Portada » Actualidad

El totalitarismo y el ADN nacional

29/08/2013 Sin Comentarios

Editorial, Oscar Silveira

No queremos hablar de pasado, por mas que es una huella y marca precedentes, el pasado queda atrás y no se puede cambiar pero tampoco olvidar.

Sin ser alarmistas ni afinar mucho el análisis, se puede hablar sin miedo a equivocarse de acciones recurrentes que mostrarían señales de una tentación totalitaria del gobierno del Frente Amplio que no debemos dejar de señalar.

No decir nada frente a señales tan claras hace que las sociedades se acostumbran a lo malo. Sin conducta critica el relativismo del “da lo mismo“ corrompe cualquier acuerdo colectivo de convivencia.

Si dejamos pasar, como sociedad, que lo político esta por encima de lo jurídico como han demostrado y dicho los dos últimos presidentes de nuestra República: no pidamos respeto en el cumplimiento de las leyes o el buen funcionamiento de la justicia.

La frivolización y la dinámica de la noticia, hacen que estos dichos queden lejanos de las preocupaciones de la gente y parecen formar parte más de la discusión de los políticos que del funcionamiento de las instituciones. Grave error, nos involucra directamente.

Hace unos días escuchamos en un foro académico que la justicia, o el Poder Judicial para ser más preciso, era la última barrera en la defensa de nuestra libertad y dignidad como ciudadanos e individuos. La relación es directa, quienes no quieren que pensemos o nos manipulan la forma de pensar, tienen sus razones. Nosotros las nuestras.

Esta editorial nace de la lectura de la edición del jueves 29 de La Diaria,  en donde se informe que la policía o algún grupo especializado se infiltró en una marcha y detuvo a un grupo de manifestantes. Las declaraciones de algunos de ellos muestran una conducta absolutamente alejada a lo adecuado (apremios físicos y psicológicos) para un gobierno democrático maduro y trae recuerdos nefastos.

Si esto se confirma el propio gobierno (primero) y el sistema político todo debe reaccionar. Si nada pasa, y queda como otra anécdota, lamentablemente otro paso más habremos dado hacia lo que todos esperábamos haber superado en nuestro pasado reciente. La tentación totalitaria, seguirá ganando terreno. Y el pasado seguirá tan presente.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.