Portada » Columnistas

Tempus fugit

27/09/2013 Sin Comentarios

Michael S. Castleton-Bridger

El éter, o por lo menos el éter uruguayo, todavía resuena con las palabras vertidas por el Sr. Mujica Cordano en las Naciones Unidas.

Personalmente no miré tan enaltecedor espectáculo por un tema de vergüenza ajena.

Dicen algunos comentaristas que la asistencia a la charla del ex guerrillero fue muy limitada y que por ese motivo pudo extenderse en mucho más del tiempo que tenía asignado.

Las versiones del discurso que he leído son poco más que un refrite de la cantinela de este señor que ya tiene aburrido a cualquier uruguayo pensante.

El rimbombante discurso no fue más, que más de lo mismo. Más de la liviana filosofía de boliche al cual nos tiene acostumbrado el Sr. Mujica Cordano. Más de los gastados clichés que son pieza y parte del limitado pensamiento de este señor.

El que escribe a diferencia de muchos cree en las buenas intenciones del Sr. Mujica Cordano. Creo firmemente que más en el error que en el acierto este oriental realmente cree en lo que piensa y cree en lo que dice.

¿Ahora bien, alguien que realmente no tiene experiencia alguna en las cosas verdaderas de la vida puede de alguna forma relacionar sus ideas con las de la vida pura y dura del común de los mortales?

¿Puede alguien que nunca trabajó en serio, alguien que nunca cumplió un horario en serio, alguien que nunca tuvo que afrontar una nómina de sueldos, alguien que nunca supo de las delicias y las tribulaciones de la paternidad tener claros puntos de referencia sobre la lucha cotidiana de todos los mortales por subsistir y progresar en la vida?

¿Una persona que ha vivido en el relajo permanente en todos los órdenes de la vida puede realmente aquilatar lo que es apropiado y lo que no lo es para el resto de los humanos como parecería que pretende el Sr. Mujica Cordano? Evidentemente no. Evidentemente que con estos puntos de referencia no es posible fijar puntos de referencia para otros.

Esa es la realidad que dejará la administración Mujica en la historia de nuestro país. Mucho ruido y pocas nueces. Muchas ideas y pocas concreciones . No porque las ideas fueran necesariamente malas . Al contrario, algunas fueron decididamente buenas, pero, el gran pero, la absoluta falta de conocimiento de las cosas prácticas de la vida parece que impiden que las buenas iniciativas se lleven a cabo.

Esto es la tónica de este gobierno y en general de la izquierda siempre que asume responsabilidades de gestión. Mucho filosofar , mucha discusión participativa pero muy pocos resultados.

La razón de esto es muy sencillo . Por definición, el que adopta y maneja los paradigmas utópicos de los pensadores de izquierda como propias, no puede ser nunca un realizador porque esa condición niega las propias paradigmas que maneja.

Eso es lo que le pasa al Sr. Mujica Cordano y los que piensan como el.

Pero me voy del tema . El discurso en las Naciones Unidas de este señor no fue más que un refrite de lo de siempre con las consabidas críticas ‘al mercado’ y al sistema que paradojalmente es el que crea a personajes como el ex ‘guerillero’.

Mujica Cordano no existiría si no existiera un sistema más o menos liberal como el que el disfrutó y actualmente disfruta.

Ni en la Unión Soviética ni en la España franquista podrían existir individuos como el Sr. Mujica Cordano. O se amoldaban o los mataban.

Entonces nuestras algo alicaídas democracias y sus leyes de ‘mercao’ no son tan malas después de todo.

La verdad sin embargo es que pareciera que como les pasa a todos los que ocupan cargos relevantes las mieles de la lisonja permanente empiezan a permear hasta las corazas más duras.

Mujica Cordano parece buscar otro sitial en la historia de nuestro país que seguramente no logrará por sus obras inexistentes.

¿Entonces qué mejor que, sobreestimando su vigencia internacional que es más curiosidad que otra cosa, trate de aumentar su imagen utilizando lo que hasta ahora le ha dado tan buenos resultados a nivel personal?

Hablar es gratis, requiere poco esfuerzo y por lo visto en este caso muy poca preparación.

No es casualidad que este señor trate de hacer un gran discurso en las Naciones Unidas ni que esté tratando, a como de lugar, de hacer alguna gran gestión diplomática antes de que termine su mandato.

El hombre se ve que ha creído las palabras de los tantos ‘Iagos’ que habitan los altos círculos de gobierno y que irremediablemente llevan al fracaso y a la desazón.

El tiempo se le va a Mujica. Se le termina el gobierno y el hombre sabe, ya que tonto no es, que la historia no ha de ser benévola ni con él ni con su gobierno.

Parece que con su discurso en la ONU pretendía empezar a cambiar tan triste destino. Evidentemente no alcanzó.

Mujica Cordano haría bien en estudiar la figura del gran Harry Truman presidente en muchas cosas parecido a él. Truman se fue en la soledad más absoluta a su casa para ser reivindicado por la historia hasta lo que es su figura hoy. Uno de los grandes presidentes de la mayor democracia que el mundo haya conocido pero simultáneamente uno de los presidentes más sencillos que haya ejercido ese enorme cargo.

La verdadera sabiduría está en conocer las limitaciones de cada uno y actuar en consecuencia.

No hay nada malo ‘per se’ en ser autodidacta, filósofo de boliche y fundamentalmente sencillo. No hay nada de malo en ser así siempre y cuando se tenga la humildad de reconocerlo y rodearse de mejor gente que uno.

En el caso de Mujica Cordano no parece ser el caso. Por más discursos que quiera hacer y por más que pretenda acceder a los altos estamentos políticos de nuestra civilización no parece que lo pueda lograr en este contexto.

Ningún político debe olvidarse que se puede engañar a parte de la gente todo el tiempo, toda la gente parte del tiempo pero nunca a todos todo el tiempo.

Reconocer esto tan sencillo es básico en quien quiera conducir los destinos de una nación, cualquier nación.

Quizás sea tarde pero Mujica Cordano haría muy bien en recordarlo.

Hechos y no palabras.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.