Portada » Titular

Los equivocados

06/12/2013 Sin Comentarios

Luis Alberto Lacalle Herrera

Errar es humano. Muchas veces repetimos esta sabia sentencia, y seguramente que todos la compartimos. El paso del tiempo nos revela la falibilidad humana, tanto en el fuero privado como en el público, tanto en lo que hacemos en ejercicio de nuestra autonomía personal, como las acciones que realizamos por mandato de otros. Completa este concepto, muchas veces, el de confesar o hacer público el error, actitud que sin lugar dudas eleva a quien tiene la honestidad de reconocer el error – actitud que a todos nos cuesta – especialmente cuando ese reconocimiento se hace en forma pública.

En estos términos se encuadran algunas declaraciones de jerarcas del Frente Amplio que, desde altas investiduras gubernativas han actuado así. Nos referimos a palabras de los más altos jerarcas como el Presidente Mujica, el Vicepresidente Astori y el Ministro Lorenzo quienes, en poco tiempo han confesado graves errores en el desempeño de sus atribuciones, ejerciendo competencias que surgen de la Constitución y a las que arriban por el proceso electoral o la designación política.

En materia de adjudicación de canales de TV el Presidente ha puesto nuevamente de manifiesto su asombrosa capacidad para cambiar de opinión, seguramente que para que nadie olvida su lema característico de que un día digo una cosa y otro la otra, o sea lo contrario. Esta vez, estirando el que es su divisa al máximo, no oculta que el cambio de opinión se debió a su propia irresponsabilidad. Recordemos como fue el episodio. Con una total falta de delicadeza en materia de concesiones del Estado y perturbando el normal desarrollo de la competencia entre los oferentes, afirmó que la firma XX no podía ser titular de una de las concesiones por carecer de capacidad financiera y otros detalles de similar calibre.

Apenas pasados unos días la antes descalificada fue la beneficiaria. La razón del error primigenio la centró el mandatario en que no había leído el expediente antes de opinar la primera vez…

El actual Vicepresidente no quedo lejos cuando, a la vista del desastre de PLUNA, de las ilicitudes e inconveniencias que ha causado, de los millones de dólares que la va costando al pueblo uruguayo, confeso que se había equivocado, así nomas…

A diferencia de su superior, este jerarca no dio mayores explicaciones ni fundamento su error. El Ministro Lorenzo, continuador del disparate astoriano en el mismo tema de la línea aérea, señalo muy campante que si hubiera sabido que la ley con la que se pretendió arreglar el asunto iba a ser declarada inconstitucional, no la habría impulsado. Un error de carácter personal solo tiene efectos de carácter también personal.

El error, cuando se actúa en representación de otros, como es el caso de los jerarcas políticos, genera responsabilidad. Mas allá de que la contradicción en boca del Presidente es patológica, vale la pena detenerse en la totalidad de su reconocimiento del error.

Se equivoco porque no hizo lo que debía de hacer, que era leer o aconsejarse antes de hablar, incumplió los deberes el cargo. El caso de PLUNA seguramente será emblemático de los dos gobiernos del FA. Marca los peores niveles de incompetencia e irresponsabilidad de los jerarcas, por lo que veremos. El entonces ministro Astori fue quien inicio todo el malhadado proceso. ¿Se equivocó?. Sí, lo ha reconocido, pero ¿por qué se equivoco? . Porque no hizo lo que debía hacer. Porque hizo mal lo que se podía hacer mejor. La manera en que selecciono a los compradores de PLUNA es de antología. No se sabe nada del proceso, salvo que no se hizo un llamado publico y abierto a interesados, que no se tuvo en cuenta la experiencia en negocios aéreos, que no se pudo comparar diversos oferentes.

Se equivoco el jerarca por no hacer las cosas como se hacen desde hace décadas en nuestra administración. Pero la equivocación queda en el primer paso del lamentable camino, lo que sigue no puede calificarse de equivocación.

No es equivocación garantizar estatalmente todas las deudas de una empresa que no era propiedad del Estado. Eso no es error y menos para un profesional economista. Eso es conceder un privilegio con nombre y apellido…

Los errores crecen en el caso PLUNA en tierra muy fértil. Errores de apreciación , de análisis. Errores a nivel del Poder Ejecutivo y del Legislativo. Errores que no se pueden adjudicar a la ignorancia o a la falta de información pues una y otra vez, desde la oposición, se les advirtió acerca de la inconstitucionalidad del procedimiento. Se violentaron normas de buena administración, se dejaron de lado practicas consuetudinarias de nuestra manera de manejar las cosas. No alcanza con confesar el error cuando el mismo era previsible, cuando no se hizo todo lo posible para evitarlo. El Presidente tiene que leer lo que corresponde para decidir o que alguien lo lea y le informe.

El Sr Danilo Astori sabe que el llamado a interesados o la licitación son el procedimiento correcto, no incurrió en error al adjudicar directamente, es responsable legal y políticamente. Sabia lo que hacia cuando concedió el privilegio, sin antecedentes de que el Estado pagara las cuentas de un privado. El Ministro Lorenzo fue advertido de la inconstitucionalidad de la ley y demás ilegalidades, no puede alegar hoy ignorancia. No podemos pedir infalibilidad, sí podemos exigir responsabilidad.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.