Portada » Columnistas

El Frente Amplio y sus polémicas estadísticas

09/08/2013 Sin Comentarios

Nicolás Martinelli

En ciertos países de América Latina ha sido una constante el maquillaje de estadísticas que buscan mejorar la imagen de un gobierno ante su electorado y presentar como conquistas económicas o sociales las que no lo son.

Uno de los ejemplos que tenemos más presentes es el argentino, cuyo Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) ha recibido serias acusaciones por parte de la comunidad internacional1 sobre la veracidad de las cifras que maneja.

Inclusive en el año 2007 el gobierno argentino no a gusto con las cifras sobre inflación que manejaba el Instituto, decidió su intervención. Desde entonces los datos oficiales sobre la inflación de ese país se han mantenido en promedio a pesar de que las estadísticas recogidas por consultoras privadas triplican los números oficiales y consideran a la Argentina como uno de los países con mayores alzas de precios en el mundo.

Para cualquier gobierno mostrar buenos resultados es importante, pero más importante aun es la credibilidad de las estadísticas públicas. Éstas son las que generan confianza en la gente, en los países con quienes se comercia y en los organismos internacionales. Pero además, conocer la realidad con certeza y sin trampas permite la correcta ejecución de las políticas públicas.

Lamentablemente el gobierno uruguayo se ha contagiado de su primo hermano por ideología.

Al polémico caso que surgió entre el Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) sobre las cifras de los diezmilpesistas, en donde el primero sostiene que hay cerca de 460.000 mil personas en esa situación, mientras el MEF habla de cifras del entono de las 330.000 mil, debemos sumarle ahora otros episodios que dejan al descubiertos maniobras tendientes a manipular las cifras reales y agudizan las diferencias entre lo que presenta el Gobierno y las organizaciones independientes.

Uno de estos casos es el referido al número de Asentamientos y personas que viven en ellos.

Según el relevamiento por el Programa de Mejoramientos de Barrios (PMB) del MVOTMA, en Uruguay viven más de 165.000 personas en asentamientos en un total de 48.800 viviendas. Pero si cotejamos estos datos con los obtenidos según el Catastro Nacional de Asentamientos Irregulares (CNAI) de la ONG un Techo para Mi País (UTPMP), notamos una considerable diferencia. El CNAI revela que existen más de 260.000 personas viviendo en asentamientos irregulares (100.000 personas más que las reveladas por el PMB) en un total de 61.500 viviendas (10.000 viviendas más de las reveladas por el PMB).

Otro caso más grave aún es el denunciado recientemente por la directora del liceo 61° del Cerro, quien reveló que los índices actuales de repetición que maneja Secundaria se encuentran “frenados por circulares permisivas” y que “si tales lineamientos no existieran las cifras serían de casi el doble”.

Según los datos publicados por Secundaria, el 33,12% de los alumnos de Ciclo Básico de todo el país no logra pasar de año, sin embargo si no fuera por estas “circulares permisivas” las cifras podrían llegar al 70% de repetición.

El Gobierno del Frente Amplio se hace trampas al solitario para ahorrase así tener que explicar porqué a pesar de la bonanza económica y los abultados presupuestos no ha logrado resultados acorde a los esperados y en muchos casos como en la educación los resultados son alarmantes.

Como decía Aristóteles “la única verdad es la realidad”

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.