordado por los uruguayos como el año del Tsunami. El clima fue adverso con Vázquez. Las raíces no se perturbaron, permanecieron indiferentes y los que metieron la mano en lata siguen muy campantes. 2014 viene con muchas fuerzas y vientos de diferentes direcciones.

“Agarrate Catalina que viene curva”

Todos sabemos que el Ministerio de Deportes y Turismo es igual a todo el gobierno, es decir, es incapaz de prever variables negativas que pueden afectar la actividad. Si en alguna oportunidad se iluminara, tampoco tendría recursos disponibles bajo el rubro “reservas” para apoyar el mal momento debido a que han gastado hasta la esperanza de sus votantes y de los que no lo votaron.

La inflación de Enero 2014 se situó en 2.44% como consecuencia del impacto de la crisis Argentina, por el desorbitante nivel del gasto público, por una mayor devaluación y por erráticas políticas económicas y sociales aplicadas por la Administración Vázquez y Mujica. A ello se agrega la variable climática que salvo los primeros quince días de enero ha sido hasta ahora un verdadero desastre para los intereses de los turistas, de los comercios, de los servicios y de quien depende del buen clima y de la llegada de visitantes. La respuesta oficial ha sido muy pobre. Apenas unas cataplasmas.

Soplan también fuertes vientos en la educación y deseos de mejorar la calidad del aprendizaje en todas sus ramas. Sin embargo a quien denuncia a los ñoquis se le persigue sumariamente. El régimen frenteamplista se afianza en formar personas-clientes afines a sus políticas de consolidación en el poder.

La salud pasa por una etapa de judilización. Para obtener una cobertura que nos ayude a mejorar nuestra salud, debemos agregar además un trámite judicial para obtener un tratamiento adecuado. El enfermo poco importa, sí el costo de atenderlo. Sin embargo, si un ministro se hace un comité a todo lujo en el fondo del despacho con los dineros del IRPF y el Fonasa, eso poco interesa a las autoridades. Ya olvidaron el PLUNAGATE y festejan el cumpleaños de exministros cómplices de la causa.

El carnaval, al igual que el verano se viene aguando y es probable que en 2014 asistamos a otra nueva crisis financiera internacional que repercutirá en todo el planeta. No es fácil establecer cuándo ocurrirá, si antes, durante o después del mundial de Brasil.

Por un lado asistiremos a un derrumbe, al menos del 45% del mercado accionario de Wall Street lo que contagiará a todas las bolsas del mundo generando un gran pánico y una paralización mundial de nuevos emprendimientos y empréstitos.

Por otro lado, es también muy probable que a causa de las grandes burbujas financieras aparecidas en China, muchas instituciones financieras deberán ser asistidas por el gobierno central. Ello provocará la reducción del flujo de dinero disponible que no podrá dirigirse como hasta ahora a la actividad real. Consecuentemente, China dejará de demandar las enormes cantidades de commodities como hasta ahora y los precios de las mismas se irán reduciendo en un entorno del 30% menos.

EEUU fortalecerá su moneda y las tasas de interés internacionales costarán más impuestos a los uruguayos. El año del tsunami es un año de inflexión para el Uruguay. Por cierto, año también de vientos electorales y campañas para vencer al actual gobierno que sólo entiende el verbo del “poder” sin importar otra cosa.

Los mancos virtuales, la delincuencia andante, las drogas promovidas por el Estado Progresista, el crecimiento de grupos de narcos, la megaminería, la presidente argentina, los exportadores uruguayos hacia ese destino, la alta inflación, el descomunal gasto público, la falta de controles, el mal tiempo, los altos impuestos y su mala administración, el retroceso de nuestros alumnos en la educación, el mundial, las crisis internacionales que se avecinan y para las cuales no hay un plan “B” constituyen una nube que nuestros gobernantes izquierdistas no podrán disipar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.