Portada » Titular

La Izquierda Capitalista y Pituca

27/09/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

La izquierda sabe que para gobernar necesita al capitalista, quien da empleo genuino a los trabajadores y estos son obligados a pagar el IRPF y el IVA para que los responsables del Poder Ejecutivo se encarguen de realizar planes “sociales” (minga) redistributivos de la riqueza nacional obtenida a través del vaciamiento del bolsillo de los trabajadores.

A los trabajadores, sean maestros, profesores, empleados públicos, militares, policías, obreros de la construcción y afines y otros tantos grupos los tienen convencidos de que esto es socialismo y como los dineros que reciben no son suficientes para el brutal gasto público deficitario, aumentan la deuda del país con el extranjero y dejan a la inflación volar para reducir sus ingresos en provecho gubernamental con la mirada cómplice de los organismos multilaterales de crédito internacional (FMI, BM, BID, Caf, etc.).

Sin embargo, la mayoría de los integrantes del Poder Ejecutivo compran sus prendas de vestir en renombradas casas de Montevideo o tienen sastres personales que ningún trabajador puede pagar. Tanto damas como caballeros de izquierda nos sorprenden día a día con la última moda de Milán o París o encontrarlos frecuentar exclusivos restoranes o clubes privados.

La otrora izquierda pobre hoy vive en Carrasco, Punta Gorda, Pocitos, Prado, etc., y comparte con sus socios capitalistas el poder de continuar empobreciendo a los trabajadores y expulsando ciudadanos a los cordones de asentamientos que no dejan de crecer en todo el país brindando a sus hijos una educación insuficiente para una vida digna en el futuro.

El ex presidente uruguayo T. Vázquez, expresó su apoyo a la regularización del consumo de cocaína, una semana después de que la Cámara de Diputados validara la regulación de la producción y venta de marihuana en el país a propuesta del presidente Mujica.

Como todo proyecto necesita financiamiento y el Uruguay en los años de bonanza frenteamplista no ha sabido constituir fondos de reservas suficientes para los años de vacas flacas, el Sr. George Soros, el multimillonario de 83 años con el que ayer se reunió el presidente Mujica, tiene una fortuna de US$ 20.000 millones. Soros entre muchos activos tiene 400.000 hectáreas en la Pampa Argentina y posee más de 160.000 cabezas de ganado. Es propietario de varios hoteles y centros de compras en Argentina. Es accionista de la multinacional Monsanto.

Integrantes de la ONG Regulación Responsable han confirmado que la Open Society de propiedad de Soros financió la campaña publicitaria para promover la legalización de la marihuana en Uruguay.

Quizás para un futuro cocainero que nos podría llevar la candidatura de T. Vázquez, nos encontremos con zares y carteles de la droga dirigiendo sus operaciones desde Uruguay. No solamente como centro de distribución logístico sino como tierra donde los consumidores tendrán libertad total para compras, consumo y fumatas organizadas por el MIDES. Así el Ministerio de Turismo tendrá un nuevo ítem para atraer drogadictos de todo el mundo donde rece “Uruguay Fumata Libre”.

Para todo ello se necesita capital y el capital está en la cuna del capitalismo donde el presidente Mujica concurrió con la excusa de un discurso pastoral en la ONU mientras en la previa discutía la participación de Monsanto en los futuros cultivos de marihuana en el Uruguay.

Mujica habló del valor de la vida, del amor y la familia desde una amnesia política violenta desatada por los tupamaros en el Uruguay y que nos condujo a una dictadura de once años, y hoy sus responsables nos gobiernan o cobran suculentas jubilaciones por ex guerrilleros.

Las leyes que ha impulsado Mujica desde la presidencia como la despenalización del aborto, el matrimonio gay y la adopción, la legalización de la marihuana, la explotación minera a cielo abierto y ahora la cocaína agregada por Vázquez no condicen con el mensaje pastoral que intenta dar en el foro más importante del mundo.

Pobre Uruguay!!!

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.