Portada » Titular

A Tomar ejemplo

09/08/2013 Sin Comentarios

Ricardo Puglia

Uno de los tantos problemas que tiene el Uruguay es su baja población en relación a su abundante territorio que hace a los diferentes mercados de bienes y servicios sean muy pequeños. Es inaplicable la economía de escala y el mercado real se reduce sólo a un mercado de oportunidades.

No he visto dentro de ningún programa de gobierno respuestas o políticas que pretendan hacer crecer el número de habitantes de la patria. Más bien, si he visto leyes como el aborto, el actual sistema de salud donde mueren pacientes por falta de atención y las muertes producto de la creciente delincuencia de quienes delinquen y de los funcionarios que deben protegernos.

En Centroamérica, hay un país de 75.500 km2 y 3.660.000 habitantes que ha sabido incorporar nuevos residentes a través de formidables beneficios para los jubilados o pensionistas extranjeros.

Panamá, es el lugar preferido para aquellos que buscan un destino para una segunda casa, ya sea para descanso o para vivir. Las ventajas fiscales, bajos costos de vida, el uso del dólar norteamericano como moneda oficial, el centro financiero internacional, los modernos centros comerciales y la facilidad de las diferentes rutas aéreas, son algunas de las razones, por lo que muchos pensionistas y retirados extranjeros han escogido a Panamá.

Los beneficios alcanzan a los panameños y a los extranjeros residentes que tengan, 55 años o más, si son mujeres; o 60 años o más, si son varones. Las empresas estatales y privadas que prestan servicios públicos tienen un lugar especial para atender a las personas jubiladas.

Para obtener los beneficios sólo alcanza con la presentación de la cédula de identidad y el carné de jubilado o pensionista.

Los extranjeros que obtienen la residencia como jubilado acceden a la residencia de por vida; y exoneran el impuesto de importación por el envío de bienes personales; el no pago de derechos migratorios por solicitud de visa. A ello se agrega que el jubilado, rentista o pensionado tiene derecho a importar un (1) auto de cualquier parte del mundo cada 2 años, sin la obligación de pagar el impuesto de importación.

También obtienen: descuento de 25% del consumo mensual de energía eléctrica; descuento de 50% del impuesto o tasa de aeropuertos; descuento de 25% del cargo fijo por servicio de telefonía; descuento de 25% de la tarifa por consumo de agua; descuento del 50% en las actividades de recreación y entretenimiento, tales como cines, teatros, deportes y demás espectáculos público; descuentos en la tarifa de transporte público; descuento en los precios regulares de hoteles, moteles y pensiones; descuento de 15% de la cuenta total por servicios de hospitales y clínicas privadas; descuento del 20% del valor de los medicamentos en farmacias; descuento en los servicios médicos, tales como: consultas, odontología y optometría; descuento de 20% de los honorarios por servicios técnicos y profesionales; descuento de 20% del precio de todas las prótesis; descuento de 50% de los gastos en préstamos personales; exención del pago del IVA en las transacciones de préstamos personales; descuento de 15% en préstamos personales; descuento de 1% en la tasa de interés en los préstamos hipotecarios para uso propio; congelación del impuesto de inmuebles.

Ésta no es la única forma de incorporar nuevos residentes, hay muchas más, pero es un excelente ejemplo a tomar para comenzar con algo sencillo, sin las trabas burocráticas usuales que desalientan cualquier buena intención.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.