Portada » Columnistas

“Un ejemplo de Caudillo, un ideal vigente”

19/07/2013 Sin Comentarios

Nicolás Pias

Ciento cuarenta años se cumplen el próximo 22 de julio del natalicio de Luis Alberto de Herrera. Revolucionario de lanza y pluma, fue parte importante de la historia de nuestro país, no solo es un Caudillo del Partido Nacional, si no que es una de las figuras que forjo nuestra Patria. Visionario como ninguno, supo llegar a la gente, lo entendían desde los niños a los adultos, desde el pobre hasta el rico, lo entendían quienes pensaban como él y hasta sus adversarios políticos.

Su sentir de la Patria, su amor por nuestra tierra, por la justicia, por la igualdad social, hicieron de Herrera un hombre de una sencillez humana y grandeza al punto de ser respetado y admirado por todos.

Fue Herrera quien dejo su cargo como diplomático y se sumo a las filas de la revolución Saravista para ir al frente y luchar por la Patria, fue él quien vio la necesidad de los trabajadores y creo la primer Ley laboral, donde se plantea la reducción de la jornada trabajo a 10 horas, todo un logro para esa época, fue Herrera quien siempre hizo hincapié en los más necesitados, quien busco la descentralización de la capital y se preocupo realmente por el Uruguay rural, por el paisano, por el peón y el estanciero, que fueron, son y serán motor fundamental de nuestro país.

Fue el Herrera internacional quien como muchos próceres, se preocupo por América y los mas débiles, desde luchar por Paraguay en la guerra de la Triple Alianza a su rechazo contundente a lo que pasaba en Nicaragua y su apoyo a Sandino, hasta su contundente NO a la posibilidad de que se instalaran bases extranjeras en el Uruguay, valiéndole esto último para ganarse una serie de insultos por parte de aquellos que eran mente chata y no visualizaban las consecuencias a futuro que esto traería, por lo cual hoy todos debemos estar agradecidos.

Herrera ni se calló ni se fue, Herrera prefirió subir la ladera por el lado escarpado de la montaña y no el de los éxitos fáciles, Herrera vivió y lucho por su Patria, no defendió otra cosa que a los débiles, que la igualdad y se opuso totalmente a cualquier tipo de opresión.

Herrera, con su discurso manso, apacible y sin levantar euforia, era siempre escuchado atentamente. “El Debate” una de sus maneras de llegarle al pueblo y con el cual libraba una batalla continua contra sus oponentes políticos.

No se puede resumir el legado que nos dejo, ni todo lo que hizo por nosotros. Y digo por nosotros, porque sus logros perduran y de ellos gozamos ahora y tenemos que mantenerlos. Un hombre de palabra, un caballero, una persona humilde que dio todo por su pueblo, no titubeo para tomar ninguna decisión, ni midió costos políticos. Herrera encierra en su persona una grandeza que pocos hombres en nuestra tierra tienen, con ideales, valores y pensamientos que enorgullecen a uno a la hora de predicar.

Envíenos su comentario

Agregue su comentario, o trackback desde su sitio. También puede suscribirse a estos comentarios vía RSS.