Portada » Destacado

Comunistas

05/09/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

El Partido Comunista de Uruguay (PCU) – integrante de la coalición gobernante “Frente Amplio”- para su XXX Congreso – 100 años de Rodney Arismendi – ha establecido las bases de discusión para avanzar en democracia hacia una democracia avanzada rumbo al socialismo construyendo el partido de la revolución.

Parte desde “la perspectiva leninista para los pueblos coloniales y dependientes, plantea una revolución democrática de liberación nacional, y sostiene que el gran tema de cada pueblo enfrentado a cumplir su tarea histórica es encontrar en cada instante, en el plano estratégico y de la táctica, las vías de aproximación a la revolución.”

Se trata de un documento extenso donde no se deja nada al olvido del funcionamiento del Estado, del vínculo de este con los ciudadanos, y aplica la clásica teoría materialista marxista, es decir, una guía política-filosófica o manifiesto donde nada queda al azar y todos los elementos contaminantes del capitalismo tienen la contrapartida en la solución socialista.

Los uruguayos votarán en 2014 y la opción del sobreviviente PCU en Uruguay estará presente. En caso de resultar electo el único candidato frentista a presidente –no habrá competencia entre las 27 facciones que integran la coalición-, el PCU a través de sus parlamentarios, lobbies, y las tradicionales manipulaciones asociadas al poder sindical impondrán sus ideas totalitarias como hasta el presente.

El PCU ha aumentado su peso en el movimiento sindical y social, y la UJC en el movimiento estudiantil. La lucha social y su profundización la establecen en la unidad del movimiento sindical, en una construcción estratégica, proponiendo potenciar la acción reivindicativa, sobre todo con la existencia de sindicatos únicos por rama de producción. Se aspira a la unidad a través de una sola central de trabajadores de la clase obrera siendo la válvula que se abre o cierra para oponerse o apoyar las iniciativas gubernamentales.

Los comunistas entienden que deben ahondar en la redistribución de la riqueza a través de crear instrumentos impositivos que graven la concentración de la tierra y las ganancias extraordinarias. Nuevos instrumentos fiscales para gravar los capitales especulativos como así también consideran necesario un nuevo modelo económico que implique medidas que frenen y reviertan el proceso de concentración y extranjerización de la tierra y también su correlato en cadenas productivas básicas para el país. Entienden que esto solo es posible, con un Estado productor, regulador y controlador de la economía Por ejemplo, trabajar hacia la realización del Frigorífico Multimodal, de la Industria Naval y de la Flota Pesquera Estatal, potenciando además a los Entes productivos del Estado. Un Estado más grande y empleador con más impuestos para sus fines.

En política exterior: El MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC, con sus diferencias permiten potenciar la independencia del Uruguay según el PCU. Afirman que se debe potenciar la participación en otros espacios como el ALBA y el Movimiento de los No Alineados.

En materia institucional proponen eliminar la urgente consideración de las iniciativas del Poder Ejecutivo y el veto presidencial. También proponen incorporar la iniciativa popular plena para reforma de la Constitución y leyes en general.

En definitiva, el peso del PCU dentro de la coalición Frente Amplio impondrá a sus socios continuar con un gobierno donde el Poder Sindical integre la gestión, se incrementen los funcionarios públicos a través del nuevo modelo económico de cambio estatal de producción y se cierren los ojos a los mercados que realmente importan al comercio, servicios, agro e industria del Uruguay.

El peso electoral del PCU sumado al peso de la Central Única Sindical serán actores de muchísimo poder en un supuesto tercer gobierno del Frente Amplio.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.