Portada » Columnistas, Destacado

Rosa María Payá defiende la Libertad, Mariela Castro defiende la Dictadura

22/08/2013 Sin Comentarios

Jaime Mario Trobo

En estas horas tuve ocasión de darle un abrazo a Rosa María Payá, una joven cubana de 24 años que lucha por la Libertad y los Derechos Humanos en su patria. Pude darle a ella el abrazo que hubiese querido darle a su padre, el gran Osvaldo Payá, líder de la oposición cubana, impulsor del “Proyecto Varela”, paciente artesano de la construcción democrática para su país, patriota abnegado que no cedió a las groseras agresiones a su persona, su familia, sus amigos y compañeros y a todos con quienes tuvieran relación. Rosa María hija del cubano que fue víctima de la más feroz persecución dentro y fuera de su patria, en Cuba le practicaron los métodos vejatorios que aplican las dictaduras a los disidentes y en el exterior lo persiguieron procurando “asesinar su reputación” enchastrandolo con acusaciones que lo vincularon con la traición a su patria. La violencia y la perversión del régimen terminaron con su vida en un procedimiento meticulosamente proyectado, disfrazado detrás de un accidente automovilístico resultado de la imprudencia.

Esa joven, paciente pero segura de la belleza de su lucha, nos trasmitió la serenidad de quien persigue un objetivo digno y humano, la fortaleza de quien sabe que la noble lucha por las libertades solo tiene ese carácter si el objetivo es que la gocen todos, sin excepción, sin excusas, absolutamente todos sus compatriotas. Y nos trasmitió también la firme convicción de perseguir incansablemente que se conozca la verdad sobre la muerte de su padre y las innúmeras violaciones de los DDHH en Cuba.

Vino a Uruguay a trasmitir, en nombre de la oposición cubana, la llamada disidencia, que ellos aspiran tan sólo a ejercer los mismos derechos que ejercemos en nuestro país, diríamos tan solo para nosotros y tanto para ellos. Y recogió la solidaridad de mucha gente que en el Uruguay admira su lucha y está dispuesta a acompañarla.

Pocas horas antes estuvo en Uruguay, Mariela Castro, la hija de Raúl Castro y sobrina de Fidel Castro, que prohíja, defiende, justifica y aplaude la dictadura de su padre y su tío, la dinastía autoritaria del Caribe que cuenta con más de cincuenta años de manejo del poder sin control, y aplicando como sistema la violación de DDHH de su propio pueblo, justificándose con la presión imperialista de los EEUU.

A Mariela la recibió el Gobierno Frenteamplista, la condecoró como visitante ilustre, en cuya ocasión aprovechó para decir,  ”Los pueblos no aguantan más la violación de sus derechos humanos”, frase que sin duda cabría en boca de Rosa María Payá, pero de ningún modo cabe en boca de la Castro.

La realidad nos ha enfrentado a una gran paradoja, la hija de un dictador reclamando por DDHH y aplaudida por el concilio de adoradores del castrismo que constituye el frenteamplismo en Uruguay.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.