Portada » Columnistas, Titular

Viento de Frente

20/09/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Hasta hace poco más de un año y medio la economía uruguaya desde 2004 venía siendo impulsada por un viento de cola que formaba la combinación de altos precios agrícolas-ganaderos, demanda en aumento de nuestros commodities, excelente liquidez internacional del dólar junto a las tasas de interés más bajas en la historia del mundo y un crecimiento de los países BRICS a tasas nunca antes alcanzadas.

Desde 2005 nos gobierna una coalición de izquierda formada por veintisiete facciones, entre ellas el Partido Comunista, el Socialista, el MPP, etc., que se denominan Frente Amplio y cada una de ellas de acuerdo a su propio caudal electoral tiene algún puesto en la administración.

En la historia del Uruguay ninguno de los partidos tradicionales fundacionales de la Patria, (Blancos y Colorados) tuvieron la oportunidad de encontrar un escenario externo tan favorable con la excepción de la época de la guerra de Corea.

Según el Banco Mundial el ingreso por habitante en Uruguay en 2012 fue de us$ 16.037, para EEUU fue de us$ 49,965, Suiza us$ 53,367 y Noruega us$ 65,640. Lejos estamos del mencionado país de primera prometido por la coalición y más lejos aún del promedio salarial de cada uruguayo cuando sabemos que hay más de 810.000 trabajadores por debajo de los $14.000 pesos mensuales más los policías y militares de menguados recursos.

A pesar de gobernar ocho años con poder absoluto, donde no hubo ni habrá ningún ministro blanco o colorado en el gabinete, olvidaron incluir en sus leyes, decretos y resoluciones a todos los habitantes del país. Han gobernado para favorecer a colectividades amigas o a colectivos como los administrados por el MIDES cuya intención electoralista es evidente y olvidaron también la erradicación de asentamientos a los que han condenado a la sobrevivencia en condiciones de total insalubridad permitiendo se cuelguen del cable, del agua y energía eléctrica dando un pésimo ejemplo a sus habitantes.

Sin embargo, la bolsa de gatos en que les gusta vivir no les da respiro y cada día más y con razón los maestros, profesores, empleados de la salud y otros grupos afiliados a Cofe exigen un salario justo. Es un juego de locos, repartir lo que no hay para mediocrizar todo.

La coalición no tiene idea de cómo crear riqueza porque ello va contra sus principios filosóficos y totalitarios. Sólo tiene ideas fiscalizadoras como el Impuesto a los sueldos y a las jubilaciones mal llamados IRPF e IASS. Pero, por otra parte a través de las tarifas públicas de Ancap, Ute, Ose, Antel, etc., nos cobran nuevamente impuestos de toda clase como Imesi. IRAE, e Iva para volcar parte de los mismos a Fondos, a Fideicomisos o a empresas deficitarias como Alur, CND, Agolan, etc., que se encuentran fuera del sistema de contralor público y sus perjudiciales decisiones nos afectan a todos como el reciente avión comprado para la comodidad de la barra.

Esta coalición no merece un tercer período por una enormidad de razones, entre ellas porque no sabe administrar, siempre pierde dinero, no sabe mantener y el orden y la seguridad pública, no sabe enseñar a los niños y jóvenes uruguayos, no sabe cómo mejorar los servicios de salud, no sabe cómo construir viviendas sociales para las personas de escasos recursos, no sabe cómo limpiar la ciudad, no sabe………cientos de cosas más y está socializando las carencias y pérdidas de todos los uruguayos a través de una política de pan y circo.

El tiempo que estamos transitando es un tiempo donde el viento viene de frente y nos impide continuar el ritmo de crecimiento de los ochos años pasados. En estas circunstancias, esta coalición no sabe manejarse, sólo lo puede hacer a través de la creación de nuevos impuestos directamente o a través de impuestos incluidos en cada uno de los monopolios públicos que administra o planteando la no devolución del Fonasa como fue propuesto.

Ocho años de déficit fiscal y parafiscal, ocho años de continua suba de nuestro endeudamiento externo e interno, ocho años de huelgas de todo tipo y color- ocupaciones de por medio -, ocho años de inseguridad, ocho años de mediocridad, ocho años de continuo daño al medio ambiente – ahora llamado ARATIRI – ocho años de no entendimiento con nuestro vecino argentino- y la lista podría continuar llenando páginas de horror.

Es hora de cambiar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.