Portada » Actualidad

Basta de política menor

16/10/2013 Sin Comentarios

Oscar Silveira (publicado originalmente en: http://oscarsilveira.com/basta-de-politica-menor/)

La candidatura de Luis Lacalle Pou llena de esperanza no bien se le presta un poco de atención, lo que genera una enorme responsabilidad para él y quienes lo acompañan.

Esto hace que todo el resto del espectro político esté optando por ignorarlo o buscar cualquier movimiento en falso para el retruque. Varían según sea el interés o el miedo que le genere.

Se ha discutido por meses si la elección de él era esta o la siguiente, con varias intenciones pero claramente un sector importante del Partido Nacional cree que el momento es ahora.

Esa discusión no es una discusión intrascendente, es central si lo sacamos a él del medio. Es un indicador muy útil de la existencia o no del deseo de experimentar un nuevo cambio, no de partido sino de generación en la conducción del país.

Luis Lacalle Pou se conforma como una síntesis superadora de la política nacional, su visión sobre los temas rompe los esquemas de los dos bloques (políticos y culturales) enfrentados desde al menos la restauración democrática.

Tiene un estilo franco y se lo nota sensible en aprender paso a paso del proceso.

No quiere ser visto ni como caudillo ni como líder parece mas cómodo con la definición de un hacedor. Un trabajador por el bien público, así se ha definido alguna vez.

El dar el paso hacia adelante, el salir de la zona de confort, significa el compromiso con intentar marcar un antes y un después. No con la intención fundacional de quien necesita alterar la historia, sino la responsabilidad de brindarle al país algo diferente.

La candidatura de Luis Lacalle Pou representa la llegada de una nueva generación, apurada por sus propias bases, bajo el convencimiento que quienes han estado deben de dejar lugar a una nueva forma de ver la realidad y construir las soluciones.

Representa una apuesta y una esperanza por algo distinto, como en algún momento lo fue el Frente Amplio para un grupo importante de personas. Hoy por otras razones vivimos una situación similar, el desencanto requiere de una respuesta.

Una política de iguales, de cercanía, de ida y vuelta. Esa ha sido la actitud de Lacalle Pou y los frutos están a la vista. Todo indica que va recibir muchos golpes y palos en la rueda, ya que para muchos su ventaja está en los errores que él cometa.

Tiene el gran desafío de lograr la confianza y motivar compromiso pero también nosotros los críticos de la situación actual tenemos una responsabilidad que no podemos eludir: no es él el que tiene cambiar la sociedad, él debe ser el medio para un nuevo tiempo.

No hay democracias libres y justas solo con espectadores y elites con amplios poderes. Es necesaria una ciudadanía activa e independiente.

La política menor ya no da para mas, este status quo nos agota y agobia, esa política sorda que juega de espaldas. La convocatoria debería ser buscar el desafío para que movilizarse valga la pena. Así perder o ganar se torna secundario, y cuando eso pasa se está mucho mas cerca de lograr lo que realmente importa: levantar la mira, caminar hacia la adelante, en definitiva, terminar con la política menor.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.