Portada » Columnistas

Temporada electoral

12/12/2013 Sin Comentarios

Michael S. Castleton – Bridger 

Como las temporadas de caza se abrió la temporada electoral.

Ya los candidatos putativos andan de arriba para abajo, discurseando, estrechando manos y abrazando a diestra y siniestra tratando de ‘tropear votos ‘para su corral.

En el Partido Nacional la carrera hacia la nominación parece hacerse cada vez más reñida. Todo parece indicar que los blancos tendremos un final de bandera verde.

Dos excelentes candidatos cada uno con sus fuerzas y sus flaquezas, seguramente más de los primeros que de los segundos. Pero dos excelentes y jóvenes hombres de la política que se disputarán el privilegio de ser nominado, uno de ellos, como candidato de nuestro partido a la presidencia de la república.

La elección primaria es agotadora físicamente y en recursos. Hay que estar bien entrenado y tener muchas ganas para enfrascarse en tan dura contienda.

Los que ganamos en el proceso somos los nacionalistas que de alguna manera tenemos una sinopsis , como en el cine, de lo que pudiera ser el gobierno de cualquiera de los candidatos con algún grado de viabilidad.

Vemos ideas, programas, colaboradores, equipos , todo por adelantado y sin lugar a duda tenemos la oportunidad de manejar toda la información necesaria para emitir un sufragio informado e inteligente.

Esto es un partido político en serio. No como otros que entre gallos y medianoches nombran sus candidatos sin la debida exposición ni de ideas, ni de programas, ni siquiera de equipos de gobierno.

Esos otros son los que rehuyen los debates porque saben que buena parte de lo que proponen no resiste el menor análisis ni están capacitados para defender las pocas ideas que sí lo resisten.

Los partidos fundacionales en el acierto o en el error son profundamente democráticos y en ese marco es que fundaron y trabajosamente crearon nuestro país.

Los otros, los contrincantes de siempre se aprovechan de lo hecho por los partidos democráticos para construir en su eterna y cerril oposición y desgobierno poco más que la simiente del nuevo totalitarismo en nuestro país.

La democracia es el peor de los sistemas de gobierno, hasta que consideramos las alternativas disponibles.

La izquierda en el Uruguay hace poco más que horadar constantemente las bases de la democracia, sistema que usan y abusan para llegar o mantenerse en el poder.

Una democracia es solamente tan fuerte como la voluntad de sus integrantes en defenderla.

Los partidos fundacionales hicieron, hacen y harán esto mientras permanezca en pie uno solo de sus integrantes.

De la izquierda y el Frente Amplio salvo honrosas excepciones no se puede, desgraciadamente, decir lo mismo.

Blancos y colorados, fundadores de esta patria, creadores de nuestra nación, cada uno desde su trinchera deberemos luchar por nuestros ideales partidarios sin duda, pero nunca perder de vista que lo que se juega en nuestro país es la vigencia de la democracia.

Ni mas ni menos.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.